Cirugía para recuperar roturas tendinosas irreparables del hombro

0
112

Las lesiones del manguito rotador (tendones del hombro) también se conocen como “hombro de tenista” u “hombro del nadador”, lo cual ya da pistas de que la lesión está relacionada con la actividad deportiva, entre otras causas. Determinados trabajos que impliquen movimientos repetitivos y sobrecarga del hombro, la edad avanzada, y en ocasiones caídas o contracciones bruscas son otros dos factores de riesgo para una lesión del manguito rotador.

El manguito rotador es un complejo conjunto de tendones y músculos situados alrededor del hombro cuya función es permitir su movilidad y mantener la estabilidad articular. En ocasiones, esos tendones pueden deteriorarse e incluso romperse, generando dolor y problemas de fuerza y movilidad.

Se estima que la incidencia de lesiones del manguito rotador es de 3,7 casos por 100.000 personas al año, siendo mayor a partir de los 50 años de edad entre los hombres, y de los 60 en las mujeres.

Por lo general, estas lesiones se producen por el deterioro progresivo con el paso del tiempo asociado a alta actividad física (laboral o deportiva) más que por un evento traumático único. Esto explica, por ejemplo, que el dolor de hombro afecte hasta al 18 % de determinados trabajadores manuales, y que su incidencia también sea relativamente más alta como consecuencia de las prácticas deportivas mencionadas antes.

El tratamiento de elección de una rotura tendinosa del manguito rotador es su reparación quirúrgica. Desafortunadamente, muchos pacientes tienen roturas que no son reparables, o no mejoran con la operación y el tendón no cicatriza, incluso con varias intervenciones consecutivas.

“En la mayoría de estos casos existe un déficit biológico subyacente que impide la correcta cicatrización. Es ahí donde las terapias biológicas combinadas con una correcta técnica quirúrgica y rehabilitación postoperatoria pueden ayudar mucho a estos pacientes”.

Una alternativa para pacientes jóvenes

Cuando la cirugía reparadora de los tendones no da resultados, la prótesis de hombro puede ser una buena solución, con salvedades. “En pacientes jóvenes no es recomendable porque, debido a su mayor nivel de actividad cotidiana, los implantes se desgastan más rápido y es preciso recambiarlos a edades más tempranas. Por tanto, es necesario intentar preservar la articulación en estos pacientes y dejar las opciones de prótesis como último recurso”.

En estos casos, los especialistas recomiendan la técnica de transferencia tendinosa, que como su nombre indica consiste en utilizar un tendón de otra parte del cuerpo del paciente para reemplazar el tendón dañado.

La denominada transferencia de Elhassan, que usa el trapecio inferior para roturas irreparables del manguito de los rotadores posterosuperior “con resultados esperanzadores en pacientes seleccionados. Aunque no es lo mismo, esta técnica permite reducir el dolor y recuperar cierto grado de movilidad y no tiene el inconveniente del desgaste de las prótesis”.

“La utilización de prótesis de hombro para solucionar roturas irreparables de los tendones es una opción en la que tenemos mucha experiencia y que sabemos que funciona, pero creemos que deben agotarse primero las opciones de preservación articular antes de recurrir al reemplazo de la articulación, especialmente en pacientes jóvenes”.

elnacional.cat

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.