Las 5 consecuencias (psicológicas y relacionales) de una adicción

0
146

Llega un punto en el que la necesidad de consumir se adueña del adicto.

Las razones y circunstancias por las que una persona consume sustancias de forma compulsiva y adictiva son tantas como personas consumen. Cada uno tendrá sus motivos, causas y efectos, diferentes en cada ser humano. Sin embargo se pueden establecer similitudes en las consecuencias en los casos graves de adicción a sustancias. Justamente de esto hablaremos en este artículo.

Las razones y circunstancias por las que una persona consume sustancias de forma compulsiva y adictiva son tantas como personas consumen. Cada uno tendrá sus motivos, causas y efectos, diferentes en cada ser humano. Sin embargo se pueden establecer similitudes en las consecuencias en los casos graves de adicción a sustancias. Justamente de esto hablaremos en este artículo.

Las consecuencias de la adicción

A continuación puedes encontrar un repaso a las principales consecuancias del consumo de sustancias.

1. Falta de sentido vital

Uno de los aspectos que se suele repetir en, al menos la mayoría de los casos, es el sentimiento de que la vida no tiene sentido, así como la falta de motivación para progresar, sostener un trabajo, estudio o lazos sociales; o, también, la idea de que no se podrá cambiar y mejorar la calidad de vida, como si la adicción estuviera impuesta y la persona no pudiera tener incidencia en ella. En definitiva, sentirse abatido, sin fuerzas, “perdido”.

Quizás te interese: “Crisis existencial: cuando no encontramos sentido a nuestra vida”

2. Baja autoestima y sentimiento de autoeficacia

Consumir sustancias para callar o detener el angustioso pensar, evadir, calmarse, ¿escapar?, ¿de qué? Probablemente de uno mismo, de los propios miedos, las angustias acumuladas durante años, frustraciones, dolor… escaparse de ser quien uno realmente es, escondiéndose detrás de la “máscara protectora” que va construyendo una adicción.

Generalmente experimentando escasa autoestima y un pobre concepto de sí mismas, las personas adictas se perciben como no merecedoras de cosas buenas, se catalogan como “perdedores”. Sienten que han perdido la dignidad, sienten que son “nadie”. Consideran que deberían quedarse solos, como si no merecieran tener una digna compañía, (aunque verdaderamente le generen escalofríos pensarse en soledad).

Para que el consumidor compulsivo comience el camino de alejamiento de las drogas, será necesario llegar a la idea de que se está atravesando un problema de salud, algo que escapa a su control y voluntad. Poder hacer un cambio depende de querer hacerlo, y para esto muchas veces se necesita de un “tocar fondo” que ayuda a reflexionar.

De hecho, mientras un debilitamiento subjetivo persista, será muy difícil que la persona tome la fortaleza necesaria para decidir hacer cambios en el estilo de vida que está llevando, porque hay vulnerabilidad, confusión, dependencia, ausencia de control sobre la vida propia.

3. Crisis en los lazos sociales y pérdida de control

Aparecen las ausencias. Para poner un ejemplo, faltas en eventos familiares, giras (ausencias) de varios días, desinformación de las familias respecto al paradero y estado de salud. Los consejos, los reproches o el deseo de que la persona adicta abra sus ojos y decida alejarse del consumo, muchas veces no son suficientes.

4. Complicaciones a nivel laboral

A medida que va avanzando gradualmente una adicción, se hacen presentes dificultades en distintas áreas de la vida de la persona. El área laboral también puede verse afectada. Llegadas tarde que se suceden con ausencias, accidentes en el trabajo por cansancio o como efecto residual de ese consumo que no se pudo evitar antes de empezar la jornada laboral. O incluso, en una instancia avanzada del consumo problemático, optar por consumir sustancias dentro del mismo horario y contexto laborales, cuando ya los límites autoimpuestos son mínimos o nulos.

5. Efectos en el cuerpo

En casos graves de adicción, las personas no logran tomar en serio las consecuencias de la ingesta de sustancias dañinas para el organismo. Y muchas veces ocurre que se toma conciencia del cuerpo y los daños cuando éstos ya son avanzados y graves. Como ejemplos podemos dejar planteados cardiopatías, problemas de circulación, disfunciones y patologías en diversos órganos, en especial el hígado, formación de úlceras, deterioros en el sistema nervioso.

Será importante aquí comprender que se trata de un problema de salud, acompañar en la medida de lo posible hasta que la persona en cuestión pueda reconocer que tiene un problema y que ese problema tiene solución, por lo cual deberá pedir y aceptar ayuda. Poco a poco la persona dejará de sentirse nadie para volver a ser, incorporando herramientas para empezar a poder ser, sin drogas.

psicologiaymente.com

Artículo anteriorLa eventración: ¿Qué es? ¿Cuáles son sus causas y tratamiento?
Artículo siguienteContraindicaciones de la cirugía estética íntima
Avatar

La Clínica Nueropsiquiátrica Monte Sinai es la más moderna, segura y calificada clínica de prevención, diagnóstico y tratamiento de psiquiatría en Bolivia.

Lunes a viernes : 8:30 AM – 12:30 PM y 14:30 PM – 18:30 PM. Sabado: 8:30 AM – 12:30 PM Telfs: + 591 3 3520805 +5913 3520514

CONSULTA EXTERNA

  • Consulta Psicoterapéutica Individual
  • Consulta Psiquiátrica Individual
  • Evaluación Neuropsicológica

INTERNACION PSIQUIÁTRICA

Intervención de psiquiatras, psicólogos, terapeutas ocupacionales, personal de enfermería. Equipo terapéutico que ofrece actividades de 8 a 19 horas, de lunes a viernes, y también los dias sábados, domingos y feriados.

La Clínica Neuropsiquiatrica Monte Sinai­ posee un diseño arquitectónico diferenciado, capaz de evitar vulnerabilidades especificas, tales como riesgo de suicidio, de fuga, de auto y de heteroagresividad. Para garantizar la seguridad de todos, contamos con circuito interno de cámaras las 24 horas, y damos especial atención a toda persona que pueda violar la integridad física o psíquica del individuo en tratamiento.

TRASTORNO ALIMENTARIO

Ambiente terapéutico protegido e individualizado

INTERNACION EN DEPENDENCIAS

  • Dolencia con causas biológicas, psicológicas y sociales que puede ser tratada.
  • Conscientes de la complejidad de los trastornos adictivos, la Clínica Neuropsiquiátrica Monte Sinaí­ ofrece un tratamiento individualizado, combinando técnicas psicoterapéuticas diferenciadas con las técnicas de Prevención de Recaída y Farmacoterapia. Todo en un ambiente motivacional propio para ser adaptado a las necesidades de cada paciente.
  • Psicoterapia, Terapia Familiar Sistemática, Orientación Familiar, Terapia Ocupacional, Evaluación Neuropsicológica, Rehabilitación Cognitiva, aulas de Música y de Educación Física.

HOSPITAL DÍA

Pacientes que frecuentan la clínica a lo largo del día y después de sus actividades retornan a su residencia.

HOSPITAL NOCHE

Hospedaje nocturno para pacientes que precisan cuidados especiales

INTERVENCIÓN CRISIS 24 HORAS

Atención de pacientes externos en situación de emergencia

AMBULATORIO

Modelo de tratamiento con el objetivo de construir un nuevo proyecto de vida, mas saludable y equilibrado.

TRATAMIENTO INTENSIVO DEL FUMADOR

Tratamiento pionero con soporte 24 horas de atención al fumador

SERVICIOS COLECTIVOS INCLUIDOS

  • Psicoterapia de Grupo
  • Terapia Ocupacional
  • Programa Familiar
  • Grupos Educativos
  • Médicos de Planta las 24 horas
  • Actividades Físicas
  • Musicoterapia

OTROS SERVICIOS

Atención por medico clínico
Atención Nutricional
Personal Trainer
Acompañamiento Individual de Enfermeri­a
Rehabilitación Cognitiva

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.