El 50% de pacientes afectados por aneurisma pierden la vida

0
329

El 45% de pacientes con aneurisma fallece debido a complicaciones en la atención primaria o luego de ser operados. Esta enfermedad que la mayoría del tiempo es asintomática se presenta de un momento a otro en personas cuyas edades fluctúan entre los 30 y 50 años.

Pero ¿qué es el aneurisma?, el aneurisma es una afección de los pequeños vasos cerebrales que están entre las arterias donde hay debilidad en la pared muscular de dichas vías sanguíneas.

“Con el pasar del tiempo esta debilidad va a fomentar dilataciones de la arteria y en algún momento pueden romperse… cuando ya empieza a romperse o se ha roto (la arteria), se va a manifestar por un dolor de cabeza muy intenso, como si fuera el peor dolor de cabeza de toda tu vida, y esto puede pasar en 10 de cada 100 mil personas”.

Causa

El origen de este mal es que desde el nacimiento las paredes de las arterias el cerebro presentan debilidad estructural por lo que cada latido es como un pequeño golpe a la arteria.

“Si el paciente tiene hipertensión, la posibilidad de que tenga aneurisma es más elevada”.

Se descartó que el estrés sea una causa del aneurisma, no obstante, resulta ser un factor que va encubando poco a poco debido a que ese estado de tensión ocasiona que la presión arterial suba y esto genera presión alta que puede a su vez derivar en trastornos en la salud como enfermedades cardíacas y derrames cerebrales.

“A veces un colerón o una impresión fuerte hacen que súbitamente suba la presión y si ya se tiene el problema, puede romperse la arterial y ocasionar otro problema”.

Síntomas

Por lo general cuando se desencadena el aneurisma se realiza de manera silenciosa hasta que la arteria ya esá crecida o a punto de romperse o derrepente se ha roto un poco y ha salido algo de sangre.

En este caso, el paciente refiere dolores de cabeza constantes y de la misma intensidad.

Es importante hacer descarte en personas que han tenido familiares con este antecedente o en personas a las que les duela sistemáticamente la cabeza debido a que esta alteración es considerada como una bomba de tiempo.

Entre los síntomas están: Confusión, letargo, somnolencia, párpados caídos, dolores de cabeza con náuseas y vómitos, debilidad muscular o dificultad para mover cualquier parte del cuerpo, entumecimiento o disminución de la sensibilidad en cualquier parte del cuerpo, crisis epiléptica, convulsiones, problemas del habla y/o cambios en la visión (visión doble o pérdida de la misma).

Al ocurrir un aneurisma, el paciente comúnmente se desmaya y/o vomita por lo que las personas más cercanas deben solicitar atención especializada y trasladarlo al hospital más cercano y de ser posible a bordo de una ambulancia.

Mortalidad

La tasa de mortalidad en un nivel inicial es de 10 a 15% debido a que muchos pacientes no resisten el primer sangrado o el sangrado es masivo y en la evolución puede fallecer.

Hasta el 50% de pacientes fallece por complicaciones por no ser operados a tiempo debido a que se presenta una gran hinchazón de la cabeza por lo que los galenos tienen que esperar para que baje esta inflamación y de esa forma hacer posible la intervención quirúrgica.

También el paciente puede morir luego de ser operado debido a complicaciones, pero estos casos son menos frecuentes.

“Los aneurismas tienen una tasa de mortandad del 45 al 50% debido a las complicaciones pre y post operatorias. Esos son casos delicados”.

Tratamiento

Existen dos tratamientos, cirugía abierta y embolización. En el primer caso se abre el cráneo, se llega a la zona del aneurisma dentro del cerebro y se pone un clip de titanio para curarlo. El otro método es la embolización aplicado recientemente a la artista peruana Yola Polastri, que consistió en insertar unos catéteres en la pierna (ingle) e impulsar el viaje de estos elementos mediante rayos X hasta que lleguen al cráneo y así cerrar la lesión. Este método se aplica cuando el aneurisma tiene forma sacolar (saco) y cuando la vida del paciente se pone en riesgo al intervenirlo quirúrgicamente.

FACTORES. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU., los factores que incrementan la vulnerabilidad a contraer un aneurisma son: Edad avanzada, tabaquismo, presión arterial alta (hipertensión), abuso de drogas (especialmente el uso de cocaína), consumo excesivo de alcohol y/o factores hereditarios.

DESCARTE. Pero ¿cómo descartar el desarrollo de un aneurisma? acudir a un neurólogo para realizarse los exámenes médicos como una tomografía contrastada, una angiotomografía y/o una arteriografía.

Los dos primeros son evaluaciones a base de rayos X para el diagnóstico de una anomalía en el cerebro. El precio del servicio por este tipo de evaluaciones oscila entre los 500 y 700 soles, cada una.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Un aneurisma cerebral es una dilatación anormal de una porción de una arteria intracraneal debida a una debilidad en la pared del vaso sanguíneo, influenciado por la presión arterial y la hemodinamia.

La mayoría de las veces, este ensanchamiento es de origen congénito, aunque los traumatismos y las infecciones también pueden “crear” un aneurisma cerebral.

15% de pacientes muere en el nivel inicial del daño.

30 años es la edad frecuente para el registro de aneurisma.

Síntomas

-Confusión, letargo, somnolencia

-Párpados caídos

-Dolores de cabeza con náuseas y vómitos

-Debilidad muscular o dificultad para mover cuaqluier parte del cuerpo

-Entumecimiento o disminución de la sensibilidad en cualquier parte del cuerpo

-Crisis epiléptica, convulsiones

-Problemas del habla

-Cambios en la visión (visión doble o pérdida de la misma)

¿Cómo detectarlo?

Algunos de los exámenes para determinar la causa y localización del sangrado son agiografúas cerebrales, tomografías computarizada y resonancia magnética.

Fuente: diariocorreo.pe

Artículo anteriorBotox. Recomendaciones
Artículo siguienteMitos y verdades del Bypass Gástrico: Enfoque clínico
Jorge Botello Marín

CURRICULUM

CARRERA DE POST GRADO:

Instructor de Residentes del Servicio de Neurocirugía, Hospital Nacional de Pediatría “Prof. Dr. Juan P. Garrahan”. Cargo dependiente del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 2008 – 2009
Neurocirujano de guardia del Servicio de Neurocirugía, Hospital Nacional de Pediatría “Prof. Dr. Juan P. Garrahan”.
Neurocirujano endovascular del staff del “Grupo de Neurocirugía Endovascular y Neurorradiología intervencionista Dr. Ceciliano” (Hospital Alemán, Hospital Austral).
Neurocirujano endovascular del staff de centros de alta complejidad, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires:
Clínica Suizo Argentina, Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento. Sanatorio de la Trinidad Mitre, Instituto Dupuytren, Clínica de los Virreyes

PUBLICACIONES:

“Tratamiento neuroendoscópico de los quistes aracnoideos supratentoriales sintomáticos”. Revista Argentina de Neurocirugía, Volumen 21, Nro. 3, 154-156, 2007.

“Neuroendoscopic management of symptomatic intracraneal cysts” Neuroendoscopy 2007, 65.

“Lesiones Intramedulares que simulan Tumores”. Revista Argentina de Neurocirugía, Volumen 23, Nro. 2, 65-70, 2009.

Coinvestigador del estudio CONSCIOUS-3: A Prospective, Multi-center, Double-blind, Randomized, Scientific Name: Placebo-controlled, Parallel-group Study to Assess the Efficacy and Safety of Clazosentan in Reducing Vasospasm-related Morbidity and All-cause Mortality in Adult Patients With Aneurysmal Subarachnoid Hemorrhage Treated by Endovascular Coiling.

Autor del trabajo científico: “Quimioterapia superselectiva de arteria oftálmica, en el tratamiento de retinoblastoma ocular (“Chemosurgery”)”. Presentado en XXIII Congreso de la Sociedad Ibero-Latino Americana de Neurorradiología Diagnóstica y Terapeútica – SILAN, Cascais – Portugal, 10 – 14 de octubre de 2011.

Más Información

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.