Dolor en el Cuello

1
379
Dolor cervical

Es una molestia en cualquiera de las estructuras del cuello, entre ellas, los músculos, los nervios, los huesos (vértebras), las articulaciones y los discos intervertebrales.

Consideraciones

Cuando el cuello duele, es posible que usted tenga dificultad para moverlo, especialmente girarlo hacia un lado. Muchas personas describen esto como tener cuello rígido.

Si el dolor de cuello involucra compresión de los nervios, se puede sentir entumecimiento, hormigueo o debilidad en el brazo o la mano.

Causas

Una causa común del dolor cervical es la tensión o distensión muscular. A menudo, las actividades diarias son las responsables. Tales actividades incluyen:

Agacharse sobre un escritorio durante horas.
Tener una mala postura mientras ve televisión o lee.
Colocar el monitor de la computadora demasiado alto o demasiado bajo.
Dormir en una posición incómoda.
Torcer y girar el cuello bruscamente mientras hace ejercicio.
Levantar cosas demasiado rápido o con mala postura.
Las caídas o accidentes pueden causar lesiones cervicales graves, como fracturas de las vértebras, latigazo cervical, lesión de los vasos sanguíneos e incluso parálisis.

Otras causas incluyen:

  • Afecciones como fibromialgia
  • Artritis cervical o espondilosis
  • Ruptura de disco
  • Pequeñas fracturas de la columna por osteoporosis
  • Estenosis raquídea (estrechamiento del conducto raquídeo)
  • Esguinces
  • Infección de la columna (osteomielitis, disquitis, absceso)
  • Tortícolis
  • Cáncer que compromete la columna
  • Cuidados en el hogar

El tratamiento y los cuidados personales del dolor cervical depende de la causa del problema. Usted necesitará aprender:

  • Cómo aliviar el dolor
  • Cuál debe ser su nivel de actividad
  • Cuáles medicamentos puede tomar
  • En caso de causas menores y comunes de dolor cervical:

Tome analgésicos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o paracetamol (Tylenol).
Aplique calor o hielo en la zona del dolor. Use hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego aplique calor.
Aplique calor con duchas calientes, compresas calientes o almohadillas térmicas. Para prevenir una lesión a la piel, no se duerma con una almohadilla térmica ni una bolsa de hielo puestas.
Suspenda la actividad física normal durante los primeros días. Esto ayuda a calmar los síntomas y a reducir la inflamación.
Realice ejercicios de rango de movimiento lento, arriba y abajo, de lado a lado y de oreja a oreja. Esto ayuda a estirar suavemente los músculos del cuello.
Procure que un compañero le dé un masaje suave en las zonas sensibles o con dolor.
Pruebe durmiendo en un colchón firme con una almohada que le dé soporte al cuello. Puede conseguir una almohada especial para el cuello.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.