Di adiós a las bolsas y párpados caídos con cirugía palpebral

0
36

Aunque resulta difícil obtener estadísticas rigurosas a nivel mundial sobre la frecuencia de determinados procedimientos quirúrgicos, son varios los rankings internacionales que sitúan a la cirugía palpebral como la más demandada entre las cirugías de la cara, seguido por la rinoplastia o cirugía nasal.

La preocupación por el aspecto de nuestros párpados comienza de media a partir de la quinta década de la vida, de forma todavía más frecuente en mujeres y cada vez más en varones.

Expertos resuelven algunas dudas

¿Cuáles son los motivos más frecuentes para realizar una blefaroplastia?

El exceso de piel del párpado superior, conocido como blefarocalasia, produce un caída del mismo, dando un aspecto de «ojos más pequeños» e incluso pudiendo llegar a interferir en el eje visual. Existen también casos de caída uni o bilateral del párpado de origen muscular (conocida como ptosis) que producen una abertura asimétrica de los párpados.

¿Y en el caso de los parpados inferiores?

Del mismo modo que en los superiores, con el paso de los años se produce una herniación de la grasa orbitaria, formándose las famosas «bolsas» y que se incrementa con el edema propio de las primeras horas de la mañana, al despertarnos.

¿En qué consiste la cirugía del párpado superior?

En la mayoría de las ocasiones es un procedimiento que realizamos de forma ambulatoria, bajo anestesia local y una ligera sedación, resultando totalmente indoloro. El postoperatorio es en general cómodo, pudiendo tener equimosis o cardenales de intensidad leve/moderada. Además las cicatrices quedan disimuladas en el pliegue palpebral superior, por lo que al poco tiempo son prácticamente imperceptibles.

¿Existe algún remedio eficaz para las tan comunes ojeras?

A pesar de ser un motivo muy frecuente de consulta, hasta hace relativamente poco tiempo no se disponía de procedimientos efectivos para mejorarlas. Sin embargo, a día de hoy existe una técnica denominada nanofat, en la que a partir de la grasa del propio paciente (y por tanto sin riesgo de rechazo) se logran resultados realmente extraordinarios.

¿Cómo ha evolucionado la cirugía palpebral en los últimos años?

Como la mayoría de procedimientos quirúrgicos, la tendencia es realizar técnicas cada vez menos invasivas, que permitan una rápida incorporación a la vida normal, con resultados muy naturales y que nos permitan no ya aparentar una edad que no tenemos, sino dar la mejor versión de nosotros mismos.

elcomercio.es

elcomercio.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.