Para unos glúteos perfectos

0
137

Además de una buena genética, tener una bonita retaguardia requiere deporte, una alimentación sana y horas en el centro estético

Empieza la operación bikini y el trasero, tras largos meses cubierto, muestra su belleza con atractivos y vistosos trajes de baño. Kim Kardashian, Nicki Minaj, Iggy Azalea o Jennifer López han convertido la parte posterior de su anatomía en el nuevo objeto de deseo. Tener unos glúteos firmes es tan importante como tener unos vientre plano, unos brazos torneados o unos muslos sin celulitis.

Y es que son muchos factores los que determinan su forma. «Más allá de la alimentación y el deporte —de suma importancia—, la genética juega un importante papel, ya que no es lo mismo un trasero caucásico que latino o asiático». «Además es una de las partes del cuerpo femenino que más cuidados específicos requiere», matiza el médico, quien explica que hay distintos tipos de glúteos: voluptuosos, respingones, caídos o planos.

«La retaguardia es una de las partes del cuerpo que más nos cuesta mejorar», el ejercicio físico «muchas veces no es suficiente para llegar al objetivo deseado» y propone tratamientos distintos, ideados para cada caso.

La gluteoplastia o aumento de glúteos con prótesis se practica en quirófano, con anestesia general y suele durar alrededor de dos horas. «Se realiza haciendo un corte de cuatro centímetros aproximadamente en la línea que hay entre ambos glúteos, a través de la cual se crea un bolsillo por debajo del glúteo mayor en el que se coloca una prótesis especial», explican los especialistas. Durante los primeros diez días el paciente no deberá estar sentado más de lo necesario y, cuando lo haga, tendrá que vigilar que su peso no comprima la zona operada. «Además recomiendo que durante las seis primeras semanas se duerma boca abajo y se evite cualquier tipo de ejercicio físico que involucre la participación de los glúteos».

Si el objetivo es reducir celulitis, ideado para mejorar la flacidez de determinadas partes del cuerpo, como los glúteos, y reducir la celulitis para que la zona luzca un aspecto mucho más joven, revitalizado y definido, desde las primeras sesiones y sin necesidad de pasar por quirófano.

«Existen sistemas capaces de tratar los tejidos de dentro hacia fuera, consiguiendo que cada célula capte parte de la energía que transmite el sistema, activando la movilidad iónica e incrementando la temperatura», esplican.

Para las cartucheras

La liposucción la reserva para aquellas mujeres que quieran reducir el volumen y eliminar las cartucheras. «La liposucción no se trata de un tratamiento para combatir la obesidad, sino que está destinada a corregir aquellas regiones corporales en las que persisten cúmulos grasos habitualmente rebeldes a los regímenes dietéticos, como es el caso de los glúteos».

Habitualmente se realiza con anestesia local y sedación, «pero en casos muy extensos se lleva a cabo con anestesia general», «esta técnica consiste en la aspiración de la grasa mediante la introducción de una cánula que está conectada a una máquina de vacío o a una jeringa especial».

Fuente: diariodeleon.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.