Logra la armonía del rostro con otoplastia

0
32

Las principales ventajas de la Otoplastia es devolver a la oreja una forma natural y armoniosa con la estructura de la cara, la separación y alineación correcta sólo se logra en manos expertas.

Los procedimientos para mejorar el aspecto de las orejas inició en el siglo XVIII, para ello se ha buscado hacer muchas cosas en un intento de mejorar su estética; en la actualidad los cirujanos plásticos certificados utilizan un resumen de lo mejor y más resolutivo para devolver a la oreja una apariencia armónica.

La oreja es una estructura tridimensional que se sale del cráneo, con una ligera separación de ésta, su función es la recepción parabólica de los sonidos para captarlos y que entren al conducto auditivo externo, el oído.

“La oreja, sí tiene una íntima relación con el oído interno, es decir, el conducto auditivo interno, que tiene una porción cartilaginosa y una porción ósea y hacia el interior que son las estructuras del oído interno”.

Para lograr su función existe la otoplastia, misma que como tal, también puede tener fines estéticos; de tal manera que mejore su forma y apariencia; así como apoyar la separación y angulación.

RAZONES PARA LA OTOPLASTIA

Las principales dos razones por las que la oreja debe ser operada: número uno, una gran separación del cráneo, lo anterior, por un exceso en el tamaño del cartílago auricular, es decir, del cartílago de la concha auricular.

La otra, es debido a problemas en la falta de formación de los pliegues y escotaduras que normalmente se deben de formar en toda la oreja.

“Hay veces que no hay una buena formación y la oreja tiene un aspecto liso y entonces conviene darle esos relieves que naturalmente debe de tener, pues todo tiene su función; el sonido que pega en la oreja tiene como objetivo llegar a una zona común, es decir, el conducto auditivo. Por eso está diseñada así la oreja”.

EL PROCEDIMIENTO

La otoplastia se realiza por medio de una cirugía, su objetivo, mejorar la apariencia, misma que puede tener alteraciones en su forma por complicaciones de tipo congénito, adquiridas por trauma, accidente, o alguna herida o mordedura.

“Otras razones para realizar dicha intervención es en pacientes sometidos a cirugía por cáncer en la oreja o por cáncer de piel en la oreja, donde ha habido necesidad de quitar un segmento de piel y cartílago de la oreja; en estos casos se hablaría de una reconstrucción”.

El procedimiento consiste en hacer una herida muy discreta, de hasta cuatro centímetros en la parte posterior de la oreja; separar la piel, el tejido que se encuentra debajo de la piel y exponer la estructura de cartílago y el marco cartilaginoso; una vez hecho lo anterior, se pueden hacer los cambios, para que la oreja obtenga una mejor forma, posición, angulación, separación en general y tenga una mejor apariencia.

“Es muy importante hacer notar que este procedimiento tiene como objetivo cambiar externamente la oreja, debe de ser realizado siempre por un cirujano plástico certificado, que tenga pleno conocimiento de las técnicas quirúrgicas.

“Sobre todo que se pueda primero detectar de manera correcta el diagnóstico porque la cirugía de orejas no consiste sólo en hacerlas hacia atrás, eso que quede bien claro”.

Y es que hay muchas alteraciones en la forma de la oreja que es conveniente revisar a detalle, lo anterior para poder diagnosticar de manera precisa y realizar las correcciones pertinentes.

“Muchas veces en la cirugía de orejas hacemos una combinación de varias técnicas, en una sola intervención, por ello la importancia que el especialista que la realice tenga conocimiento basto del tema, de tal manera que pueda hacer un diagnóstico preciso; de ser así, se ofrecerá el mejor resultado para cada persona”.

MÍNIMAS COMPLICACIONES

Existen algunas complicaciones, sobre todo en el cuidado de las heridas postoperatorias, como el control de sangrado.

“El sangrado o un hematoma, son las principales complicaciones inmediatas, el último, es la acumulación de sangre entre la piel y el cartílago, si es muy grande, a veces, es necesario volver a intervenir al paciente; abrir la herida y sacar el coágulo y revisar cual es el sitio que lo ocasionó”.

Por otra parte, otra complicación puede ser una deformidad secundaria o una pobre corrección de lo que se intentó hacer en una primera realización de otoplastia mal practicada.

“Muchas veces suele pasar al realizar el procedimiento en un lugar no apto, con pobre iluminación, en condiciones no aptas para una cirugía o en manos inexpertas”.

Apuntó que la duración de la cirugía depende de cuáles sean los cambios a realizar en cada caso, porque puede ser desde una cirugía relativamente rápida que pueda quedar en 45 minutos o convertirse en una de más de dos horas y media.

Lo anterior, radicará en el grado de complejidad de cada paciente y los cambios que se tengan que realizar en éste.

PARA SU PREPARACIÓN

Es muy importante una previa valoración en el consultorio, para de esta manera determinar exactamente cual es el tipo de técnica a utilizar.

“La preparación que se hace es muy básica y elemental, normalmente se piden los exámenes como los de sangre y en algunos casos pedimos valoraciones preoperatorias, para ver las condiciones del paciente”.

Describió que es una cirugía que se realiza con anestesia local y algo de sedación para tranquilidad del paciente, pues no deja de ser un procedimiento en el cual es conveniente preparar a la persona con todos los estudios para tener la seguridad de que todo va a salir bien, es decir, asegurarse de que goza de un buena salud.

NO RECOMENDABLE POR PURO CAPRICHO

Existen casos en los que algún paciente tiene bien la oreja en cuanto a su tamaño y la separación y llega pidiendo que se las opere, ello, erróneamente se debería de hacer.

“Es decir, la oreja tiene sus indicaciones muy precisas para ser operadas, entonces dice es que yo la quiero más pegada, bueno ya estará a juicio del cirujano el aceptar o no tal procedimiento; yo considero que si la oreja tiene un buen tamaño, proyección, forma, no se debe de tocar; porque entonces podemos ocasionar más problemas o deformidades secundarias que en un futuro se van a notar”.

El especialista argumento que a los 6 años de edad la oreja tiene entre el 85 y el 90 por ciento del tamaño que va a tener en su vida adulta, y que a partir de ese momento se puede realizar la corrección, en el caso de los niños que tienen una oreja muy separada.

“Si esta sobre proyectada, muy visible o separada, eventualmente coincide con la entrada al colegio de los menores, en donde muy probable ser objeto de burla o víctimas del llamado bullying, de ahí la recomendación a esa edad”, promovió.

En los casos infantiles, éstos normalmente responden muy bien al procedimiento, pues cooperan mucho y es un buen momento en su opinión, porque los tejidos cicatrizan muy bien.

“He visto muy pocas complicaciones en niños, yo no he batallado; en los adultos es más difícil cumplir las indicaciones al pie de la letra, a veces se van al gimnasio antes de tiempo y realizan otras cosas que pudieran afectar el resultado”.

RESULTADOS EVIDENTES

La importancia de llevar a acabo los cuidados postoperatorios, así como seguir las indicaciones de los cuidados de la herida e inhabilitarse por los menos de tres a seis semanas.

“Además de alejarse de ejercicios físicos, para evitar probables traumatismos e inflamación en herida; básicamente son cuidados en casa, como tratar de dormir con la cabecera de la cama un poco elevada, para que ésta no se mueva hacia ningún lado, pues hay que dormir derecho”.

Destacó también las principales ventajas, como el devolver a la oreja una forma mucho más natural y armoniosa, con respecto a la estructura de la cara; que tenga la separación correcta o alineada tal como debe de ser.

“Hay casos muy difíciles y complejos, con gran cantidad de cartílago en la concha auricular que la hace exageradamente grande y es en esos casos donde es necesario remover una parte de ese cartílago, colocar un sistema de suturas internas para su corrección”.

Sin embargo, en esos casos como el cartílago es una estructura semiflexible y puede llegar a tener memoria, existe la posibilidad de algunos movimientos milimétricos en el resultado original.

“Es decir, que sí se puedan ver con el tiempo, sin embargo una buena cirugía de orejas no debería de tener una recidiva (repetición de una enfermedad) de la separación de las orejas, éstas se deben quedar en el sitio donde las acomoda el cirujano”.

LA IMPORTANCIA DE ASISTIR CON PROFESIONALES

Especialistas remarcan la importancia de realizar dicha intervención en manos especializadas en la materia.

“Todo parte de acercarse con la persona correcta, al realizar alguna modificación en la apariencia, como la otoplastia, se debe tomar en cuanta que es una estructura que no podemos tapar, será visible ante los ojos de los demás, por ello, es importante acercarse con el profesional correcto para obtener el mejor resultado”

Añadió que en cirugía de orejas, nariz o párpados, si no se realiza con un cirujano plástico certificado, no se garantiza un buen resultado.

“Este tipo de procedimientos con cirujanos no certificados no tiene riesgos graves de salud, sin embargo, sí lo son desde el punto de vista estético; me ha tocado ver muy malos trabajos en consultorios que resultan en un terminado estéticamente muy mal y que difícilmente se puede corregir o resolver con una cirugía bien realizada por parte de los que somos expertos”.

horacero.com.mx

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.