Lipotransferencias: quitar de donde sobra y ponerlo donde falta

0
163

“Me sobra tripa y me falta pecho” o “tengo cartucheras, pero no tengo casi trasero” ¿Cuántas veces has oído estas frases? ¿Te sientes identificada con aquello de querer traspasar la grasa sobrante de una zona a otra parte de tu cuerpo que te gustaría aumentar? La medicina estética ha avanzado y ha dejado atrás las liposucciones y las prótesis mamarias. Ahora el cuerpo se moldea a base de lipotransferencias.

Lipotransferencias: quitar cartucheras y aumentar pecho

En qué consisten exactamente: “No es una cirugía. Es un tratamiento estético que consiste en extraer grasa de partes del cuerpo en las que sobra, principalmente abdomen y cartucheras, y después, con unas pequeñas jeringuillas, se inyecta en otras partes del cuerpo.”

Las pacientes que se someten a él suelen aumentarse el pecho. También las hay que deciden aumentarse los glúteos para levantarlos un poco y también se puede aplicar esta grasa sobrante en la cara.

No todo el mundo puede someterse a una lipotransferencia. Por ejemplo, no están indicadas para personas con problemas de obesidad (IMC superior a 30), para pacientes con enfermedades crónicas no controladas ni tampoco para personas que no tengan la suficiente grasa.

“Se necesita bastante. Por ejemplo, para realzar los glúteos se pueden necesitar hasta dos litros de grasa. Para pecho si te sobran 4 o 5 kilos, hay suficiente. Para glúteos es más difícil. Se necesita estar más gordita. Para marcar el pómulo, en las chicas jóvenes, o cubrir el surco alrededor de la boca, en las señoras mayores, basta con 100 o 200 cc. O sea, prácticamente cualquier persona tiene esa grasa sobrante.”

Ventajas y desventajas de las lipotransferencias

“Es un implante natural, no produce rechazo ya que es tu propia grasa.” Además “la lipotransferencia deja un resultado mucho más natural que el ácido hialurónico. El único handicap es que la grasa es caprichosa. No podemos controlar que se quede donde la ponemos.”

Los expertos en medicina estética siguen trabajando para mejorar la técnica: “El inconveniente que tiene a día de hoy es que no se puede controlar que toda la grasa que pones en un sitio se quede. Es decir, hay un porcentaje de reabsorción que es variable. En glúteo, por ejemplo, que hay mucho músculo, no suele bajar. En pecho, a veces sí y en la cara, no ocurre tanto. No puedes asegurarle a la paciente que como sale del tratamiento, se va a quedar. Hay que esperar un mes”.

“A veces hay suerte. Si la paciente tiene un buen sistema circulatorio, si no fuma y la grasa está bien tratada, prácticamente el 90 por ciento de lo que has puesto se ha quedado perfecto. Otras veces hay que retocar. Si ha bajado un 40 o 50 por ciento hay que repetir. E incluso hay veces que se producen asimetrías. A lo mejor un pecho recibe bien toda la grasa y el otro, por lo que sea, no y hay que retocar.”

Los especialistas aseguran que: “La desventaja fundamental es que sometes al paciente a una intervención quirúrgica doble. Por un lado una liposucción y por otro la lipoinfiltración. Eso conlleva ya un riesgo anestésico.”

Además insiste en que la lipotransferencia: “Es una intervención más compleja, más laboriosa y más dificultosa. Se necesita implantar la grasa en varias tandas, si se infiltra mucha, parte de ella se puede perder. Obliga a varios procedimientos. Si a una paciente le explicas que hay que operarla cuatro o cinco veces para obtener un volumen similar que el que obtendría con una prótesis artificial, eso le echa para atrás.”

¿La lipotransferencia deja resultados definitivos?

Como en cada tratamiento que tenga que ver con la variación de peso del paciente, depende de los hábitos de este. Por un lado, para que la grasa prenda en la zona que se desea aumentar, se debe dejar de lado el tabaco, hacer deporte y darse masajes. Y además el doctor De la Peña indica: “Es fundamental no hacer dieta porque se pierde la grasa inyectada. Hay que comer normal, tampoco es necesario hacer una dieta de engorde. No se debe intentar perder peso”.

Pero por otro lado, si no se quiere recuperar grasa en la zona donante hay que llevar una dieta muy equilibrada: “Al final engordar es una cuestión de calorías. Si tu consumes 1000 al día y comes 1200, estás engordando 50 gr cada día.”

Los defensores de la técnica aseguran que en la grasa del propio cuerpo está el futuro de la medicina estética. Ahora mismo trabajan para que los factores de crecimiento epidérmico que tenemos cada uno en nuestro organismo garanticen los mejores resultados. Pero, no sustituirá a las prótesis artificiales: “Hay que tener en cuenta que la grasa no deja de ser grasa. Aporta volumen, no forma. No es la solución a una mama caída”.

Fuente: rtve.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.