Una intervención cura el síndrome de Wolff-Parkinson-White

0
390

El síndrome de Wolff-Parkinson-White se caracteriza por la asociación de una anomalía en el sistema de conducción cardiaco (vía accesoria) y la aparición de arritmias. Se trata de un trastorno congénito, a veces incluso hereditario, que afecta entre un 0,1-0,4% de la población;  aproximadamente entre 700 y 2800 personas con dicha afección.

Se conoce como vía accesoria a una conexión eléctrica anómala que permite que el impulso eléctrico pase de la aurícula al ventrículo sin seguir su camino habitual por el sistema de conducción “normal”. “Esto, favorece la aparición de arritmias, como las taquicardias paroxísticas por reentrada y agrava la presentación clínica de otras, como la fibrilación auricular”.

Generalmente provocan sensación de palpitaciones rápidas con inicio y terminación. Los pacientes con este síndrome tienen un riesgo de muerte súbita ligeramente superior al de la población general.

“Existe la posibilidad de realizarse un estudio electrofisiológico, procedimiento percutáneo similar a un cateterismo, que permite localizar la vía accesoria, estudiar las características de la misma y eliminarla, aplicando corrientes de radiofrecuencia, lo que se conoce como ablación”.

Recientemente se realizó con éxito el primer estudio y tratamiento de esta afección en un centro privado de la provincia de almería España.

Fuente: https://novapolis.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.