Una esperanza para la psoriasis

0
397

No toda la medicina se hace en la consulta. En la sanidad moderna ha adquirido un papel esencial la investigación. Y en investigación existe una máxima: lo que no se publica no existe. Por eso, en el mundo médico se ha desatado una auténtica carrera ya no solo por publicar sino por hacerlo en las revistas más prestigiosas del mundo.

Lo sabe bien el dermatólogo vigués Ignacio García Doval, que ha logrado ser un asiduo de las revistas científicas más reputadas de su especialidad.

Solo en septiembre publicó tres artículos en las revistas que ocupan el primer lugar, el tercero y el quinto en factor de impacto del mundo sobre 61 publicaciones de dermatología – Journal of Investigative Dermatology, Journal of the American Academy of Dermatology y British Journal of Dermatology, respectivamente-.

En junio publicó otros dos en la quinta y la décima -Journal of the European Academy of Dermatology-. En noviembre fueron otros tres. Tratan sobre la seguridad de los tratamientos de la psoriasis. La psoriasis es una enfermedad que llena la piel del paciente de unas características escamas plateadas. En la medicina están apareciendo nuevos tratamientos que se conocen como tratamientos biológicos, que no actúan combatiendo los síntomas de una dolencia, sino intentando modificar los mecanismos celulares que dan lugar a la enfermedad.

En la psoriasis también han surgido nuevos tratamientos biológicos, que son más eficaces que los fármacos convencionales. Pero existía la sospecha de que esos nuevos tratamientos estaban asociados a más infecciones graves que los tratamientos clásicos, ya que bloquean algunas de las moléculas que participan en el sistema de defensa que el propio cuerpo activa contra las infecciones. En los artículos de investigación, el médico vigués y otros colegas han logrado demostrar que no hay más infecciones graves por utilizar los nuevos tratamientos.

Desde ese punto de vista, merecen la pena. «Claro que son muy caros. Cuestan unos ocho o diez mil euros por persona y año», asegura Ignacio García Doval. En Vigo ya se han utilizado en algunos casos, pero solo se recurre a ellos cuando la psoriasis se presenta en una forma grave, cuando no existen contraindicaciones y cuando ya se ha probado con los tratamientos clásicos pero no se ha obtenido resultado.

Ignacio García Doval coordinó un estudio con datos de 2.500 pacientes reclutados por trece hospitales de toda España. Él mismo dirige la unidad de investigación de la Academia Española de Dermatología y Venereología y ha logrado reunir una base de datos de pacientes nunca vista en esta enfermedad.

El estudio, conocido como Biobadaderm, es el más ambicioso que se ha realizado. De hecho, se publicó en la revista más valorada del mundo en dermatología, el Journal of Investigative Dermatology, donde no suelen aparecer publicaciones de investigadores españoles. Con esa base de datos, él y otros colegas han hecho varias investigaciones.

Otro artículo de investigación nació a partir de combinar esos datos con otros de estudios similares en Italia e Israel, y con la participación de la Universidad de Harvard.

En total, analizaron datos de unos 20.000 pacientes. «Cuando lo que quieres estudiar es raro, igual no tienes suficiente volumen de pacientes», explica. Por eso juntaron varias bases de datos de todo el mundo y él mismo dirigió el estudio.

Todas estas investigaciones pueden arrojar algo de luz sobre los tratamientos de una enfermedad hasta ahora bien visible pero también bien oscura.

Fuente: lavozdegalicia.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.