Tiempo de recuperación y de baja tras una artroscopia de rodilla

0
49

La recuperación de una intervención de rodilla por artroscopia es mucho más rápida que la de una cirugía tradicional. No obstante varía en función de qué zona se ha operado y del método utilizado por el especialista. Mediante la artroscopia de rodilla, técnica poco invasiva, se intervienen los meniscos rotos, los ligamentos cruzados, la membrana sinovial, la desalineación de la rótula, el cartílago roto en la articulación y otras patologías como el Quiste de Baker.

Consejos a seguir

Por regla general el tiempo de recuperación de una artroscopia de rodilla depende de lo que tarde en desaparecer la inflamación provocada por la cirugía. El paciente debe seguir algunos consejos como:

  • Usar muletas durante ocho o diez días.
  • Poner la rodilla en alto usando varios cojines para amortiguar, con el fin de controlar la hinchazón los días posteriores a la cirugía.
  • No estar de pie durante un largo periodo de tiempo, ni hacer ningún tipo de ejercicio hasta que el médico lo indique.
  • Tomar analgésicos para paliar el dolor.
  • Tomar medicación antiinflamatoria, como el ibuprofeno, y poner frío en la zona.
  • Comenzar a realizar ejercicios para potenciar la musculatura de la zona, cuando el médico lo aconseje.

En la mayoría de los casos el tiempo de baja por una artroscopia de rodilla se estima en un mes. A partir de ese momento el paciente puede recuperar su rutina normal.

No ocurre lo mismo si el paciente se ha sometido a una intervención más compleja como la reparación meniscal. Aquí el postoperatorio inmediato es más pesado, aunque los resultados son muy buenos. Tras la intervención se deben seguir los consejos del traumatólogo y no doblar la rodilla más de 60 grados ni cargar peso en la pierna operada el primer mes. Durante ese tiempo tiene que usar muletas, evitando apoyar el pie y que la rodilla se resienta. Pasados 30 días tiene que empezar un tratamiento rehabilitador progresivo, de menos a más. La recuperación se prolonga unos 3 ó 4 meses. Pasado este tiempo el paciente recupera la movilidad en la articulación y puede alcanzar su nivel deportivo previo.

Tras la intervención se deben tomar algunas precauciones para evitar que las heridas se infecten. Las incisiones deben mantenerse limpias y secas mientras se mantengan los puntos de sutura. Se recomienda cubrir la pierna operada con un plástico, cuando el paciente se vaya a duchar, para protegerla de la humedad y el agua. Es habitual acudir a controles rutinarios para que el especialista valore la evolución. El médico también será el que indique cuándo puede volver a conducir, aunque lo normal es que pasen de una a tres semanas.

Rehabilitación y ejercicios

La rehabilitación tras una artroscopia de rodilla busca la recuperación total de la articulación, devolviendo el tono, la fuerza y la movilidad. En los deportistas este paso, previo a la recuperación total, es muy importante para lograr volver a su nivel deportivo previo a la lesión. El tipo de lesión marca cuándo hay que comenzar la rehabilitación y cómo se debe hacer.

Existen ejercicios que el paciente puede hacer en casa. Los más habituales, que se pueden realizar sentados o de pie son:

Contraer el cuádriceps, presionando la rodilla y manteniendo cinco segundos.
Elevar las piernas unos 30 cm y mantenerlas estiradas con el pie en posición flex (dorsiflexión plantar) durante unos segundos.
Ambas requieren de unas 10 repeticiones. También, cuando ya no se usan muletas el traumatólogo recomienda:

  • Cargar peso sobre la rodilla de manera gradual.
  • Realizar ejercicios de flexión y extensión de la articulación.
  • Subir y bajar escaleras
  • Caminar

Tras una operación de artroscopia de rodilla la mayoría de las personas en un mes retoma su actividad normal y su trabajo, aunque en algunos casos puede que necesiten usar muletas. En determinadas intervenciones la recuperación se prolonga varios meses.

blog.saludonnet.com

Artículo anterior¿Qué es una erección prolongada, por qué ocurre y qué hacer cuando se presenta?
Artículo siguienteEl éxito de las intervenciones de rinoplastia
Edgar Sempértegui Soria

CURRICULUM

DATOS PERSONALES:

Universidad de Egreso:
Universidad Mayor de San Simón – Cochabamba

Estudios de Post Grado:
Universidad Nacional Autónoma de México – México D.F.
I.M.S.S. – Instituto Mexicano de Seguro Social
I.S.S.S.T.E. – Instituto de Seguridad y Servicios Sociales De Los Trabajadores Del Estado.

Idiomas: Español, Inglés

AREAS DE INTERÉS:

Tratamientos ortopédicos y traumatológicos en general
Reemplazos articulares de hombro, cadera y rodilla
Correcciones ortopédicas y quirúrgicas de deformidades
Alargamiento de extremidades congénitas o adquiridas
Tratamiento de fracturas y luxaciones
Tratamiento de afecciones deportivas
Cirugía con Fluoroscopia Transoperatoria (sin corte de piel)
SEGUROS Y CONVENIOS:

Plus Salud, Aliansa, Bisa.

ACTIVIDAD HOSPITALARIA O CENTROS DE TRABAJO:

Caja Petrolera de Salud – Santa Cruz Bolivia
Clínica Niño Jesús

ANTECEDENTES ACADÉMICOS:

Docente de Anatomía Humana – Universidad Católica Boliviana
Docente Titular y Responsable de Traumatología y Ortopedia – Universidad Católica Boliviana
Docente de Anatomía Humana – Universidad Autónoma Gabriel René Moreno
Docente Instructor del Internado Rotatorio en el Área de Cirugía Ortopédica en el Hospital Petrolero
Instructor de la Osteosíntesis en Bolivia – Otorgado por DAVOS – Suiza

MEMBRESÍAS:

Miembro Titular del Consejo Mexicano de Ortopedia y Traumatología Traumatología A.C. (Mexico D.F.)
Miembro Titular de la Sociedad Latinoamericana de Ortopedia y Traumatología
Miembro Titular de la Sociedad de Ortopedia y Traumatología Filial Santa Cruz
Miembro del Directorio (Secretario de Actas) de la Sociedad Cruceña de Ortopedia y Traumatología. Gestión 1998 – 2006

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.