Que es la úlcera gastroduodenal?

0
690

Una úlcera gastroduodenal es una llaga en el revestimiento del estómago o del duodeno, que es una capa mucosa que recubre estos órganos por dentro para evitar que lesionen por efecto de los jugos digestivos con los que están en permanente contacto. Se trata de una enfermedad muy frecuente que produce un dolor característico y cambios de la calidad de vida en las personas afectadas.

ulceraSíntomas

Lo más característico de la úlcera gastroduodenal es la aparición del dolor o de sensaciones incómodas en la región abdominal, que pueden presentar una o varias de las siguientes características:

• Dolor en la parte alta del abdomen (epigastrio) que aparece a los 30 a 60 minutos después de comer.
• Dolor de aparición nocturna (cuando el estómago está vacío).
• El dolor sordo que no se irradia.
• Períodos de dolor de semanas, con periodos libres de síntomas.
• Dolor al presionar en el epigastrio.
• Otros síntomas consecuencia de los anteriores serían pérdida de peso, pérdida de apetito, distensión abdominal, eructos, náuseas o vómitos, aunque estos últimos son poco frecuentes.

Este dolor se puede asociar a pirosis o acidez en el esófago (detrás del esternón) ya que frecuentemente se asocia a un reflujo de los ácidos gástricos hacia el esófago, el cual puede resultar dañado por efecto de dicha acidez originando esofagitis.

Causas

En numerosos estudios se ha observado que no son exactamente las mismas causas las que llevan a una úlcera gástrica o a una duodenal. De hecho, parece que la úlcera de estómago se relaciona con la presencia en el duodeno de una bacteria denominada Helicobacter pylori, y la úlcera duodenal se relaciona con una excesiva acidez en el estómago, aunque pueda parecer paradójico.

Helicobacter Pylori.

Según se ha podido determinar, tienen diversos efectos sobre las personas infectadas:

  • Mayor concentración de amoníaco en el moco gástrico, unas cuatro veces más de lo normal; éste lesiona directamente la mucosa del estómago, y altera la viscosidad del moco que la recubre y protege, lo cual la hace más vulnerable al efecto del ácido con el que está en contacto permanente.
  • Por otro lado también la infección del H. pylori produce una elevación anormal de la gastrina, molécula que se encarga de regular la cantidad de ácido gástrico que se libera al estómago; normalmente, la cantidad de gastrina se regula dependiendo del alimento ingerido. En infectados por H. Pylori, la secreción de gastrina es inapropiada ante un estímulo alimentario. La gastrinemia basal aumenta en un 50 % y la postprandial en un 100 %. Además, se ha demostrado la reducción de los niveles de gastrina tras los tratamientos de erradicación.

Aumento de la secreción ácida

El aumento de la secreción ácida parece que es la causa principal de las lesiones de la úlcera péptica duodenal. La mucosa duodenal responde al aumento de acidez con cambios en la estructura de la mucosa, que intenta hacerse más resistente a la agresión que el ácido le está suponiendo; va cambiando su estructura y pareciéndose cada vez más a la mucosa gástrica, más preparada para resistir el ataque ácido; finalmente, se trasforma totalmente en mucosa gástrica , lo cual se llama metaplasia gástrica del duodeno, que a su vez se infecta por el H. pylori con aparición de duodenitis y úlcera duodenal.

El tabaco también representa un factor de riesgo elevado para la aparición de lesiones pépticas duodenales.

Consumo de antiinflamatorios

Los antiinflamatorios realizan su acción a través de numerosas y complicadas reacciones químicas, entra las cuales se encuentra la regulación de unas moléculas denominadas prostaglandinas, que favorecen las defensas del estómago contra el ácido gástrico.

Los antiinflamatorios (ver en la figura, B) inhiben la síntesis de prostaglandinas PGs (ver en la figura G), por lo cual el estómago pierde parte de su capacidad para defenderse, hasta el punto de que estos fármacos, tomados de forma continuada, sin protección gástrica y sin control, conducen muy frecuentemente a la aparición de úlceras digestivas, o manifestaciones menores de la misma etiología.

El Dr. Julio Marañon Altamirano, Médico Gastroenterólogo, Ex funcionario de la Caja Nacional de Salud, Hospital Ocho, actual funcionario del Hospital Irani de la ciudad de el Alto, La paz Bolivia, nos comenta que:

“En nuestro medio la incidencia de las enfermedades gástricas son altas ya que los malos hábitos alimenticios e higienico dietéticos producen enfermedades como la úlcera gastroduodenal.

En estos últimos estudios se ha considerado al Helicobacter Pylori, como un causante de la úlcera gastroduodenal.  

Esta bacteria, se encuentra a nivel gástrico y se la transmite de forma fecal – oral, por medio de los alimentos y la mala higiene. Se adquiere mediante la boca y anida (por decir asi), en la mucosa gástrica de manera que puede primero producir una inflamación, luego una gastritis petequial por la conformación de las lesiones, y posteriormente una úlcera.

Esta bacteria  se detecta en la sangre con inmunoflorescencia o en la eces fecales. Si el estudio es positivo el tratamiento es “engorroso” pero es necesario. Se le prescribirá al paciente: Claritromicina, Amoxicilina y Omeparzol. Estos medicamentos dan buenos resultados puesto que eliminan la bacteria y eliminan uno de los factores de la producción de la úlcera.

Posteriormente a la lesión de la mucosa, el diagnóstico es evidentemente endoscópico.  En la endoscopía vemos  incluso en futuro como va evolucionando y para esto hacemos una biopsia de los bordes de la lesión ulcerosa y vemos que clase de úlcera es, ya que puede tener signos de malignidad.

Son técnicas que las utilizamos de rutina pero que previenen bastante bien los problemas posteriores como cáncer que se asocian al H. Pylori en sus grados mucho más avanzados”.

Fuentes:
m.tuotromedico.com
Dr. Julio Marañon Altamirano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.