Qué es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC): causas y síntomas

0
2

Cada vez que Felicity Payne iba al médico de cabecera por su tos irritante (que padecía desde hacía muchos meses) el diagnóstico siempre era el mismo: asma. Así le recetaron un inhalador de esteroides que debía usar dos veces al día y otro medicamento para dilatar las vías respiratorias cuando fuese necesario. Después de un año la británica continuaba con su enfermedad y, lo peor de todo, es que se iba agravando.

Con frecuencia se quedaba sin aliento, estaba agotada todo el tiempo y luchaba a diario por mantener un estilo de vida activo. Años atrás esta mujer caminaba día a día con entusiasmo, hacía running a un ritmo moderado y se encargaba siempre de sus cinco nietos, pero cada vez se sentía más desvanecida y sin fuerza. Además, tuvo numerosas infecciones pulmonares que la tuvieron de baja varias semanas y había una razón de peso para todo lo que le sucedía.

En realidad no padecía asma sino una afección pulmonar obstructiva crónica (EPOC), una enfermedad en la que los inhaladores no solo son ineficaces sino que también pueden conducir a problemas más serios y empeorar la situación. Dos años más tarde de aquella visita lograron encontrar el diagnóstico correcto con una sencilla prueba, ¿el problema? Que esta situación no es para nada infrecuente.

El número de casos de EPOC en España se ha actualizado de los 2,1 millones estimados según EPISCAN en 2007 a 2,9 millones en 2015 según el estudio internacional Global Burden of Disease (GBD 2015). Del mismo modo, la mortalidad en nuestro país ha aumentado de las 18.000 defunciones anuales a las 29.000. Se ha convertido en la cuarta causa de muerte entre los españoles, representando así el 6,95% de las defunciones, según a Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Causas y síntomas

La EPOC es un término general para las diferentes enfermedades pulmonares progresivas como el enfisema o la bronquitis crónica. Es muy distintas al asma, una afección alérgica provocada por la exposición a los alérgenos. Los afectados con esta condición luchan para que el aire entre y salga de su órgano respiratorio porque hay un daño en los sacos pulmonares y una vía aérea inflamada y estrecha.

Es importante mantener una alimentación sana. El sobrepeso o la excesiva delgadez influyen desfavorablemente en su evolución

Los síntomas incluyen dificultad para respirar, tos, producción de mucosidad (esputo) y silbidos. Es causada por la exposición a largo plazo a gases o partículas irritantes, en la mayoría de los casos del humo del tabaco, aunque la contaminación y la genética también son dos factores influyentes. Además, las personas que la sufren tienen mayor riesgo de padecer problemas cardíacos, cáncer de pulmón y una variedad de otras afecciones.

Hay un error común entre los médicos de cabecera en creer que el EPOC solo afecta a fumadores o personas que lo han dejado en los dos últimos años. De hecho, hay una proporción significativa, como Felicity, que lo abandonó 30 años antes de que apareciera cualquier síntoma. “Son muy buenos diagnosticando el asma, pero no en otro tipo de enfermedades respiratorias como esta. Y es un gran problema”, asegura Peter Barnes, profesor de medicina en el National Heart and Lung Institute.

Complicaciones y prevención

Esta enfermedad puede causar infecciones respiratorias: las personas que la padecen tienen mayor probabilidad de sufrir resfriados, gripe o neuomía. Cualquier problema al respirar puede causar un mayor daño al tejido pulmonar. La vacunación anual puede prevenir algunas enfermedades. También hay posibilidades de que tu corazón falle: por motivos que todavía se desconocen, aumenta el riego de tener alguna afección cardíaca, cáncer de pulmón, presión arterial alta y depresión.

A diferencia de otras enfermedades, la EPOC tiene una causa clara y un modo de prevención. La mayoría de los casos están directamente relacionados con el tabaquismo y la mejor manera de prevenir es no fumar o dejarlo de manera inmediata. Si has sido fumador durante mucho tiempo y no has coseguido quitarte el cigarro de la boca, deberías seguir intentádolo. Es de suma importancia encontrar un programa que te ayude a abandonar el hábito para siempre. Es tu mejor oportunidad para no hacer daño a tus pulmones.

La EPOC es un término general para las diferentes enfermedades pulmonares progresivas como el enfisema o la bronquitis crónica

Si trabajas con algún tipo de sustancia química tóxica (sprays, pinturas, disolventes, polvo, humo del tráfico…), es posible que este tipo de irritantes pulmonares lo estén provocando. Habla con tu supervisor sobre las mejores maneras de prevención, como por ejemplo, usar un equipo de protección respiratoria. Además, el frío y los cambios de temperatura pueden ser un problema para las personas con esta enfermedad. Hay que mantener todas las habitaciones de la casa a la misma temperatura entre 19º y 21º.

Es importante mantener una alimentación sana y equilibrada. Un peso adecuado es muy importante porque tanto el sobrepeso como la excesiva delgadez influyen desfavorablemente en la evolución de esta condición. Beber abundantes líquidos ayuda a mantener las vías respiratorias limpias o con moco menos espeso. ¿Lo mejor? El agua, siendo necesaria una cantidad aproximada de 1,5 litros al día. También debes prevenir el estreñimiento, por lo que se aconseja seguir una alimentación rica en fruta y verdura y aumentar el consumo de cereales integrales.

Nuevos tratamientos

El manejo terapéutico de la EPOC está cambiando en la última década con la llegada de medicamentos inhalados nuevos del grupo de agonistas adrenérgicos de acción prolongada (LABA), anti-muscarínicos de acción prolongada (LAMA) y corticoides inhalados (ICS).

Los inhaladores para el asma no solo son ineficaces sino que también pueden conducir a problemas más serios y empeorar la situación cuando sufres EPOC

Este nuevo panorama terapéutico proporciona una gama más amplia de opciones que permitirán mejorías en la sintomatología, tolerancia al esfuerzo y la calidad de vida. Sin embargo, actualmente existen en marcha diferentes ensayos clínicos a escala mundial, que engloban a miles de pacientes y que analizan la eficacia de medicamentos innovadores que pueden ser capaces de frenar la progresión de la enfermedad.

elconfidencial.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.