¿Qué es la artroscopia de rodilla y cuándo se recomienda?

0
23

Las operaciones de rodilla son muy habituales en los Servicios de Traumatología de las clínicas. El principal motivo es que esta articulación es una de las que más sufren a lo largo de nuestra vida, y el dolor o la inflamación en ella no solo afecta a nuestra movilidad, sino también a nuestra calidad de vida.

En las personas jóvenes, los problemas de rodilla suelen relacionarse con lesiones por la práctica de alguna actividad deportiva o laboral; mientras que en las personas mayores, el dolor de rodilla obedece a procesos degenerativos propios del envejecimiento, entre ellos la artrosis.

En ambas situaciones, es bastante habitual recurrir a la cirugía para resolver el problema.

Los tipos de operaciones de rodilla más comunes son:

Reemplazo total . Consiste en retirar la articulación y reemplazarla por una prótesis.
Osteotomía. Se realiza cuando el daño solo afecta a una sección de la rodilla, y consiste en modificar la forma de los huesos y reposicionarlos para equilibrar el peso soportado por la articulación.
Artroscopia. Se trata de una cirugía de rodilla, mínimamente invasiva, que sirve para eliminar o reparar meniscos dañados o ligamentos cruzados, y para recortar pedazos de cartílago desgarrado.

A continuación, explicamos con más detalle en qué consiste la artroscopia de rodilla, cómo se realiza, qué tipo de lesiones permite tratar o cómo es la recuperación tras la intervención.

¿Cómo se realiza la artroscopia de rodilla y para qué sirve?

De forma muy genérica, una artroscopia es un tipo de endoscopia que permite la visualización de una articulación (cadera, rodilla u hombro) para observar su estructura.

Desde el punto de vista quirúrgico, la artroscopia de rodilla es una intervención que consiste en introducir, dentro de la articulación y a través de pequeñas incisiones llamadas portales, un instrumento que consta de una óptica para visualizar el menisco y el resto de estructuras de su anatomía interna (ligamentos, cartílago y sinovial).

El objetivo principal de la artroscopia de rodilla es valorar la existencia de algún tipo de lesión en la zona. En caso de diagnóstico positivo, esta misma técnica permite su reparación.

¿Qué tipo de lesiones pueden tratarse con la operación de rodilla por artroscopia?

Las lesiones de rodilla más frecuentes tratadas por artroscopia son aquellas de origen meniscal o ligamentoso.
«La artroscopia permite reparar las roturas meniscales que producen gonalgia (dolor en la rodilla), bloqueos y derrames del líquido sinovial, hacer meniscectomías con una resección mínima del menisco o realizar suturas meniscales».

Respecto a las lesiones ligamentosas, la artroscopia de rodilla también tiene efectos de diagnóstico y tratamiento.

«Gracias a esta técnica podemos diagnosticar lesiones en los ligamentos cruzados, tanto el anterior como el posterior, que producen fallos de la articulación. La artroscopia también nos permite reparar dichas lesiones mediante plastias ligamentosas o, lo que es lo mismo, mediante la sustitución del ligamento».

  • Artroscopia de rodilla: recuperación, rehabilitación y cuidados después de la intervención
  • La artroscopia de rodilla, tanto en menisco como en ligamentos, requiere un tiempo de convalecencia mínimo.

«En el caso de lesiones meniscales, se necesitarán entre 24 y 48 horas, mientras que para las lesiones ligamentosas este tiempo de reposo general se ampliará hasta 4-6 días. En ambos casos, se requerirá tratamiento analgésico, profilaxis anti-trombótica y antibioterapia», explican los expertos.

Posteriormente, conviene realizar rehabilitación para que los pacientes recuperen el máximo porcentaje de movilidad.

«Se aconseja realizar rehabilitación inmediatamente después de la intervención. Los primeros pasos de la misma consistirán en un tratamiento antiinflamatorio, en comenzar a mover la rodilla y en recuperar la masa de los grupos musculares de la articulación».

Loa especialistas insisten en que la vuelta a la normalidad de los pacientes suele ser bastante rápida.

En las lesiones meniscales, el paciente puede retornar a realizar su actividad diaria habitual a partir de la semana, aunque para retornar a la actividad deportiva «este plazo puede ser algo más largo (4-6 semanas) y estará vinculado a la recuperación completa de la masa muscular en la zona».

En pacientes con lesiones ligamentosas, la vida normal tras la artroscopia de rodilla podrá iniciarse entre tres y cuatro semanas después de la intervención, aunque el inicio de la actividad deportiva debe retrasarse más tiempo.

«En estos casos, se recomienda esperar hasta el sexto mes, debido a que este es el tiempo necesario para una completa integración de la plastia ligamentosa», indica los galenos.

Ventajas de esta técnica para tratar lesiones de rodilla

La artroscopia de rodilla es una técnica utilizada en traumatología y cirugía ortopédica por sus múltiples beneficios, ya que el cirujano puede ver la articulación totalmente mientras está operando.

Además, se trata de un método poco invasivo que permite reducir los tiempos de ingreso hospitalario: la mayoría de los pacientes reciben el alta el mismo día de la intervención, facilitando así su recuperación.

Por otra parte, puesto que únicamente es necesario realizar pequeñas incisiones para introducir el material quirúrgico, los resultados estéticos son buenos y las cicatrices mínimas.

«Debido a sus características, la operación de rodilla por artroscopia disminuye, tanto la morbilidad que supone toda intervención quirúrgica, como el riesgo de infecciones quirúrgicas».

Otro de sus beneficios es la posibilidad de realizar un diagnóstico más preciso de las lesiones de la articulación y en hacer una intervención mucho menos agresiva, «lo que se traduce en una más rápida reincorporación de los y las pacientes a su actividad habitual en comparación con otras cirugías convencionales», concluyen los expertos.

valenciaplaza.com

Artículo anterior¿Eyacular con dolor o muy poco es una señal de algo malo?
Artículo siguientePacientes con alzhéimer presentan más mutaciones de ADN en sus neuronas, según investigación

CURRICULUM

DATOS PERSONALES:

Universidad de Egreso:
Universidad Mayor de San Simón – Cochabamba

Estudios de Post Grado:
Universidad Nacional Autónoma de México – México D.F.
I.M.S.S. – Instituto Mexicano de Seguro Social
I.S.S.S.T.E. – Instituto de Seguridad y Servicios Sociales De Los Trabajadores Del Estado.

Idiomas: Español, Inglés

AREAS DE INTERÉS:

Tratamientos ortopédicos y traumatológicos en general
Reemplazos articulares de hombro, cadera y rodilla
Correcciones ortopédicas y quirúrgicas de deformidades
Alargamiento de extremidades congénitas o adquiridas
Tratamiento de fracturas y luxaciones
Tratamiento de afecciones deportivas
Cirugía con Fluoroscopia Transoperatoria (sin corte de piel)
SEGUROS Y CONVENIOS:

Plus Salud, Aliansa, Bisa.

ACTIVIDAD HOSPITALARIA O CENTROS DE TRABAJO:

Caja Petrolera de Salud – Santa Cruz Bolivia
Clínica Niño Jesús

ANTECEDENTES ACADÉMICOS:

Docente de Anatomía Humana – Universidad Católica Boliviana
Docente Titular y Responsable de Traumatología y Ortopedia – Universidad Católica Boliviana
Docente de Anatomía Humana – Universidad Autónoma Gabriel René Moreno
Docente Instructor del Internado Rotatorio en el Área de Cirugía Ortopédica en el Hospital Petrolero
Instructor de la Osteosíntesis en Bolivia – Otorgado por DAVOS – Suiza

MEMBRESÍAS:

Miembro Titular del Consejo Mexicano de Ortopedia y Traumatología Traumatología A.C. (Mexico D.F.)
Miembro Titular de la Sociedad Latinoamericana de Ortopedia y Traumatología
Miembro Titular de la Sociedad de Ortopedia y Traumatología Filial Santa Cruz
Miembro del Directorio (Secretario de Actas) de la Sociedad Cruceña de Ortopedia y Traumatología. Gestión 1998 – 2006

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.