Pacientes con cirugía para obesidad deben cambiar alimentación

0
293

Un paciente debe cambiar sus hábitos alimenticios, previo y después de la intervención quirúrgica, con el fin de que la llamada cirugía bariátrica arroje los resultados esperados, afirmó la nutrióloga Patricia Patlán Canchora.

cirugia-obesidad-dietaIncluso, el protocolo para incluir a una persona con obesidad mórbida en el plan de cirugía bariátrica, señala cambios en la alimentación de por vida, agregó la experta de la clínica adscrita a la Unidad Metabólica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco.

Explicó que durante algunos meses antes de la intervención quirúrgica, el paciente debe someterse a un plan dietético especialmente elaborado para que cambie su alimentación para siempre.

Indicó que de tres a seis meses, antes de ser sometido a la operación, el paciente debe acudir a sesiones informativas en orientación nutricional, además de ser evaluado por médicos e incluso psicólogos de una forma multidisciplinaria.

La intención de cumplir con este requisito, explicó Patlán Canchora es generarle un apego al tratamiento, que le permita mantenerse en control de su obesidad, incluso posterior a la cirugía.

Advirtió que la cirugía bariátrica por sí sola no es milagrosa, por lo que el paciente deberá modificar hábitos nocivos y realizar ejercicio físico, con el propósito de no reincidir en una ganancia de peso.

Destacó que esta cirugía tiene distintas variantes que incluyen desde la colocación de un balón o una a banda gástrica, o el conocido engrapamiento o bypass estomacal, cuya intención es reducir el apetito del paciente e incrementar la sensación de saciedad, al reducir la capacidad del estómago de almacenar alimento.

“Después de la intervención quirúrgica, muchos pacientes ya no van a tolerar algunos alimentos como antes, e incluso pueden presentarse diarreas u otras reacciones, dado que es una cirugía restrictiva, por lo tanto van a tener que adecuarse a una nueva forma de vida y de alimentación”, mencionó la experta del IMSS Jalisco.

Por lo anterior, dijo, la fase previa a la cirugía bariátrica es básicamente un proceso educativo, en donde el afectado deberá concientizarse de abandonar los hábitos de vida que lo llevaron a padecer obesidad mórbida.

Dio a conocer que en la Unidad Metabólica del Hospital de Especialidades, se elaboran regímenes nutricionales para personas con obesidad mórbida, en donde se establece la ingesta de 20 calorías por cada kilogramo de peso.

“De hecho no son dietas en las que el paciente se muere de hambre, para evitar descompensaciones o poco apego, porque se les permite una ingesta calórica calculada en base a su peso, estatura, edad y sexo”, precisó.

Añadió que tras un seguimiento en control de aproximadamente seis meses, son derivados nuevamente a sus hospitales de segundo nivel y unidades de medicina familiar (UMF) para vigilancia, dado que en caso de reincidir en alteraciones de peso corporal pueden requerir nuevamente de internamiento para ser estabilizados.

En el Hospital de Especialidades se realizan cirugías bariátricas únicamente a quienes se les diagnostique obesidad mórbida y que justamente cumplen con un protocolo de duración aproximada de seis meses, intervención quirúrgica que permite una pérdida de hasta un 50 por ciento del índice de masa corporal.

Entre los requisitos para ser candidato a ese tipo de cirugía figuran: tener un índice de masa corporal mayor a 35, no consumir drogas o alcohol y no padecer trastornos psiquiátricos.

Fuente: www.informador.com.mx

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.