Operarse el pecho después de ser madre: todo lo que debes saber si vas a hacerlo

0
14

Más de 50% de las mujeres que deciden operarse el pecho lo hacen después de dar a luz.

Hace unos días Laura Escanes confesó a través de su perfil de Instagram a sus seguidoras con la naturalidad y honestidad que le caracteriza que se había operado el pecho casi un año después de dar a luz a su hija Roma. En esos mismos videos que publicó en sus stories reconoció que era algo que ya tenía en la cabeza antes de quedarse embarazada y que fue tras el parto cuando su deseo por llevarlo a cabo aumentó de forma considerable. Es de aplaudir que la catalana le dé voz a un escenario del que se habla mucho menos que de la compatibilidad de una operación de pecho anterior a la maternidad con esta y sus circunstancias, especialmente con la lactancia materna.

Teniendo en cuenta que el retoque estético de los senos tras el embarazo es una cuestión íntima, poco dada a compartirse más allá del ámbito privado, no se nos ocurre mejor oportunidad que esta, aprovechar que una celebrity como Escanes le abre la puerta haciendo de altavoz mediático, para profundizar en ello.

Tal y como explican especialistas, es una posibilidad que hacen realidad muchísimas mujeres que acaban de ser madres: “Yo diría que, en la actualidad, más del 50% deciden operarse el pecho tras dar a luz”. De hecho, para el experto, es después de la maternidad, “sobre los 40 años”, uno de los dos momentos en la vida de la mujer en la que se concentran más operaciones de pecho -el otro, es alrededor de los 20 años de vida-.

El motivo de que tantas mujeres decidan operarse después de ser madres el pecho parece evidente, y los propios especialistas lo confirma: “Las mujeres que se someten a una cirugía mamaria tras ser madres demandan sin duda resultados naturales, no excesivos, que les devuelvan el pecho que tenían en etapas más tempranas de su vida”.

El planteamiento de la operación es diferente al que exige la demanda de la mayoría de las mujeres que se operan el pecho en edades tempranas, antes de ser madres. “En una fase más madura de la vida, se tienen expectativas de la cirugía diferentes, se suelen desear resultados más moderados y por eso se utilizan prótesis de tamaños menores y más técnicas reconstructivas”, explican, que resume de forma muy concreta en qué consisten, salvo excepciones, este tipo de intervenciones: “Se busca rellenar y elevar las mamas a su posición y forma originales”.

¿Cuándo es el mejor momento para hacerlo?

La gran duda que asalta a las mujeres que están pensando si dar el paso es cuánto tiempo deben esperar para hacerlo desde la fecha del parto, algo que tiene mucho que ver con la lactancia materna. No es lo mismo no haber alimentado a tu hijo por esta vía, como es el caso precisamente de Laura Escanes, lo cual recorta mucho los tiempos porque el cuerpo es inteligente y la leche deja de subir si no se utiliza -aunque también existan medicamentos para conseguirlo-, que darle el pecho, ya sea de forma directa o a través de biberones. El final de la lactancia materna es el punto de inflexión para someterse a la intervención, si bien recomiendan llevarlo a cabo “cuando haya cesado el deseo de tener hijos, ya que tanto un pecho operado como uno natural sufren muchos cambios durante un embarazo y eso puede requerir cirugía adicional”.

De lo que no hay duda es que este es un tema que afecta a muchas mujeres, y como tal debe ser tratado con naturalidad, para que sepan todas ellas que no son las únicas ni mucho menos, que aspiran a reencontrarse con el pecho que tenían antes de ser madres. La cirugía estética actualmente está en disposición de conseguirlo pero también existen multitud de cosméticos que pueden ayudar a realzar el escote si se es constante con su tratamiento para que puedas escoger la vía que más se adapte a tus preferencias. El objetivo en ambos casos es ayudar a subir autoestima de quienes así lo necesiten.

woman.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.