nvestigadores vinculan la coagulación sanguínea con el síndrome de covid persistente

0
1

Un estudio desvela que una vez pasada la enfermedad, se mantienen altos niveles de proteínas que intervienen en la coagulación de la sangre

Científicos británicos intentan combinar las vacunas de gripe y covid en un único pinchazo

Algunas personas que han pasado la Covid-19 han notificado que a pesar de haber superado la enfermedad, no se libran de algunos síntomas como sentir cansancio permanente, falta de aire o fatigarse de forma exagerada con actividades físicas que previamente podían hacer con normalidad. Como si llevaran un peso del que no pueden librarse. Es lo que se conoce como síndrome de Covid-19 persistente.

Algunas personas que han pasado la Covid-19 han notificado que a pesar de haber superado la enfermedad, no se libran de algunos síntomas como sentir cansancio permanente, falta de aire o fatigarse de forma exagerada con actividades físicas que previamente podían hacer con normalidad. Como si llevaran un peso del que no pueden librarse. Es lo que se conoce como síndrome de Covid-19 persistente.

Estos síntomas han sido objeto de investigación por varios científicos, y esta semana se ha publicado un estudio que los relaciona con una mayor concentración en sangre de factores de coagulación, como la trombina o la trombomodulina.

Estos factores de coagulación, que se mantienen altos una vez pasada la enfermedad y reducida la inflamación, podrían estar detrás de los síntomas del covid que se mantienen en el tiempo, en una medida más suave que cuando el virus está presente y la enfermedad es grave, perpetuando la dificultad para respirar, y la sensación de cansancio por una respiración poco eficiente.

Tirando del hilo de las autopsias

Ahondando en resultados de las autopsias de pacientes fallecidos por covid, investigadores de la Universidad de Medicina y Ciencias de la Salud de Irlanda dirigidos por James O’ Donnell, centraron su atención en la endoteliopatía pulmonar y la inmunotrombosis microvascular. En otras palabras, en la obstrucción de los vasos sanguíneos de los pulmones, y en la activación del tejido que recubre el interior de los vasos sanguíneos, el endotelio.

“En estudios post mortem en la Covid-19 aguda se ha observado una trombosis expansiva por todos los vasos pulmonares”, anota la Dra. Helen Fogarty co-autora del artículo científico publicado en el Journal of Thrombosis and Haemostasis.

“Los trombos son ricos en plaquetas y fibrina, y también en células del sistema inmune innato, y las pruebas actuales sugieren que los trombos pulmonares en pacientes con COVID-19 grave probablemente surgen in situ dentro de los pulmones, en lugar de deberse a una embolia general pulmonar”.

Las plaquetas, un tipo células, y la fibrina, una proteína, intervienen en la coagulación de la sangre. La coagulación controla el sangrado, por ejemplo, en caso de herida, en que favorece la formación de una capa más sólida o tapón que evita la pérdida de sangre. Las plaquetas actúan como placas, y la fibrina como pegamento para hacer esta capa protectora, pero para que esto ocurra, se necesita la acción de factores de coagulación, proteínas intermediarias de este proceso.

Lo que los investigadores sospechaban es que más que una embolia pulmonar en respuesta a una infección por covid con síntomas agudos, lo que se produce en los pulmones es una inflamación y coagulación obstructiva y reiterada de los vasos sanguíneos, de forma generalizada y constante.

lavanguardia.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.