No hay obesidad “sana”, el trastorno requiere atención médica

0
43

La idea de la obesidad “sana”, es decir que alguien puede estar obeso pero por lo demás gozar de buena salud, es un concepto engañoso, dado que la salud de la mayoría de las personas obesas va empeorando con el paso del tiempo, según los resultados de un estudio en el que se hizo un seguimiento a 2.500 hombres y mujeres durante 20 años.

obesidaddEl equipo de Joshua Bell, del Departamento de Epidemiología y Salud Pública en el University College de Londres en el Reino Unido estudió 2.521 hombres y mujeres de edades comprendidas entre los 39 y los 62 años, midiendo el índice de masa corporal de cada participante, así como el de colesterol, la presión sanguínea, la glucosa en el plasma sanguíneo en ayunas, y la resistencia a la insulina. La “obesidad sana” fue definida como una obesidad sin factores de riesgo metabólico.

Más del 51 por ciento de los participantes obesos sanos sufrieron un deterioro en la salud a lo largo del período de 20 años del estudio, mientras que solo el 11 por ciento perdieron peso y se convirtieron en personas sanas no obesas. El restante 38 por ciento permaneció en la categoría de obesos sanos durante la duración del estudio, mientras que el 6 por ciento de los participantes en la categoría de personas sanas no obesas se convirtió en obesos poco sanos.

Una creencia muy extendida sobre la obesidad sana ha sido que se mantiene estable a lo largo de casi toda la vida del individuo, pero ahora lo descubierto en el nuevo estudio lo desmiente, al revelar que los adultos obesos sanos tienden a convertirse en obesos no sanos a largo plazo, con la mitad de ellos haciendo esta transición a lo largo de tan solo 20 años, tal como argumenta Bell.

Los adultos obesos sanos examinados en la investigación tenían también muchas más probabilidades de convertirse en obesos poco sanos que en adultos no obesos sanos o poco sanos, lo que indica que la obesidad sana es un estado de alto riesgo en lo referente a la aparición de ciertas enfermedades, tal como argumenta Bell. La obesidad sana es solo un poco menos insalubre que el peor de los escenarios comunes de la obesidad, en palabras de Bell. “Tal como ahora vemos, los adultos obesos sanos tienden a convertirse en obesos poco sanos con el tiempo, lo que proporciona más pruebas contra la idea de que la obesidad puede ser sana”, razona Bell.

Según la red estadounidense de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el 35,7 por ciento de los adultos en Estados Unidos en 2010 estaban clasificados como obesos. En el caso del Reino Unido, la Sanidad Pública estima que el 24,8 por ciento de los adultos son obesos.

La obesidad sana sería cierta solo si fuese estable con el paso del tiempo para la gran mayoría de las personas obesas, tal como razona Bell, mientras que los resultados de su investigación indican que a menudo es solo una fase en un proceso que va a peor. “Todos los tipos de obesidad merecen un tratamiento, incluso aquellos que parecen ser sanos”, sentencia Bell. La gente con obesidad o en riesgo de padecerla, debe pues acudir a los servicios de salud para que un profesional le prescriba un régimen, pautas de ejercicio físico y eventual medicación. En caso de que el lector lo necesite, aquí encontrará un listado de centros de salud publica de España.

Entre las consecuencias más habituales para la salud debidas a la obesidad están las enfermedades cardiovasculares, principalmente las del corazón, y derrame cerebral, así como problemas musculoesqueletales, y hasta algunos tipos de cáncer, incluyendo el de colon, el de mama y el endometrial.

Fuente. noticiasdelaciencia.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.