Masculinización facial: la cirugía estética para hombres que buscan rasgos más masculinos

0
7

Los varones cada día están más preocupados por conseguir un rostro más masculino y demandan tratamientos para corregir facciones como el mentón.

Aunque normalmente se asocia con el universo femenino, los hombres también son grandes consumidores de tratamientos de cirugía estética. El mercado masculino crece año tras año de manera exponencial por lo que, a día de hoy, es habitual que las clínicas ofrezcan tratamientos especializados para ellos buscando captar y fidelizar a un público de lo más prometedor.

Una de las demandas que ha aumentado enormemente entre estos pacientes es el deseo de cambiar los rasgos de su rostro alterando su morfología para conseguir una imagen más masculina. Es lo que técnicamente se denomina masculinización facial y se ha convertido en una de las intervenciones estrella dentro de la carta de servicios para hombre que ofrecen las clínicas de medicina estética.

Aunque el paciente sabe qué resultados quiere conseguir, se trata de un tratamiento que todavía no es muy conocido y que genera muchas dudas. Una de las causas principales es que no existe una única intervención para conseguir el objetivo de tener unos rasgos más masculinos, sino que, dependiendo de cada caso, habrá un determinado tratamiento que sea el más adecuado.

En Vozpópuli vamos a hacer un repaso de las diferentes alternativas entre las que el hombre puede elegir si quiere mostrar una faceta más masculina. La solución se encuentra en qué elementos faciales alterar para conseguirlo y tres son las zonas principales que pueden resultar la clave definitiva: la mandíbula.

Tratamiento

Cuando a un hombre le genera preocupación no tener un rostro lo suficientemente masculino, su mirada se fija en unos determinados rasgos con los que no se siente satisfecho y que son los puntos sobre los que pide al especialista trabajar. Los tratamientos se suelen centrar en la mandíbula, un punto súper importante porque, aunque de primeras pueda pasar desapercibido frente otros rasgos más protagonistas como los labios o la mirada, puede marcar una grandísima diferencia. En su caso el resultado que se busca obtener es una mandíbula más ancha, de forma cuadrada y bien definida.

Vecino de la mandíbula, el mentón es un elemento clásico que asociamos a la belleza masculina. Los hombres también buscan alterar su perfil logrando un mentón que este bien marcado alterando la fisionomía del rostro. Por último, el tercer rasgo al que se presta más atención es la nariz. Si el hombre quiere aumentar su virilidad facial es crucial que el arco de su nariz sea recto.

Para saber que elementos son los que hay que corregir y las técnicas más adecuadas para llevarlo a cabo, lo que hay que realizar en primer lugar es un estudio del rostro del paciente para identificar cuáles son sus necesidades en relación con los resultados que desea conseguir. Podemos llevar a cabo tratamientos tanto de medicina estética como de cirugía estética.

Los tratamientos de medicina estética son menos invasivos ya que son rellenos de ácido hialurónico o la hidroxiapatita calcita con los que podemos mejorar el mentón o el ángulo de la mandíbula. Sin embargo, su desventaja es la duración de los resultados que suele ser entre seis meses y un año, lo que hace necesario repetir el proceso cada cierto tiempo.

Con la cirugía estética podemos conseguir resultados definitivos. En esta campo hay dos tratamientos estrella como son la implantación de prótesis faciales personalizadas en 3D y la Rinoplastia Ultrasónica.

Prótesis faciales 3D

La realización e implantación de prótesis 3D personalizadas para cada paciente es una de las alternativas más novedosas y menos invasivas en cirugía estética facial. Con esta técnica consigue diseñar facciones a medida con unos resultados que son inmediatos y definitivos.

Estas prótesis no solo sirven para conseguir las facciones buscadas sino que además realzan, reposicionan volúmenes, atenúan las arrugas del tercio medio de la cara, disimulan una nariz prominente y consiguen eliminar o suavizar el pliegue naso labial. Todo ello con una técnica mínimamente invasiva y una precisión milimétrica por lo que nos encontramos con un tratamiento totalmente a la carta.

El procedimiento es muy sencillo. Se comienza realizando un TAC o un escaneo tridimensional de la zona del rostro donde se requiere la prótesis. A continuación se procede a una reconstrucción anatómica con la forma y las dimensiones exactas que se desean conseguir para luego realizar el diseño de la prótesis con un software específico. Esta es la gran novedad que ofrecen en el mercado ya existen implantes faciales con medidas estándar que en ocasiones no se adaptan bien, pero aquí se realiza un implante a medida.

Cuando el paciente y el cirujano están de acuerdo con la imagen final que se quiere conseguir, se sintetiza e imprime en 3D la prótesis definitiva que se colocará en quirófano con anestesia local y sedación en la mayoría de los casos. “Las prótesis impresas con tecnología 3D son las protagonistas del rejuvenecimiento facial del siglo XXI, son una opción revolucionaria y cada día más asequible”.

vozpopuli.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.