Los videojuegos mejoran la sociabilidad si se usan con moderación

0
164

Los niños que juegan menos de 1 hora al día parecían tener los más altos niveles de sociabilidad y fueron los más propensos a decir que estaban satisfechos con sus vidas.

videojuegosLos videojuegos, si se usan con moderación, puede ser muy útiles para que los niños tengan una salud mental saludable y una mayor capacidad de socializar. Sin embargo, si se juega en exceso, puede conducir a conductas desordenadas. En concreto, el trabajo dice que jugar menos de 1 hora a día es beneficioso, pero que hacerlo más de 3 horas puede hacer que los niños y adolescentes estén peor adaptados. Para aquellos jóvenes que jugaron ‘moderadamente’ entre una y tres horas al día, el estudio que se publica en «Pediatrics» no ha encontrado efectos ni positivos ni negativos. Sin embargo, sus autores advierten que la influencia de los videojuegos en los niños, para bien o para mal, es muy pequeña en comparación con otros factores «duraderos», como la familia, las relaciones de la escuela, etc.

Los investigadores de la Universidad de Oxford (Gran Bretaña) han estudiado a más de 5.000 jóvenes, la mitad varones y mitad mujeres, de entre 10 y 15 años de edad, a los que preguntó cuánto tiempo al día jugaban con videojuegos. Los participantes también respondieron sobre la satisfacción con sus vidas, sus niveles de hiperactividad y falta de atención y cómo se llevaban con sus compañeros.

Los resultados mostraron que tres de cada cuatro niños y adolescentes británicos juegan todos los días y que aquellos que pasan más de la mitad de su tiempo libre jugando parecen estar menos adaptados a su vida, tanto en su familia como en el colegio. Los investigadores especulan que esto podría ser debido a que el tiempo que pasan jugando se pierde en otras actividades enriquecedoras, como jugar con sus amigos, leer o hablar con su familia, y, posiblemente se exponen a contenidos inapropiados y diseñados para adultos.

Más sociables

Pero los videojuegos también parecen tener una parte positiva, siempre que se usen con sentido común. En comparación con los que no juegan o con aquellos que los hacen con mucha frecuencia, los que lo hicieron durante menos de una hora -menos de un tercio de su tiempo libre al día-, parecían tener los más altos niveles de sociabilidad y fueron los más propensos a decir que estaban satisfechos con sus vidas. Además, éstos tenían menos problemas para hacer nuevas amistades y menos problemas emocionales.

Para el autor del estudio, Andrew Przybylski, «los resultados apoyan recientes experimentos en laboratorio que han identificado los aspectos negativos de los videojuegos». Sin embargo, advierte, ni jugar mucho ni hacerlo poco parece tener un importante impacto sobre los problemas de conducta de los niños en el mundo real.

En este sentido, apunta que aunque algunas investigaciones previas sobre formas no interactivas de entretenimiento han llevado a aconsejar sobre los plazos recomendables para jugar, sin embargo, estas directrices tienen poca base científica. Se sugiere que los beneficios relativos o los riesgos varían mucho en la forma en la que están estructurados y en los incentivos que ofrecen a los jugadores.

Fuente: www.abc.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.