Linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer

0
1618

El linfoma no Hodgkin (LNH) es un tipo de cáncer que se presenta en el sistema linfático del cuerpo y se desarrolla en las células llamadas linfocitos. Alrededor del 95% de los casos de este mal suele presentarse en adultos, debido a que el riesgo de padecer este tumor incrementa conforme la edad.

linfoma No hodkin“El linfoma no Hodgkin ocurre cuando un linfocito se vuelve anormal y se reproduce descontroladamente. Los linfocitos son glóbulos blancos que combaten infecciones u otras enfermedades y, además, están presentes en el tejido linfático que comprende los ganglios linfáticos, otros órganos del sistema inmune del organismo y del sistema productor de sangre”, explicó el Dr. Ricardo Montenegro, director médico de Roche Centroamérica y Caribe.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 366.454 adultos se diagnostican con LNH anualmente a nivel mundial.

Se conocen más de 60 subtipos de linfoma no Hodgkin, los cuales se clasifican de acuerdo con el tipo de célula y si son de lento o rápido crecimiento. Entre los más comunes están: el linfoma difuso de células B grandes, el linfoma folicular, linfoma de células del manto y el linfoma intestinal de células T, que puede ocurrir en personas no tolerables al gluten.

“El tejido linfático se encuentra en muchas partes del cuerpo; por ende, un linfoma no Hodgkin puede aparecer en casi cualquier zona del organismo, desde los ganglios linfáticos en el cuello o a lo interno del tórax, pelvis y abdomen, hasta en el estómago e intestinos, el bazo, la médula ósea, las adenoides y amígdalas, las regiones inguinales y las axilas predominantemente”, dijo el especialista.

Según los estudios, el principal factor es la edad, la mayoría de los casos se da en personas entre los 60 y 69 años o edades superiores. Ser hombre también es determinante, además de las deficiencias en el sistema inmunológico, haber estado expuesto a sustancias químicas y radiación, y padecer enfermedades autoinmunes, como lupus, artritis y esprúe celíaco.

Síntomas que alertan

El LNH puede causar varios síntomas según el lugar en el cual se ubique. Se puede confundir con signos de otras enfermedades o infecciones; sin embargo, si las señales continúan por más de dos semanas, es necesario visitar al médico.

Los ganglios linfáticos localizados en el cuello, las ingles y axilas pueden inflamarse constantemente sin producir dolor alguno, dar la sensación de llenura después de ingerir una pequeña cantidad de comida, se puede presentar una hinchazón y malestar en el abdomen que produce dolor, náuseas y vómito, presión en el pecho, dificultad para respirar o tos, fiebre sin razón, sudoraciones nocturnas, mucho cansancio sin causa alguna, anemia, infecciones graves o frecuentes y pérdida de peso inexplicable.

Para detectar un linfoma no Hodgkin, el paciente también deberá someterse a una biopsia, ya sea de los ganglios linfáticos inflamados o de otras áreas anormales detectadas previamente. Asimismo, se le pueden practicar otros exámenes para identificar la severidad del tumor, como pruebas de sangre, un ultrasonido completo de abdomen, una radiografía de tórax y, cuando el médico lo considera oportuno, una tomografía computarizada y una aspiración de la médula ósea con biopsia.

¿Cómo se trata?

Las opciones para tratar un linfoma no Hodgkin dependen de una serie de factores que el médico debe analizar primero, pues inciden en si el tratamiento debe ser simple o complejo, como lo son: la edad y la salud.

Analizados dichos factores, el especialista puede recomendar la mejor terapia para la enfermedad. La primera es la Espera Vigilante, utilizada en casos de linfomas poco agresivos, que no presentan síntomas, y el médico cuida de cerca al paciente sin darle tratamiento.

Para aquellos linfomas no Hodgkin en etapa I y II, los médicos pueden utilizar radioterapia. Si se presentan otros casos, también se puede aplicar la quimioterapia y la inmunoterapia.

Opinión del Dr. Ariel Amaru, Oncohematólogo, Instituto de Oncohematología de La Paz, Bolivia.

“El Linfoma no Hodgkin por lo general se presenta en pacientes jóvenes entre 25 a 35 y a partir de los 65 años. Es un tipo de cáncer que afecta mas que todo a los ganglios a nivel cervical y mediastino. Generalmente los síntomas principales son fiebre, sudoración por las noches, prurito y pérdida de peso del 10% de la masa corporal en los últimos seis meses.

La causa de la enfermedad no Hodgkin es desconocida hasta el momento, sin embargo se habla de factores ambientales, agentes infecciosos y cierto grado de tendencia hereditaria.

Esta enfermedad es altamente curable. Actualmente en nuestro Instituto de Oncohematología, el 85% de los pacientes con esta enfermedad son curados mediante el esquema Italiano “ABVD”. Este sistema se lo administra durante seis meses,  no es tóxico y los pacientes responden muy bien;  sin embargo como procedimiento de pronóstico necesitaríamos la TAC-PET que es un tipo de tomografía que ayuda a saber si habrá recidiva a futuro. Lastimosamente este equipo es muy caro y no lo tenemos en nuestro territorio.

En qué consiste la TAC-PET? el paciente consume un tipo de azúcar radioactiva y por medio del tomógrafo se puede captar el color rojo del metabolismo de las células, el cual indicaría si el paciente respondió favorablemente al tratamiento o necesita uno más agresivo.

De todos los pacientes oncológicos que se presentan en nuestro centro, el 30% tienen Linfoma no Hodgkin”.

Instituto de Oncohematología
zona Miraflores, calle Nicaragua No. 1611
esq. Francisco de Miranda
La Paz, Bolivia.

Fuentes:
prensalibre.cr
Dr. Ariel Amaru

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.