La hipertensión arterial también afecta a niños

0
506

El aumento de la presión arterial en forma crónica ya no es exclusivo de los adultos, dado que cada vez más se detectan nuevos casos en niños y adolescentes. Se trata, afirman, de un fenómeno relativamente nuevo que podría estar relacionado con el sedentarismo y la mayor ingesta de sal que se advierte en la franja más joven de la población.

hiperHasta hace poco, la hipertensión arterial era considerada una enfermedad casi exclusiva de los adultos, que en la mayoría de los casos padecían una “hipertensión primaria” es decir la que se presenta sin una enfermedad de base que la justifique. Por otro lado, que los casos de hipertensión primaria afectan, en general, a personas con sobrepeso u obesidad, hábitos sedentarios, diabetes o antecedentes familiares de hipertensión arterial. Los pocos casos en los que se diagnosticaba esta enfermedad en niños o preadolescentes estaban relacionados con la denominada “hipertensión secundaria”, que es una consecuencia de enfermedades renales. Pero el dato que más llama la atención a los especialistas es que en la actualidad los casos de “hipertensión primaria o esencial” están en aumento en especial en adolescentes, entre 12 y 18 años de edad.

Por otra parte, entre el 3,5 y el 5 por ciento de los niños puede sufrir hipertensión arterial; mientras que algunos expertos que siguen de cerca la evolución del problema advierten que no existen registros de mediciones de presión de la mitad de los chicos de entre 7 y 18 años, de manera que extrapolando cifras de diversos estudios estiman que ocho de cada 100 niños argentinos podría ser hipertenso. Se trata de un problema sanitario que debe ser tenido en cuenta ya que, según advierten los especialistas, padecer hipertensión arterial a temprana edad puede generar daños cardíacos, provocando hipertrofia del ventrículo izquierdo y predisponiendo a la formación de ateroesclerosis. Además, los chicos con hipertensión corren más riesgo de padecer una enfermedad coronaria cuando llegan a la edad adulta.

Debe tenerse en cuenta que, además, esta enfermedad no produce síntomas y que muchos pediatras no la controlan pese a que, como se dijo, se calcula que ocho de cada 100 niños podrían tener este factor de riesgo. En ese sentido, es necesario que tanto el sistema de salud, como la escuela y la familia promuevan hábitos más saludables en los chicos, porque se sabe que en la actualidad hay una marcada tendencia en los niños hacia el consumo de comidas ricas en carbohidratos y grasas, y con elevado contenido de sodio o azúcares. Para colmo, la gran cantidad de horas que los chicos pasan frente a computadoras, tabletas, teléfonos celulares o consolas de juego hacen que tengan cada vez menos actividad física. Es necesario que en el ámbito escolar se promuevan los kioscos saludables y se desaliente el sedentarismo como formas forma de prevenir riesgos relacionados con la hipertensión, un mal que si no se lo detecta a tiempo puede tener consecuencias sobre el corazón, los riñones y el cerebro. Se debe recordar, además, que los hábitos sedentarios están directamente ligados al incremento del peso; y en ese sentido preocupa que la permanencia de largas horas frente a la computadora, televisión o pantallas de juegos, hayan alcanzado proporciones de epidemia entre los niños y adolescentes argentinos, según señalan los expertos. Esas actividades no deberían exceder las dos horas diarias y los chicos deberían dedicar por lo menos una hora al día a la práctica de actividades físicas aeróbicas a fin de llevar una vida más saludable.

Fuente: diarionorte.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.