Frontoplastia o cirugía de reducción de frente

0
61

La cirugía de reducción de frente, también conocida como frontoplastia, reduce el tamaño de una frente alargada al extraer una porción de piel de la frente y crear una línea del pelo más baja. La distancia entre la línea del cabello y las cejas se reduce efectivamente. El grado de avance de la línea de implantación del pelo depende de variables como la altura de la línea, la laxitud del cuero cabelludo y las preferencias del paciente.

Habitualmente, la línea del cabello femenino comienza entre los 4 y 6 cm por encima de las cejas, en el punto de transición entre la frente vertical y donde se produce la inclinación hacia el cuero cabelludo. La frontoplastia traslada la línea del cabello a una posición más cómoda para el paciente, restaurando así la armonía facial.

Una cirugía de reducción de frente tiene muchos beneficios:

Acorta la distancia entre las cejas y la línea del pelo, restaurando la proporción y el equilibrio de la cara
Puede realizarse junto con un levantamiento de cejas/estiramiento de la frente, que suaviza la mayoría de las arrugas.

Una apariencia más juvenil
Reducción de la caída del cabello
Eliminación de las arrugas en la parte superior de la frente
Alteración de la línea del cabello (por ejemplo, la cirugía puede eliminar o crear un pico de viuda)

¿Soy un/a candidato/a para la frontoplastia?

Las personas que no están satisfechas con el tamaño de su frente son, en general, los candidatos para este procedimiento. Es probable que las mujeres obtengan mejores resultados, ya que no sufren la recesión del cabello en la misma medida que los hombres.

Sin embargo, los hombres también pueden beneficiarse de la cirugía, pero primero es conveniente una evaluación exhaustiva para determinar su idoneidad. Los hombres que se someten a una cirugía de reducción de frente deben ser conscientes de la naturaleza progresiva de la pérdida de cabello en los hombres y darse cuenta de que pueden ser necesarios otros procedimientos, como el trasplante de cabello, para mantener unos resultados óptimos.

Para los hombres que se están sometiendo a una cirugía de feminización facial (CFF), una frontoplastia es clave para lograr una apariencia facial más feminizada.

Los mejores candidatos para la cirugía de reducción de frente cumplirán con algunos de los siguientes criterios:

Una línea de implantación del cabello alta y una frente amplia
Individuos con cejas bajas, ya que en algunos casos la cirugía de reducción de frente puede ayudar a elevar las cejas a una posición más natural
Personas con una buena salud física y mental
Individuos con expectativas realistas sobre lo que la cirugía puede lograr
Hombres con densidad de cabello grueso y sin antecedentes familiares de pérdida de cabello
Hombres que tienen una nueva línea de pelo creada por injerto de cabello
Búsqueda de un cirujano
Encontrar el cirujano adecuado para realizar una frontoplastia es crucial. La cirugía de reducción de frente es un procedimiento especializado que requiere de conocimientos sobre:

Ángulos de incisión
Variaciones en la dirección del crecimiento del vello
Flexibilidad del cuero cabelludo
Asegurarse de que las cicatrices queden ocultas y sanen limpiamente
Preservación del riego sanguíneo
La localización de un cirujano que tenga una experiencia considerable y esté especializado en el procedimiento ayudará a asegurar buenos resultados.

Cuánto cuesta una frontoplastia

En promedio, el precio se sitúa entre los 4000 y 6000 euros. Sin embargo, hay diferentes variables que afectarán al importe:

Dónde se encuentra su cirujano plástico (los que operan en áreas metropolitanas más grandes tienden a cobrar más debido a mayores costes)
La reputación/experiencia de tu cirujano
La complejidad de tu caso particular (los casos quirúrgicos más complejos, como aquellos en los que la frente necesita ser bajada a una distancia significativa, o en los que la piel está muy tensa, llevan más tiempo).
Si se requiere o no un expansor de tejido (para estirar la piel)

Reservar una consulta con un cirujano es la mejor manera de obtener una idea precisa de cuánto te va a costa la cirugía de reducción de frente.

Preparación para la cirugía de reducción de frente

Estar en el mejor estado posible de salud física y mental antes de la cirugía es una de las maneras más efectivas de asegurar el mejor resultado posible.

Aquí hay algunos consejos para ayudarte en la preparación de la frontoplastia:

Revela tu historial médico completo al cirujano. Es importante especialmente que informes al cirujano si padeces una afección relacionada con los ojos como glaucoma, ojo seco o desprendimiento de retina. Otras condiciones médicas como presión arterial alta, un historial de cicatrices queloides o trastornos circulatorios también deben ser compartidos con el cirujano.

Informa al cirujano de cualquier cirugía plástica previa que te hayas realizado: por ejemplo, si te has sometido a un levantamiento de cejas/estiramiento de la frente, esto podría conllevar que no fueses apto en el momento para una cirugía de reducción de frente.
Indica todos los medicamentos que estás tomando. Se te dirá que dejes de tomar aspirina y medicamentos antiinflamatorios como Advil varias semanas antes de la cirugía para minimizar el sangrado y los moretones.
Tu cirujano también te proporcionará una lista de medicamentos o suplementos para la salud que debes evitar. Algunos medicamentos naturales y vitaminas pueden exacerbar el sangrado.
Evita el alcohol y los alimentos salados durante la semana previa a la cirugía para disminuir la retención de líquidos y la hinchazón.
Deja de fumar por lo menos un mes antes de la cirugía. Fumar puede tener un impacto perjudicial en la cicatrización de la cirugía y, en algunos casos, incluso puede causar la muerte del tejido (necrosis).
Ten un estado de salud óptimo antes de la cirugía: come alimentos nutritivos y sanos, descansa, haz ejercicio, bebe mucha agua. Una mente y un cuerpo sanos ayudarán a garantizar una recuperación rápida y acelerar la curación.

Al seguir las pautas preoperatorias del cirujano antes de la frontoplastia, estarás colaborando en la obtención de los mejores resultados posibles.

Cómo se realiza el procedimiento, paso a paso

La cirugía de reducción de frente generalmente tiene una duración de entre 2 y 3 horas y se realiza de acuerdo a los siguientes pasos:

El paciente es sedado con anestesia local o general, por vía oral o intravenosa.
El cirujano marca la línea del cabello y hace una incisión. La incisión es ondulada o puede seguir un patrón en zigzag para imitar la línea natural del cabello.
La piel por encima de la línea marcada es extirpada y la línea del pelo se adelanta.
La herida se sutura utilizando dos capas de puntos de sutura o clips quirúrgicos para asegurar una cicatrización limpia. Eventualmente, el cabello crecerá a través de estas incisiones, haciendo que la cicatriz sea indetectable.

Esta intervención puede reducir la línea del cabello hasta 5 cm. En los casos en los que la línea se deba reducir más de 6 cm (un procedimiento más invasivo y complejo), se utiliza un expansor temporal de tejido debajo del cuero cabelludo.

Un expansor de tejido es un dispositivo similar a un globo, inflado con agua salada, que ayuda a estirar la piel y a desarrollar nuevas células antes de la cirugía. Después de 4-8 semanas, la piel del cuero cabelludo aumenta debido al crecimiento y estiramiento, y se retira el expansor. En algunos casos, el cirujano recomendará que se realice una pequeña cantidad de injerto de pelo para así hacer más gruesa la línea del cabello y optimizar los resultados.

Recuperación de una frontoplastia

La cirugía de reducción de frente generalmente no requiere un período de recuperación significativo. La mayoría de los pacientes se sienten lo suficientemente bien como para regresar al trabajo después de algunos días de descanso. Sin embargo, puede mantenerse la hinchazón y moretones durante unas semanas alrededor de la frente, la cabeza o incluso en el área de los ojos.

Durante la consulta, pide al cirujano que te muestre imágenes de pacientes en varias etapas de curación postoperatoria para que puedas tener una idea de cómo será y qué esperar.

La primera semana después de la cirugía:

Después de la cirugía, tu cabeza estará envuelta en vendajes para minimizar el dolor y la hinchazón. Mantén los vendajes hasta que el cirujano te lo indique. Los apósitos deben permanecer en el sitio de la incisión hasta que los puntos ya no sean necesarios.
Las compresas de hielo ayudarán a aliviar cualquier dolor e hinchazón. Los analgésicos recetados también te ayudarán si experimentas molestias prolongadas. Debes reportar cualquier dolor severo al cirujano.
Algunos cirujanos pueden recetar antibióticos para reducir la probabilidad de que ocurra una infección.
Mantén la cabeza en una posición elevada cuando duermas durante los primeros días tras la cirugía.
Es normal experimentar algo de entumecimiento en la parte frontal del cuero cabelludo detrás de la incisión. Este entumecimiento puede durar unos días o varios meses mientras los nervios vuelven a crecer.
Se pueden presentar picores alrededor de la línea de incisión a medida que las terminaciones nerviosas vuelven a crecer. Esta es una buena señal de que el cuero cabelludo está sanando.
Las suturas serán retiradas después de una semana si no son de la variedad disoluble.
Puedes lavarte el cabello dos días después de la cirugía.

Perspectivas a largo plazo:

Alguna pérdida de cabello en la parte frontal del cuero cabelludo podría ocurrir entre las 2 y 4 semanas después de la cirugía. Después de un ‘período de descanso’ de varios meses, el cabello volverá a crecer.
Evita el ejercicio extenuante como nadar, levantar objetos pesados, ir al gimnasio o correr durante al menos dos semanas, o hasta que el cirujano te aconseje que puedes reanudar dichas actividades.
La inflamación puede permanecer durante varias semanas o meses después de la frontoplastia. Las personas se curan a ritmos diferentes, pero ten la seguridad de que toda la hinchazón disminuye gradualmente.

Efectos secundarios, riesgos y complicaciones
Al igual que cualquier procedimiento quirúrgico, la cirugía de reducción de frente conlleva riesgos. Una comunicación honesta con el cirujano sobre tu historial médico o cualquier factor que pueda complicar la cirugía o recuperación ayuda a mitigar los riesgos y maximizar los resultados.

Sigue los consejos del cirujano a rajatabla antes y después de la cirugía. Él o ella te proporcionarán pautas que te ayudarán a prepararte con seguridad para la intervención y a recuperarte rápidamente después.

Sin embargo, algunas de las complicaciones que pueden surgir como resultado de la frontoplastia incluyen:

Infección como resultado de una mala cicatrización de la herida
Sangrado
Entumecimiento en la incisión y en la parte frontal del cuero cabelludo hasta que los nervios vuelvan a crecer; un pequeño número de pacientes podrían experimentar entumecimiento permanente
Acumulación de líquido en el sitio de la herida (seroma)
Asimetría facial (generalmente se corrige a medida que progresa la curación)
Cicatrices visibles (en los raros casos en que esto ocurre, los injertos de cabello pueden ocultar las cicatrices)
Las personas con tonos de piel más oscuros podrían tener una cicatriz más visible.
Moretones que pueden extenderse hasta los ojos (los moretones generalmente desaparecen en un par de días)
Caída del cabello alrededor de la cicatriz: puede ser temporal o permanente
Pérdida de movilidad y expresión en el área de la frente (los efectos son similares al Botox). Esta pérdida de movilidad es temporal, aunque en algunos casos podría ser permanente.
Puede ser necesaria una revisión o cirugía secundaria

Resultados

Afortunadamente, el tiempo de recuperación es relativamente rápido. No tendrás que esperar mucho para poder disfrutar de los resultados. Cualquier moretón o hinchazón por lo general desaparecerá rápidamente. Unos pocos días después del procedimiento la mayoría de los pacientes pueden ocultar el hecho de que se han sometido a la cirugía y volver a la vida cotidiana, disfrutando de su nuevo aspecto.

Sin embargo, tener expectativas realistas de cómo te verás después de la cirugía es esencial para disfrutar del resultado postoperatorio. Recuerda, el cambio se parecerá más a una mejora sutil que a una transformación radical. Pide consejo al cirujano sobre la mejor manera de mantener y prolongar los resultados.

Preguntas Frecuentes

¿Es posible obtener una línea de nacimiento del pelo más redondeada con la cirugía de reducción de frente?
Un injerto de pelo se puede realizar posteriormente para redondear la línea del cabello y complementar la cirugía de reducción. En algunos casos, es posible realizar el injerto de cabello en el momento de la cirugía. Generalmente se obtienen mejores resultados al separar los dos procedimientos.

¿La frontoplastia levanta las cejas?

Generalmente, la mayoría de las técnicas quirúrgicas de reducción de frente no levantan las cejas notablemente. Algunos pacientes eligen someterse a un levantamiento de cejas/estiramiento de la frente al mismo tiempo que a una cirugía de reducción de frente para un rejuvenecimiento completo del tercio superior de la cara. Consulta con el cirujano acerca de hasta qué punto la reducción de la frente levantará las cejas.

¿Pueden los hombres y las mujeres someterse a una cirugía de reducción de frente?

Las mujeres tienden a ser mejores candidatas para una frontoplastia. En ellas es menos probable que la línea de implantación del cabello retroceda con la edad. Sin embargo, si eres un hombre sin antecedentes familiares de pérdida de cabello o recesión, puedes realizarte la intervención.

¿Cuáles son los riesgos asociados a la frontoplastia?

En manos de un cirujano con experiencia, la probabilidad de que ocurran complicaciones disminuye considerablemente. Sin embargo, se han reportado casos poco frecuentes de cicatrices visibles, pérdida de cabello, entumecimiento permanente, sangrado o infección como resultado de la cirugía.

plastia.org

Artículo anteriorPRÓTESIS DE MAMA – DR. JORGE PEÑARRIETA
Artículo siguienteRejuvenecimiento en la zona orbital
Rembert Lijeron Arias

DR. REMBERT LIJERON ARIAS

FORMACIÓN ACADÉMICA

  • Médico Cirujano graduado de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”. 1995-2001. Santa Cruz, Bolivia
  • Especialización en Cirugía General realizada en el Hospital Municipal Universitario “San Juan de Dios”. 2001-2002. Santa Cruz; Bolivia
  • Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva realizada en la Real y Benemérita Asociación Portuguesa de Beneficencia Hospital “San Joaquín” y en el Hospital “Heliópolis”. 2003-2007. Sao Paulo, Brasil.

MEMBRESIAS

  • Miembro Titular de la Sociedad Boliviana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva. Desde Agosto, 2007.
  • Miembro de la Sociedad Iberoamericana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva. Desde Octubre, 2007.
  • Miembro Titular de la Academia Brasilera de Estética. Desde Diciembre, 2006.

CONSULTA PRIVADA

CENTRO MÉDICO NIÑO JESUS
Consultorio 307
Av. Cañoto esq. Rafael Peña
+591 3 3332266 Int. 3307
Cel: +591 70027009
Santa Cruz, Bolivia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.