El 45% de consultas por alergia son por reacción a los fármacos

0
183

Casi la mitad de las consultas registradas en la Unidad de Alergia del hospital Reina Sofía son sospecha de reacción a medicamentos, según la alergóloga responsable de este área, Carmen Moreno, que alertó sobre la práctica cada vez más habitual de la automedicación, el perfil de las personas que sufren una alergia de este tipo son generalmente pacientes mayores polimedicados en los que se desarrolla esta reacción adversa siempre por la exposición repetida a un determinado fármaco.

alergia 1“La primera vez que se toma un medicamento nunca pasa nada”. Tras esa primera ingesta, el sistema inmunitario produce un anticuerpo contra ese fármaco, a partir del cual se dan los síntomas de la alergia. De ahí que la mayoría de las alergias se dan cuando un fármaco se toma de forma intermitente y no como parte de un tratamiento.

La doctora Moreno, que insistió en que “la reacción alérgica depende tanto de la toxicidad del medicamento como de las características del individuo”, explicó que las sustancias que generan mayores problemas son los antibióticos (penicilina y derivados) y antiinflamatorios como el ibuprofeno o el metamizol (Nolotil).

Las manifestaciones más comunes en caso de alergia son de tipo cutáneo, con urticarias, rojeces, picores y ronchas generalizadas por todo el cuerpo, aunque puede haber vómitos o náuseas. También es frecuente la hinchazón de las partes más blandas del cuerpo, como los labios, los párpados, las orejas o los testículos. En algunos casos, los síntomas son de tipo respiratorio, con rinitis, moqueo o picor en la nariz. Si el cuadro es especialmente grave, cursa con asma y puede derivar en una anafilaxia potencialmente mortal.

Un factor a tener en cuenta, según la alergóloga Carmen Moreno, es que las alergias no se heredan y que el riego de ser alérgico a un medicamento en hijos o familiares de alérgicos es el mismo que en el resto de la población. Para evitar los riesgos que implica una reacción alérgica, es muy importante “no automedicarse” y tener el máximo de información de los fármacos que se toman en cada momento, para que en caso de reacción “los médicos puedan actuar con rapidez, ya que la situación es muy difícil de manejar cuando se desconoce qué clase de pastillas ha tomado el paciente, algo muy común en los mayores”.

Fuente:www.diariocordoba.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.