Coronavirus y síndromes respiratorios agudos (COVID-19, MERS y SARS)

0
43

Los coronavirus son virus RNA con envoltura que causan enfermedades respiratorias de diversa gravedad, desde el resfriado común hasta la neumonía mortal.

Numerosos coronavirus, descubiertos en aves de corral domésticas en la década de los años 1930, causan enfermedades respiratorias, gastrointestinales, hepáticas y neurológicas en animales. Únicamente se conocen 7 coronavirus causantes de enfermedad en los seres humanos.

La mayoría de las veces, 4 de los 7 coronavirus causan síntomas de resfriado común. Los tipos 229E y OC43 son los responsables del resfriado común; se descubrieron los serotipos NL63 y HUK1, que también se asociaron con el resfriado común. En raras ocasiones se pueden producir infecciones graves de las vías respiratorias inferiores, incluida la neumonía, sobre todo en lactantes, personas mayores y personas inmunocomprometidas.

Tres de los 7 coronavirus causan infecciones respiratorias en los seres humanos mucho más graves e incluso a veces mortales que los demás coronavirus y han causado brotes importantes de neumonía mortal en el siglo XXI:

  • SARS-CoV2 es un nuevo coronavirus identificado como la causa de la enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19) que comenzó en Wuhan, China, a fines de 2019 y se ha diseminado por todo el mundo.
  • El MERS-CoV se identificó en 2012 como la causa del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS).
  • El SARS-CoV fue identificado en 2002 como la causa de un brote de síndrome respiratorio agudo grave (SARS).

Estos coronavirus que causan infecciones respiratorias graves son patógenos zoonóticos, que comienzan en animales infectados y se transmiten de los animales a las personas.

COVID-19

COVID-19 es una enfermedad respiratoria aguda, a veces grave, causada por un nuevo coronavirus SARS-CoV2.
Se informó de la presencia de COVID-19 por primera vez a fines de 2019 en Wuhan, China, y desde entonces la infección se ha extendido ampliamente en China y en todo el mundo. Para obtener información actualizada sobre el número de casos y muertes, véase Centers for Disease Control and Prevention: 2019 Novel Coronavirus y World Health Organization’s Novel Coronavirus (COVID-2019) situation reports (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: nuevo coronavirus 2019 e Informes de situación de la Organización Mundial de la Salud sobre el nuevo coronavirus).

Transmisión de COVID-19

Los primeros casos de COVID-19 se relacionaron con un mercado de animales vivos en Wuhan, China, lo que sugiere que el virus se transmitió inicialmente de los animales a los seres humanos. La diseminación de persona a persona se produce a través del contacto con secreciones infectadas, principalmente a través del contacto con gotitas respiratorias grandes, pero también podría ocurrir a través del contacto con una superficie contaminada por gotitas respiratorias; no se sabe con certeza si la infección se puede contraer por vía fecal-oral o qué papel desempeñan los aerosoles (pequeñas gotitas respiratorias) en la transmisión. Tampoco se sabe con certeza con qué facilidad se propaga este virus de persona a persona o cuál será la sostenibilidad de la infección en una población, aunque parece más transmisible que SARS y la propagación es probablemente más similar a la de la gripe.

Los superdifusores desempeñaron un papel extraordinario en la conducción del brote de SARS de 2003 y también pueden desempeñar un papel importante en el brote actual de COVID-19. Un superdifusor es un individuo que transmite una infección a un número significativamente mayor de personas que un individuo infectado promedio.

Se están aplicando medidas de cuarentena y aislamiento en un intento por limitar la propagación local, regional y global de este brote.

Signos y síntomas

Las personas con COVID-19 pueden tener pocos síntomas o ninguno, aunque algunas enferman gravemente y mueren. Los síntomas pueden consistir en fiebre, tos y disnea. Los pacientes con enfermedad más grave pueden presentar linfopenia y hallazgos en las imágenes de tórax compatibles con neumonía. No se sabe con certeza cuál es el tiempo exacto de incubación; las estimaciones van de 1 a 14 días. Las estimaciones de la tasa de mortalidad inicial procedentes de China (2,3% en la serie de casos más amplia) indican que parece menos grave que el SARS (10%) o el MERS (35%); la mortalidad aumenta con la edad (1).

Referencia de los signos y los síntomas

1. Wu Z, McGoogan JM: Características y lecciones importantes sobre el brote de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) ocurrido en China: Resumen de un informe de 72.324 casos elaborado por el Centro de Control y Prevención de enfermedades de China. JAMA, 24 de febrero de 2020. doi: 10.1001/jama.2014.6368. [Publicación electrónica previa a su impresión en papel]

Diagnóstico

  • Reacción en cadena de la polimerasa con transcripción reversa en tiempo real (RT-PCR) de las secreciones respiratorias inferiores y del suero

En Estados Unidos, en este momento las pruebas de diagnóstico para COVID-19 se pueden hacer solo en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) tras la aprobación de los funcionarios locales de salud pública; se solicitan muestras clínicas procedentes de diferentes lugares, incluidas muestras tanto de las vías respiratorias inferiores como de las superiores. Se pueden recoger y almacenar otros tipos de muestras (p. ej. heces, orina). Por razones de bioseguridad, los CDC recomiendan que las instituciones locales no intenten aislar el virus en el cultivo celular ni realizar la caracterización inicial de los agentes virales en pacientes con sospecha de infección COVID-19.

Los CDC recomiendan la evaluación de los pacientes que cumplen los criterios siguientes (véase CDC: Evaluating and Reporting Persons Under Investigation [CDC: Evaluación y comunicación de las personas sujetas a investigación]):

  • Fiebre o síntomas de enfermedad de las vías respiratorias inferiores (p. ej. tos o disnea) Y contacto cercano con un paciente con COVID-19 confirmado por laboratorio dentro de los 14 días siguientes al inicio de los síntomas; el contacto cercano se define como (a) estar a menos de unos 2 metros de un caso de COVID-19 durante un período prolongado mientras se atiende, se convive, se visita o se comparte una sala de espera de atención médica o una habitación con un caso de COVID-19 O (b) se tiene contacto directo con secreciones infecciosas de un caso de COVID-19 sin usar el equipo de protección personal recomendado
  • Fiebre y síntomas de enfermedad de las vías respiratorias inferiores (p. ej. tos o disnea) Y antecedentes de viajes desde la provincia china de Hubei dentro de los 14 días posteriores al inicio de los síntomas
  • Fiebre y síntomas de enfermedad de las vías respiratorias inferiores (p. ej. tos o disnea) que requieren hospitalización Y antecedentes de viajes desde China dentro de los 14 días posteriores al inicio de los síntomas; O, con independencia de los antecedentes de viaje, un miembro de un grupo de pacientes que requiere hospitalización con enfermedad aguda grave de las vías respiratorias inferiores (p. ej. neumonía) de etiología desconocida en la que se está considerando la presencia de COVID-19

Si alguno de estos criterios está presente, se debe informar de inmediato al personal de control de infecciones del centro de salud y al departamento de salud local o estatal.

Tratamiento

  • Sintomático

El tratamiento de COVID-19 es sintomático. No se dispone de ninguna vacuna, fármaco antiviral u otro tratamiento específico.

Para ayudar a prevenir la propagación a partir de los casos sospechosos, los profesionales de la salud deben utilizar precauciones convencionales para los contagios por contacto y por el aire con protección ocular. (Véase CDC: Interim Infection Prevention and Control Recommendations [Centros de Control de Enfermedades: prevención transitoria de la infección y recomendaciones de control].)

Más información

CDC Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) information for healthcare professionals (Información de los Centros de Control de Enfermedades sobre la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) para profesionales de la salud)
World Health Organization’s Coronavirus disease (COVID-19) technical guidance (Directrices técnicas de la Organización Mundial de la Salud sobre la enfermedad por coronavirus 2019 [COVID-19])
World Health Organization’s Novel Coronavirus (COVID-2019) situation reports (Informes de situación de la Organización Mundial de la Salud sobre la enfermedad por el nuevo coronavirus 2019 [COVID-19])

Síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS)

El síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS por sus siglas en inglés) es una enfermedad respiratoria aguda grave causada por el coronavirus MERS (MERS-CoV).
La infección por MERS-CoV fue informada por primera vez en septiembre de 2012 en Arabia Saudita, pero en forma retrospectiva se confirmó un brote en abril de 2012 en Jordania. A lo largo de 2019, en todo el mundo, se notificaron cerca de 2500 casos de infección por MERS-CoV (con al menos 850 muertes relacionadas) procedentes de 27 países; todos los casos de MERS se han vinculado a través de viajes o residencia en países de la Península Arábiga y sus alrededores, con > 80% de afectación en Arabia Saudita. El mayor brote conocido de MERS fuera de la Península Arábiga se produjo en la República de Corea en 2015. El brote se asoció con un viajero que regresaba de la Península Arábiga. También se han confirmado casos en países de toda Europa, Asia, Norte de África, Oriente Medio y Estados Unidos, en pacientes que fueron trasladados allí para su atención o que enfermaron después de regresar de Oriente Medio.

Los estudios preliminares de seroprevalencia indican que la infección no es generalizada en Arabia Saudita.

La Organización Mundial de la Salud considera que el riesgo de contraer la infección por MERS-CoV es muy bajo para los peregrinos que viajan a Arabia Saudita para dirigirse a Umrah y Hajj. Para obtener información adicional sobre las peregrinaciones a Oriente Medio, véase World-travel advice on MERS-CoV for pilgrimages (Consejos sobre la infección por MERS-CoV para los viajeros que realizan peregrinaciones de alcance mundial).

La mediana de edad de los pacientes infectados por MERS-CoV es de 56 años, y la relación sexo masculino:femenino es de alrededor de 1,6:1. La infección tiende a ser más grave en pacientes de edad avanzada y con un cuadro preexistente como diabetes, cardiopatía crónica, o nefropatía crónica.

Transmisión del MERS-CoV

El MERS-CoV puede transmitirse de persona a persona por contacto directo, gotitas respiratorias (partículas > 5 micrómetros) o aerosoles (partículas < 5 micrómetros). Se ha establecido la transmisión de persona a persona a partir del desarrollo de la infección en individuos cuyo único riesgo fue el contacto estrecho con pacientes que tenían MERS. Se cree que el reservorio del MERS-CoV son camellos dromedarios, pero se desconoce el mecanismo de transmisión de los camellos a los seres humanos. La mayoría de los casos notificados se referían a la transmisión directa de persona a persona en entornos de atención médica. Si se sospecha un MERS en un paciente, las medidas de control de infecciones deben iniciarse rápidamente para evitar la transmisión en entornos de atención médica.

Signos y síntomas

El período de incubación para el virus MERS-CoV es de alrededor de 5 días.

La mayoría de los casos informados ha implicado enfermedad respiratoria grave que requiere internación, con una tasa de mortalidad por caso de alrededor del 35%; sin embargo, al menos el 21% de los pacientes tenía síntomas leves o inexistentes. Son comunes la fiebre, los escalofríos, la mialgia y la tos. Los síntomas gastrointestinales (diarrea, vómitos, dolor abdominal) aparecen en casi un tercio de los pacientes. Las manifestaciones pueden ser lo bastante graves como para requerir tratamiento en una unidad de cuidados intensivos pero, recientemente, la proporción de estos casos ha disminuido marcadamente.

Diagnóstico

  • Reacción en cadena de la polimerasa con transcripción reversa en tiempo real (RT-PCR) de las secreciones respiratorias inferiores y del suero

Debe sospecharse MERS en pacientes que tienen una infección respiratoria baja febril aguda no explicada y que tienen alguna de las siguientes características dentro de los 14 días del inicio de los síntomas.

  • Viajan o residen en un área donde recientemente se ha informado de MERS o dónde podría haber ocurrido la transmisión
  • Contacto con un centro de atención médica donde se ha transmitido el MERS
  • Contacto cercano con un paciente enfermo con sospecha de MERS

El MERS también debe sospecharse en pacientes que han tenido contacto cercano con un paciente con sospecha de MERS y que tienen fiebre, en forma independiente de la presencia de síntomas respiratorios. Las recomendaciones más recientes están disponibles en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (MERS: Interim Guidance for Healthcare Professionals [MERS: directrices transitorias para los profesionales de la salud]). Las pruebas deben incluir RT-PCR en tiempo real de las secreciones respiratorias superiores e inferiores, idealmente tomadas de diferentes sitios y en diferentes momentos. Deben obtenerse muestras de suero del paciente y de todos sus contactos cercanos, incluso los asintomáticos, y de los trabajadores de la salud (para identificar MERS leves o asintomáticas). El suero se obtiene inmediatamente después de la sospecha de MERS, o después de que los contactos se han expuesto (suero agudo) y 3 o 4 semanas después (suero de convalescencia). Las pruebas se realizan en departamentos de salud estatales o en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. En todos los pacientes se observan anomalías en las imágenes de tórax, que pueden ser sutiles o extensas, unilaterales o bilaterales. En algunos pacientes, los niveles de LDH y AST son elevados, y las concentraciones de plaquetas y linfocitos son bajas. Pocos pacientes sufren una lesión renal aguda. Pueden desarrollarse coagulación intravascular diseminada y hemólisis.

Tratamiento

  • Soporte

El tratamiento del MERS es sintomático. Para ayudar a prevenir la propagación a partir de los casos sospechosos, los profesionales de la salud deben utilizar precauciones estándar para los contagios por contacto y por el aire. No hay vacuna.

Más información

Centers for Disease Control and Prevention: Middle East Respiratory Syndrome (MERS) information for healthcare professionals (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: información sobre el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio [MERS] para los profesionales de la salud) World Health Organization: Middle East respiratory syndrome coronavirus (MERS-CoV) (Organización Mundial de la Salud: coronavirus del Síndrome Respiratorio de Oriente Medio [MERS-Cov])

Síndrome respiratorio agudo severo (SARS)

Síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) es una enfermedad respiratoria aguda causada por el coronavirus SARS (SARS-CoV).

El SARS es mucho más grave que otras infecciones por coronavirus. El SARS es una enfermedad seudogripal que en ocasiones culmina en insuficiencia respiratoria progresiva grave.

El CoV-SARS se detectó por primera vez en la provincia de Guangdong, en China, en noviembre de 2002, desde donde se diseminó a más de 30 países. En este brote se informó de > 8000 casos en todo el mundo, con 774 muertes (una tasa de mortalidad de alrededor del 10%, que varió significativamente según la edad, desde < 1% en personas ≤ 24 años a > 50% en las de ≥ 65 años). La primera vez que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades desaconsejaron viajar a una región fue durante el brote de SARS-CoV. Este brote cedió y no se comunicaron nuevos casos desde 2004. Se presume que la fuente inmediata eran gatos civeta, que se vendían como alimento en un mercado de animales vivos y que probablemente habían sido infectados por el contacto con un murciélago antes de ser capturados para la venta. Los murciélagos son huéspedes frecuentes de los coronavirus.

SARS-CoV se transmite de una persona a otra por contacto personal cercano. Se cree que se transmite más fácilmente por las gotitas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose o estornuda.

El diagnóstico del SARS se basa en la evaluación clínica y el tratamiento es sintomático. La coordinación de las prácticas de control de infecciones rápidas y rígidas ayudó a controlar el brote de 2002 rápidamente.

Aunque no se han informado nuevos casos desde 2004, el SARS no debe considerarse erradicado porque el virus causante tiene un reservorio animal del cual posiblemente podría resurgir.

msdmanuals.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.