6 ideas erradas sobre el examen más odiado por las mujeres: El Papanicolau

0
599

Escuchamos constantemente en las campañas de la televisión que hay que ir una vez al año al ginecólogo y someterse a varios importantes chequeos. Uno de los principales es el Papanicolau, el cual detecta la presencia de células precancerígenas en el cuello del útero, lo que a futuro podrían desencadenar un cáncer.

papanicolau

Miedo al examen, falta de tiempo, poca preocupación y hasta desconocimiento son las causas por las que las chilenas no se someten a este prueba. De hecho, una encuesta descubrió que el 48,5% no se someten al test por flojera o porque se preocupan más por la salud de otros familiares. Preocupante, si se considera que el cáncer cervicouterino es la sexta causa de muerte entre las féminas de Chile.

ara animar a que las mujeres se sometan a este examen, el ginecólogo y oncólogo Carlos Rencoret decidió acabar con los 6 principales mitos que han surgido en torno al Papanicolau. Este afirma que toda mujer sexualmente activa debería considerarlo en su rutina. “Es una práctica que se debe adoptar con regularidad durante toda la vida, incluso pasada la menopausia. En nuestro país las mujeres dejan de lado la prevención y sólo son conscientes cuando ya se ha diagnosticado la enfermedad”, afirma este experto.

Aquí despejamos las principales 6 inquietudes de las mujeres.

Mito 1: “El examen Papanicolau es muy molesto y doloroso”.

Según este médico, si el examen es tomado de manera adecuado, la muestra es indolora. Según Rencoret “cuando se introduce el separador vaginal (espéculo) no es una experiencia agradable, pero tampoco dolorosa y sólo toma menos de un minuto”.

Mito 2: “No es necesario realizarse el Papanicolau”.

Incorrecto: esta pruebe debe realizarse de manera anual, incluso si se ha recibido la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano. La primera muestra ojalá debe tomarse 3 años después de la primera relación sexual e incluso, antes.

“El PAP permite detectar lesiones precancerígenas en el cuello del útero, y tras su detección y tratamiento en más del 90% de los casos resulta exitoso, pues no se desarrolla el cáncer”, afirmó este ginecólogo.

Mito 3: “Soy demasiado joven para hacerme el Papanicolau”

No importa la edad que se tenga: una vez iniciada la vida sexual, la mujer debe someterse a este examen una vez al año.

Mito 4: “Me puedo hacer un examen de Papanicolau en cualquier momento”

Hay un par de recomendaciones que deben seguirse: ojalá no estar menstruando, ya que la presencia de flujos puede alterar los resultados. Además, no utilizar ningún medicamento intravaginal en la noche previa a la toma y no tener relaciones sexuales los tres días previos a la toma de la muestra.

Mito 5: “Mi médico me hizo un examen ginecológico, que es lo mismo que un Papanicolau.

Se trata de dos examenes distintos: mientras que el examen ginecológico revisa de manera visual y táctil el cuello uterino y otras partes anatómicas femeninas, el Papanicolau recoge células del cuello uterino, que después son analizadas en un laboratorio.

Mito 6: Mi examen de Papanicolau fue anormal, lo que quiere decir que tengo cáncer.

Obtener resultados anormales indica la existencia de células que deben ser examinadas, por lo que el especialista recomendará un estudio específico para determinar si es cáncer u otra condición.

Cambios relacionados con inflamación no suelen ser motivo de alarma, mientras que las alteraciones en las células escamosas pueden ser de bajo riesgo o alto riesgo para cáncer, por lo que deben ser vigiladas de cerca.

Este médico asegura que “probablemente será necesario exámenes de confirmación diagnóstica tales como una colposcopía y/o una biopsia para probar la presencia de células cancerosas. Un Papanicolau anormal puede indicar una condición precancerosa que puede ser tratada. Asimismo, un PAP negativo, no siempre quiere decir que la mujer no tiene cáncer”, profundizó.

Opinión

La Dra. Marcela Gonzales de Schmidt, Ginecóloga-Obstetra de La Paz, Bolivia, nos comenta:

“El examen de papanicolau es un detector fabuloso y muy sensible para determinar cáncer de cérvix . Dentro de los estudios es el más económico.

Una mujer desde que tiene su primera relación sexual, tiene que hacer su examen de papanicolau cada año de rutina, por salud y sin duda por higiene.

En el Seguro de la Caja Petrolera y en Prosalud, todas las pacientes tienen que hacerse este examen. ¿cómo lo hacemos? Actualmente con la escobilla de Burst que es un instrumento pequeño el cual se introduce algunos centrímetros por la vagina hasta el cuello uterino y tomamos la muestra cuidadósamente de manera que la paciente se sienta muy cómoda, no tenga dolor o molestia alguna. Ahora, para introducir este instrumento colocamos el espéculo previamente para abrir el cervix, éste tiene que ser de acuerdo al tamaño de la vagina de cada mujer.

Posteriormente si el examen citológico es negativo, vale decir no presentan células anormales, se le hace control nuevamente al cabo de un año. En caso de ser positivo,  se realiza la colposcopía.

La colposcopía es un examen más sofisticado en el que se determina con más precisión la lesión y el lugar donde se encuentra. Se utiliza un aparato que se introduce al cervix y se va observando la forma de las células endocervicales. Por medio de éste se hace la biopsia dirigida y después de la examinación del tejido, se puede determinar si es una lesión de bajo grado, alto grado o cáncer propiamente dicho.

Quién causa el cáncer de cervix? El papiloma Virus Humano es un virus de transmisión sexual y es el agente causal. Con vacunas antes de tener relaciones sexuales, se puede prevenir. Su tiempo de incubación es aproximadamente cuatro años y durante este tiempo no genera síntomas ni signos, pero después de este lapso puede complicarse y generar cáncer.

Entonces como prevención es importante asistir al especialista y realizar anualmente el exámen de papanicolau”. Indica.

Dra. Marcela Gonzales de Schmidt Ginecóloga Obstetra Clínica Europa Av.Carrasco No. 1405 La Paz – Bolivia

Fuentes: pagina7.cl
Dra. Marcela Gonzales de Schmidt

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.