10 claves a la hora de someterse a un aumento de pecho

0
101

1. Definir el tipo de operación.

elevación de mamas¿Es realmente un aumento de pecho la cirugía que necesita la paciente? En muchas ocasiones las mujeres que buscan mejorar el aspecto de sus mamas tienen la creencia de que el aumento es la única cirugía que existe para lograr la mejoría deseada. Sin embargo, según el caso, puede ser necesario realizar la elevación de la mama o la expansión de la glándula para tratar algunas características propias de cada persona. Será el cirujano quien pueda indicar estos complementos para obtener el mejor resultado.

2. La elección del centro y el médico.

Elegir un centro y un cirujano plástico es uno de los aspectos cruciales a la hora de someterse a una operación estética. El médico debe transmitir confianza y desarrollar un diagnostico personalizado y adaptado a las peculiaridades de la paciente. Sin duda, el mejor currículo de un cirujano plástico es su álbum de fotos, por lo que es importante que muestre su experiencia con imágenes de antes-después.

3. Plan quirúrgico.

Durante el diagnóstico, el cirujano debe trasladar a la paciente las características de su pecho que pueden determinar el resultado, la más común de estas es la asimetría mamaria (tanto de forma, volumen y posición). Asimismo, otros factores que van a determinar el plan quirúrgico están vinculadas a las peculiaridades de la piel o la forma del tórax, entre otras.

4. El tamaño.

Cada caso es único y así debe estudiarse. Sin embargo, la talla más demandada entre las mujeres que se someten a una operación de aumento es la 95. También es cierto que cuanto más pequeños sean los implantes, menores complicaciones tendrá la paciente tanto a corto como a largo plazo. La mayor durabilidad es una de las ventajas de los implantes pequeños, ya que el resultado puede ser de por vida. Los implantes excesivamente grandes pueden atrofiar los tejidos de las mamas y ocasionar problemas por el peso.

5. Una decisión personal.

Someterse a cirugía es una decisión que las mujeres suelen consultar con familiares, amigos y pareja. Sin embargo, es conveniente que decisión final sobre el tamaño sea de la paciente, es ella quien debe sentirse cómoda con su elección.

6. Recuperación.

La mamoplastia de aumento es una cirugía en la que se producen heridas. Aunque no estemos tratando una enfermedad, nos estamos sometiendo a una cirugía con sus consecuencias y con sus riesgos, por lo que requiere la misma necesidad de recuperación que cualquier otra intervención. Será el cirujano quien explique a la paciente todos los aspectos del postoperatorio.

7. Advertencias.

Es importante no realizarse este tipo de intervención ni estando embarazada, ni en planes de embarazo, así como después de los primeros seis meses tras un periodo de lactancia.

8. Después de la cirugía.

Es recomendable programar unas jornadas de descanso y apoyo en los días posteriores a la intervención.

La paciente necesitará ayuda para sentirse segura y recuperarte de la manera más cómoda. Es imprescindible seguir todas las indicaciones del cirujano, aclara con él todas las dudas y no seguir indicaciones de otras fuentes.

9. Resultado.

Los resultados de la operación no serán notorios de inmediato. Es totalmente normal que al principio pueda producirse inflamación, moratones o, incluso, que las prótesis estén algo altas. Puede suceder también que cada mama evolucione de distinta manera, pero cuando hayan pasado entre tres y seis meses ya podrá verse el efecto real y final de la cirugía.

10. Revisiones.

Es muy recomendable realizarse revisiones no solo durante las primeras semanas y meses tras la operación, sino también hasta un año después de la misma. De hecho, mi recomendación a las pacientes es que realicen visitas periódicas de forma anual a su cirujano.

Fuente: consalud.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.