Una mala salud bucodental puede afectar a la salud general de la mujer en diferentes etapas de su vida

Una mala salud bucodental puede afectar a la salud general de la mujer en diferentes etapas de su vida, según han señalado los expertos que están participando estos días en Granada en la “XLVII Reunión Nacional de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA)” y en la “III Reunión de Higiene Bucodental”.

salud-bucodentalA juicio de los especialistas, los cambios hormonales que experimenta la mujer en determinadas etapas de su vida “condicionan la aparición de algunos trastornos bucodentales”, los cuales se erigen en un problema de salud “frecuente y preocupante” para el sexo femenino. Por ello, se debe prestar especial atención “en la pubertad, el embarazo y la menopausia”, explican.

Además, esta coyuntura es más acusada que en los hombres, ya que está demostrado que las hormonas femeninas se relacionan directamente con la debilidad de la encía, de tal forma que, “con igual cantidad de bacterias, la respuesta inflamatoria del organismo es mayor, produciendo gingivitis y agravando la periodontitis”, indica el catedrático de Estomatología de la Universidad de Sevilla, el doctor Pedro Bullón.

Ahondando ya en las diferentes etapas vitales de la mujer, el experto señala que “todos los adolescentes sufren gingivitis por placa bacteriana, que es el primer estadio de la enfermedad periodontal”, circunstancia sobre la que alerta debido a que éstas “pueden progresar y agravarse”.

A su juicio, durante la pubertad se puede desarrollar gingivitis puberal, la cual “está asociada a los incrementos de las hormonas sexuales, estrógenos y progesterona”. No obstante, es una coyuntura “transitoria y reversible”, sobre todo, “mediante instrucciones de higiene adecuada y/o profilaxis dental”, indica.

PRESENTADO “SALUD BUCAL EN LA MUJER. PREVENCIÓN A LO LARGO DE LA VIDA”

Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), el profesor Josep María Lailla, que también es coordinador del libro “Salud Bucal en la Mujer. Prevención a lo largo de la vida”, que ha realizado esta sociedad junto a la SEPA, afirma que la gingivitis gestacional “afecta a la mayoría de mujeres embarazadas y se caracteriza por la hipertrofia de las papilas interdentales y un aumento notable de la vascularización”.

Además, expone que en el embarazo también pueden aparecer formas tumorales en la boca, como el épulis o granulomas gingivales, los cuales “pueden desaparecer espontáneamente después del mismo con un correcto control de la placa bacteriana, aunque frecuentemente requieren ser eliminados con cirugía”.

Otro aspecto que señala el experto es que las alteraciones hormonales*que se producen en esta etapa “afectan a los vasos sanguíneos de las encías, al funcionamiento de las células del periodonto, a las bacterias de la placa y al sistema inmune local”. Para él, con ello se explica el hecho de que la inflamación aumente*durante el embarazo “y desaparezca habitualmente tras el parto”.

Mención aparte le merece la periodontitis y su posibilidad de desencadenar amenazas de parto pretérmino. Ésta está “estrechamente ligada” a la liberación de prostaglandinas, que son sustancias oxitócicas que actúan en primer término en la maduración cervical y, posteriormente, “como inductoras de contracciones uterinas”, expone.

En cuanto al riesgo de bebé prematuro, el especialista señala que éste “se puede llegar a triplicar si la madre tiene periodontitis”, enfermedad que está relacionada “con el aumento del tiempo en que una mujer tarda en quedarse embarazada”.

ES NECESARIO ACUDIR AL DENTISTA AL INICIO DEL EMBARAZO

Lailla recomienda que todas las mujeres acudan al dentista “al inicio del embarazo”, aspecto a considerar junto al seguimiento de un especial cuidado con la salud bucodental. Para ello, aconseja “la utilización frecuente de cepillo dental y de cepillos interdentales y/o seda dental”.

Por último, los expertos señalan que durante la menopausia se reducen “tanto los niveles de estrógenos, lo que “disminuye el efecto antiinflamatorio de estas hormonas en la encía”, como de progesterona, aspecto que “reduce la densidad ósea y hace que aparezca la osteoporosis”.

Este déficit estrogénico repercute en la mujer en forma de alteraciones “significativas” en los tejidos de la boca, añaden. Así, se produce “una menor secreción, cambios en la composición bioquímica de la saliva, y desórdenes en la flora bucal”, sostienen.

Por ello, se pueden apreciar en la mujer durante esta etapa vital “gingivitis atrófica, gingivoestomatitis postmenopaúsica, y malestar bucal, con sensación de quemazón, sequedad y mal sabor”, lamentan los participantes en esta reunión de la SEPA.

Ante ello, consideran “fundamental” el mantenimiento de unos niveles bajos de placa bacteriana, lo que se consigue con visitas periódicas al odontólogo o al periodoncista.

Fuente: europapress.es

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *