Una inyección mensual para prevenir el alzheimer

Uno tras otro, todos los medicamentos en los que la industria farmacéutica había puesto sus esperanzas para luchar contra el alzheimer se han caído en las últimas fases de investigación.

alzheimerPero ahora la comunidad científica vuelve a sentirse esperanzada ante la aparición de nuevos ensayos clínicos que pondrán a prueba tres medicamentos para luchar contra la enfermedad del olvido. Uno de ellos ya ha mostrado resultados prometedores en un grupo pequeño de pacientes con demencia leve y moderada. El fármaco, llamado solamezumab, fue desechado en los primeros ensayos porque aunque mejoraba los síntomas de deterioro cognitivo, como la pérdida de memoria, no mejoraba desde un punto de vista funcional al paciente.

Esperanza y cautela en la comunidad científica por el comienzo de nuevos ensayos clínicos contra la enfermedad neurodegenerativa.

Ahora se le da una nueva oportunidad al fármaco y se va a intentar demostrar su eficacia con un grupo más amplio que podría superar el millar de voluntarios. En estos momentos se está haciendo el reclutamiento. El requisito principal es contar con enfermos con el estadío más leve de alzheimer, es decir los que se encuentran en la primera fase de la enfermedad y han notado los primeros síntomas.

Evitar el deterioro cognitivo

El objetivo es comprobar si con una inyección mensual se puede frenar el avance del alzheimer y salvaguardar el cerebro del deterioro cognitivo. Los investigadores creen que la clave puede estar precisamente en el momento de la enfermedad en la que se administra el tratamiento.

«La esperanza está en el horizonte», aseguró al «Daily Telegraph» Eric Karran, director de investigación de Alzheimer en el Reino Unido. El objetivo es utilizar medicamentos contra el alzheimer ante los primeros síntomas, al menos diez años antes de que la enfermedad haya evolucionado por completo. O a pacientes con un mayor riesgo de demencia. Funcionaría como las estatinas, los medicamentos contra el colesterol que se prescriben a pacientes con factores de riesgo de sufrir un ictus o un infarto. Al igual que se prescriben pastillas para evitar un problema cardiovascular se recetarían fármacos para prevenir la demencia.

Los tratamientos actuales no funcionan

Los medicamentos que se están prescribiendo ahora contra el alzheimer pueden enmascarar los síntomas, pero no consiguen frenar el progreso de la enfermedad y los daños en el cerebro. La investigación con escáneres cerebrales han descubierto que la enfermedad empieza a cambiar el cerebro de sus víctimas hasta una década antes de que aparezcan los síntomas. Si se proporciona medicamentos efectivas cinco o diez años antes de que la condición se desarrolle se daría un golpe certero a la epidemia.

Fuente: abc.es

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *