Ultrasonido: Nueva tecnología puede monitorear el progreso de tratamientos contra el cáncer

El egresado en Ingeniería Electrónica de la Universidad del Valle y doctor en física del ultrasonido de la Universidad Paris Diderot (Paris VII), Heldmuth Latorre Ossa, trabajó en el mejoramiento de una técnica basada en ultrasonido que puede monitorear el progreso de tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia y la radioterapia, de manera mucho más económica y rápida.

ultrasonido-cancerLa técnica, denominada Supersonic Shear Imaging-SSI, puede determinar la dureza de los órganos o del tejido interno del paciente por medio del ultrasonido, es decir, que permite cuantificar la elasticidad de los tejidos en tiempo real. Debido a que los tumores cancerígenos por lo general se hacen más duros a medida que avanza la enfermedad, la técnica permitiría detectar cuándo hay zonas afectadas o si el tratamiento anticáncer es efectivo.

Heldmuth Latorre asegura que “un ingeniero electrónico, como otros profesionales, es fundamental en el desarrollo tecnológico de la medicina. Cuando se hace investigación los aportes de un médico son tan importantes como los del ingeniero, pues cada uno aporta con los conocimientos de su disciplina”.

Durante su formación profesional, y luego de graduarse como ingeniero electrónico en el 2003, realizó una maestría en Ingeniería Biomédica en la universidad alemana de Lübeck, donde se ocupó de evaluar y ensamblar un sistema de ultrasonido de bajo costo. Luego de esta importante experiencia y la inquietud por desarrollar una tecnología que aportara al avance de la medicina, Latorre Ossa se encaminó hacia la biomedicina y particularmente en el mejoramiento de una técnica que ayuda al diagnóstico y facilita el tratamiento en las enfermedades cancerígenas, la técnica Supersonic Shear Imaging (SSI).

Durante su tesis doctoral, la técnica SSI fue probada en 23 mujeres que presentaban lesiones de mama quienes se sometieron a un tratamiento de quimioterapia, al igual que en un grupo de ratones a los que les implantaron carcinomas humanos. Con su trabajo titulado “Monitoreo in vivo de cambios de elasticidad durante desarrollos tumorales y tratamiento anti-cancer” Heldmuth Latorre logró caracterizar los tejidos biológicos y evaluar los cambios en la elasticidad del tejido afectado por el cáncer durante el tratamiento de quimioterapia. La elasticidad, al ser una propiedad intrínseca del tejido, puede ser cuantificada por medio del ultrasonido y dar información sustancial del estado y dureza del tejido. Cuando el tejido está duro, es probable que esté afectado. De esta manera la imagen final del ultrasonido en la pantalla muestra en colores la elasticidad del área inspeccionada.

Los datos obtenidos por medio de curvas y cifras estadísticas mostraron que el volumen y la elasticidad de los tumores estaban bien correlacionados, es decir, que la elasticidad del tejido sí puede ser determinante para monitorear la mejora o el deterioro del área afectada.

Su trabajo en la caracterización de ciertos tipos de tejido humano mediante la técnica SSI, la cual fue desarrollada en el Instituto Langevin de la Escuela Superior de Física y Química Industrial de París- ESPCI, le mereció la máxima distinción del doctorado: “Trés Honorable”.

Aunque todavía no se puede entender la elasticidad como un parámetro para diagnosticar cáncer, la técnica que utilizó Heldmuth Latorre demuestra tener un potencial importante para el avance biomédico.

En el ultrasonido médico (ecografía), las ondas ultrasonoras son emitidas utilizando un transductor piezoeléctrico, posteriormente llegan al área del tejido en estudio, y una parte de ellas regresan a la fuente de emisión en forma de eco; este eco se transforma, utilizando algoritmos de procesamiento de señal, en una imagen bidimensional o tridimensional que es posteriormente modelada en una pantalla.

El siguiente desafío de Latorre Ossa será durante el postdoctorado que realizará en Lyon-Francia, donde trabajara con sistemas de ultrasonido para la detección de cáncer de próstata de manera más eficaz que las tecnologías actuales.

Fuente: noticiasdelaciencia.com

Te puede interesar...

Deja un comentario