Mario Camargo

HOY RECOMENDAMOS A:

Mario Camargo

Dirección: Av. Cañoto Esq. 21 de Mayo - Neurocenter

Teléfono: (591-3) 3391331

Santa Cruz, Bolivia

Ver más

Tics nerviosos en los niños: ¿cómo reconocerlos y manejarlos?

Si bien suelen ser transitorios, pueden generar dificultades académicas y sociales si no se manejan.

Los tics conforman el trastorno de movimiento más frecuente en la infancia”, dice el especialista en neurología infantil Mauricio Pedersoli, y cuenta que su prevalencia es de aproximadamente entre un 6 y un 12% y que muchas veces se asocian a trastornos obsesivos compulsivos y déficit de atención e hiperactividad.

Los tics son movimientos involuntarios anormales (por lo general son bruscos, de corta duración y repetitivos) que con frecuencia aparecen durante la infancia. Pueden ser fónicos o motores. En el 99% de los casos se manifiestan antes de los 15 años: la edad promedio son los siete.

La causa es biológica (es algo orgánico que se lleva en los genes) y puede desatarse por factores ambientales, como puede ser el estrés por diferentes motivos o eventos traumáticos familiares.

“La mayoría de las veces es bien tolerado por los niños pero no por sus padres y pares que suelen hostigarlos injustamente”

“Muchas veces son transitorios. Sin embargo, cuando coexisten tics motores y fónicos en un paciente (no necesariamente ambos a la vez) puede tratarse del síndrome de Tourette que suele asociarse a trastornos conductuales como el déficit de atención e hiperactividad o el trastorno obsesivo compulsivo”, explica Diego Ballesteros, neurólogo especialista en Enfermedad de Parkinson y Movimientos Anormales del Instituto de Neurología y Neurocirugía del Sanatorio de Los Arcos.

El especialista explica que los pacientes con dicho síndrome (de Tourette) pueden presentar otros síntomas como coprolalia (insultar o decir groserías) o copropraxia (realizar gestos obscenos), entre otros.

Los tics pueden afectar la musculatura facial, tronco y porciones próximas de las extremidades (cara, tronco y hombros), explica Pedersoli, y plantea que es importante conocer las características clínicas para poder diferenciarlos de otros movimientos, como el que producen las convulsiones y que en algunos casos pueden confundirse con tics. Por eso señala que ante movimientos involuntarios siempre se debe consultar al neurólogo infantil.

En este sentido, Pedersoli cuenta que hace unos meses recibió a un paciente de 12 años que desde los siete estaba medicado por tics (parpadeo muy severo). Durante esos años fue víctima de burlas, fracaso escolar y depresión. Luego de un electroencefalograma se constato que eran convulsiones y lo que parecían tics terminó siendo una epilepsia. Actualmente recibe tratamiento anticonvulsivante y su cuadro se resolvió definitivamente.

Cuando se trata de un tic, el paciente es capaz de reproducirlo voluntariamente (“Le preguntas cómo son y te los imitan”) y pueden controlarlos parcialmente de forma voluntaria (“Le pedís que deje de hacerlo y lo logra, a diferencia de una convulsión que por mas que le pidas que pare no puede”). No perturban la actividad voluntaria, como puede ser comer o escribir y pueden persistir en las primeras etapas del sueño.

Otra característica de los tics es que aumentan con el stress. Por eso no se debe presionar a los chicos para que los dejen de hacer. “Es peor porque se ponen nerviosos y explotan de tics”, explica el neurólogo. Pueden ser transitorios (duran menos de un año) o crónicos.

LOS TICS QUE PUEDEN AFECTAR A LOS CHICOS

Los tics motores pueden ser simples, como parpadear (es el mas frecuente), encoger los hombros, elevar una ceja, movimientos de negación o afirmación con la cabeza, llevar la lengua contra el paladar, adelantar la mandíbula, arrugar la nariz, retorcer o estirar un pie, entre otros.

Los complejos pueden implicar rascarse una pierna o desplazar el cabello hacia atrás, crujir los dedos de la mano, olerse las yemas de los dedos o subirse el pantalón, entre otros.

Los tics vocales o fónicos más frecuentes son el carraspeo, la tos, inspiración o espiración nasal de aire (esnifeo) y el silbido. A veces los tics fónicos pueden hacer uso del lenguaje y en ocasiones emitir palabras obscenas.

“Es importante considerar si los chicos son obsesivos en la limpieza, tienen miedo a contaminarse con gérmenes o si en el colegio las maestras refieren que son dispersos e hiperactivos, ya que en algunos casos pueden asociar TOC (trastorno obsesivo-compulsivo) y TDAH (trastorno de déficit de atención e hiperactividad)”, advierte Pedersoli.

La mayoría de los tics suelen mejorar o desaparecer al llegar a la adolescencia. “Los padres y maestros deben entender que no lo hacen a propósito. Y no deben pedirle al chico que inhiba sus tics porque esto aumenta su tensión nerviosa y consecuentemente los incrementa”, dice Pedersoli y explica que lo normal es que fluctúen (hay épocas que están sin tics y otras que aumentan).

“La mayoría de las veces es bien tolerado por los niños pero no por sus padres y pares que suelen hostigarlos injustamente”, dice el especialista y explica que el prejuicio suele ir de la mano del desconocimiento.

A los niños con este padecimiento generalmente se les recomienda tratamiento psicológico basado en terapias cognitivo-conductuales. “Debe tratarlos un psicólogo que sepa utilizar la terapia cognitivo conductual y que les brinde estrategias para poder controlar los tics”, dice Pedersoli. En los casos más complejos y con repercusión notable en la vida cotidiana se puede iniciar un tratamiento farmacológico.

Fuente: eldia.com

Mario Camargo

Mario Camargo

NEURÓLOGO

DATOS DE CONTACTO:

Neurocenter
09:00 a 11:00 a.m.
Av. Cañoto esq. 21 de Mayo
Telf.: (591-3) 339-1331
Cel.: (00591) 77390313 (Bolivia)
Cel.: (00 591) 99289364 (Uruguay)
Web: www.drmariocamargo.com/
E-mail: drmariocamargo@gmail.com
Skype: doctor.mario.camargo
Santa Cruz – Bolivia

Centro Médico Foianini
de 3:00 a 6:00 pm
C/Chuquisaca N° 737
Telf.: (591-3]) 332 8181
Cel.: (00591) 77390313 (Bolivia)
Cel.: (00 591) 99289364 (Uruguay)
Web: www.drmariocamargo.com/
E-mail: drmariocamargo@gmail.com
Skype: doctor.mario.camargo
Santa Cruz – Bolivia

BIOGRAFIA

Egresado de Facultad de Medicina Universidad de la Republica Oriental del Uruguay Montevideo, Uruguay
Post Grado (Especialidad) en Montevideo, Uruguay

• Director Medico NEUROCENTER.
• Jefe de la Unidad de Ataque Cerebrovascular Clínica Foainini.
• Director medico de Laboratorio de sueño y Electroencefalografía.
• Director del Centro Medico Foianini.
• Presidente de la Sociedad Boliviana de Neurologia filial Santa Cruz.
• Presidente de ILAE Bolivia.
• Instructor ATLS
• Instructor PhTLS.
• Integrante del Equipo Medico de Terapia intensiva de Clínica Foianini

Antecedentes:

• Past presidente de Sociedad Boliviana de Neurologia
• Presidente del Comité Científico del Congreso Panamericano de Neurologia.
• Coordinador de los Aranceles Médicos del Colegio Medico de Santa Cruz.
• Sociedad Cruceña de Neurología
• Sociedad de Medicina Critica y Terapia Intensiva de Santa Cruz
• Sociedad de Neurosur
• Sociedad Uruguaya de Neurología

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *