Tecnología aplicada al tratamiendo de la grasa localizada y la flacidez corporal

tratamiento-grasa-localizadaDurante años se ha investigado mucho en el tratamiento sin cirugía de dos problemas importantes de la medicina estética: la flacidez y las grasas localizadas. Actualmente la combinación de la radiofrecuencia tripolar junto con la ultracavitación consigue resultados valorables y visibles desde la primera sesión.

El sistema de Radiofrecuencia Tripolar es una terapia no invasiva e indolora que con muy poca energía trata las capas más profundas de la piel estimulando la regeneración del colágeno, proteína responsable de elasticidad y tono a la piel, al mismo tiempo que mejora la textura rejuveneciendo la piel en los brazos, el cuello, el abdomen, y la cara. Tras el primer tratamiento se observa una piel más tersa y sobre todo, más firme.

¿Por qué el sistema Tripolar?

Este sistema es mucho más eficiente que otros porque utiliza la energía en su totalidad, trabajando a la vez en diferentes planos, llevando la energía a las capas más profundas de la piel, mientras protege la superficie de la misma, lo que la hace apta para todo tipo de pieles y fototipos.

Se necesita menos tiempo por sesión (20 minutos aproximadamente) y menos sesiones (de 4 a 6). El efecto se mantiene en el tiempo, mejorando el aspecto durante semanas tras la finalización del mismo.

El sistema de ultracavitación, también conocida como liposucción sin cirugía, es otra terapia no invasiva mediante la cual se aplican ultrasonidos que permite tratar y destruir las grasas localizadas así como las zonas de celulitis. Lo novedoso de este sistema es que utiliza frecuencias de mayor penetración, con mayor capacidad de lipólisis y menor efecto térmico que los clásicos sistemas de ultrasonido.

El sistema emite ondas que se transmiten a través de la piel, chocan con los adipocitos y rompen las grasas liberando ácidos grasos libres y glicerol, los cuales son eliminados de forma natural a través de la orina y las heces. Los resultados son progresivos tras varias sesiones pero desde la primera ya se aprecia una mejoría de la piel así como una reducción del perímetro de la zona.

Ambas técnicas son indoloras y no requieren anestesia ni tiempo de recuperación, por lo que no interfieren en la actividad diaria del paciente, pudiendo hacer una vida normal tras el tratamiento.

Fuente: diarioinformacion.com

Te puede interesar...

Deja un comentario