Retomar el tratamiento con estatinas no provoca mayores efectos adversos

0
1

Falling Pills

Más del 90 por ciento de los pacientes que dejan de tomar estatinas debido a una reacción adversa pueden tolerarlas cuando lo intentan de nuevo, según concluye un estudio de investigadores del Hospital Brigham y de Mujeres (BWH),

Boston, Massachusetts (Estados Unidos), publicado en la edición de este martes de “Annals of Internal Medicine”.

A pesar de sus beneficios bien documentados, las estatinas, los fármacos utilizados para disminuir el colesterol, comúnmente se interrumpen en la atención rutinaria. Esa interrupción de las estatinas se ha relacionado con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares y muerte en pacientes con enfermedad arterial coronaria, pero los motivos de dejarlas sólo están empezando a ser explorados.

“Estamos particularmente interesados en el papel que las reacciones adversas juegan en la interrupción del tratamiento con estatinas”, explicó Alexander Turchin, médico e investigador en la División de Endocrinología del BWH y autor principal del artículo.

“En mi propia experiencia clínica, he encontrado que muchos pacientes registran reacciones adversas a las estatinas, como dolor muscular, y dejan de tomarlas. Al mismo tiempo, a menudo encontramos que los pacientes que habían dejado de tomar previamente estatinas por las reacciones adversas, en última instancia, son capaces de tolerarlas mejor la segunda vez”, afirma.

Los investigadores examinaron los datos clínicos de más de 107.835 pacientes entre 2000-2008, a quienes se les prescribió una estatina. Los científicos usaron un “software” computacional de análisis de texto en un registro médico electrónico (EMR) para analizar la suspensión de estatinas y los pacientes identificados que tenían con eventos (posibles efectos secundarios de las estatinas) relacionados con el tratamiento, si la gente dejó de tomar sus estatinas después de estos eventos, ya sea que más tarde reiniciar una estatina, y lo que pasó si lo hicieron.

Los investigadores encontraron que aproximadamente una quinta parte de la gente tenía un evento o síntoma de otro tipo que podía estar relacionado con el fármaco y más de la mitad de estas personas dejó de tomar sus estatinas, al menos temporalmente. Más de la mitad de quienes interrumpieron el tratamiento a causa de un acontecimiento comenzó a tomar estatinas de nuevo (aunque no necesariamente la misma) y más del 90 por ciento de ellos siguieron con el tratamiento tras reiniciarlo.

“Interpretamos estos resultados como un vaso medio lleno, lo que significa que hay potencialmente millones de pacientes que tomaban estatinas que podrían hacerlo otra vez, y en última instancia, reducir su riesgo de enfermedad cardiaca”, explicó Turchin. A su juicio, este estudio proporciona importantes mensajes para los pacientes y los médicos.

Para los pacientes, es importante entender que el hecho de que haya tenido una reacción adversa a una estatina no significa necesariamente que haya que dejar de tomarla por completo. Para los médicos, es relevante sugerir al paciente que muchas veces estos medicamentos se pueden tolerar y tal vez sea hora de probar otra estatina o una dosis más baja.

Fuente: europapress.es

Deja un comentario