¿Qué es la glomerulonefritis?

La glomerulonefritis es un tipo de enfermedad renal que afecta a los glomérulos.

glomerulonefritisLos glomérulos son estructuras importantes muy pequeñas de los riñones que aportan sangre a las unidades pequeñas de los riñones que filtran la orina, denominadas nefrones. Durante la glomerulonefritis, los glomérulos se inflaman y reducen la capacidad del riñón de filtrar la orina.

¿Cuáles son las causas de la glomerulonefritis?

La glomerulonefritis es causada por diversos estados patológicos, incluyendo los siguientes:

Una enfermedad inmune sistémica como el lupus eritematoso sistémico (LES o lupus)

Otras enfermedades sistémicas pueden incluir:

El grupo de la poliarteritis nodosa – Enfermedad inflamatoria de las arterias.

La vasculitis de Wegener – Enfermedad progresiva que provoca la inflamación generalizada de todos los órganos del cuerpo.

La púrpura de Henoch-Schönlein – Enfermedad que generalmente aparece en los niños y se asocia con la púrpura (lesiones purpúreas pequeñas o grandes de la piel e internamente en los órganos) y compromete múltiples aparatos orgánicos.

La glomerulonefritis también puede originarse de un gen en el cromosoma X, transmitido por las madres portadoras a sus hijos. Las madres no presentan las características o desarrollan síntomas mínimos del trastorno, mientras que los hijos pueden estar afectados por el trastorno en el 50 por ciento de los casos.

En los niños, una causa común de glomerulonefritis es una infección por estreptococos, tal como una infección estreptocócica de garganta o de las vías respiratorias altas. La glomerulonefritis por lo general se presenta más de una semana después de la infección. Esto a menudo se denomina glomerulonefritis postestreptocócica aguda (su sigla en inglés es APSGN).

¿Cuáles son los síntomas de la glomerulonefritis?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la glomerulonefritis. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

Orina de color marrón oscuro (por la sangre y las proteínas)
Dolor de garganta
Excreción de orina disminuida
Fatiga
Letargo
Mayor esfuerzo para respirar
Dolores de cabeza
Presión sanguínea alta
Pueden originarse como resultado de la presión sanguínea alta)
Erupción, especialmente en los glúteos y las piernas
Pérdida de peso
Dolor en las articulaciones
Palidez
Acumulación de líquidos en los tejidos (edema)

Los síntomas de la glomerulonefritis pueden parecerse a los de otros trastornos y problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la glomerulonefritis?

Además de un examen físico minucioso y los antecedentes médicos completos, el médico de su hijo puede recomendar los siguientes exámenes de diagnóstico:

Cultivo de exudado faríngeo

Análisis de orina

Análisis de sangre

Electrocardiograma (ECG o EKG) – examen que registra la actividad Eléctrica del corazón, muestra los ritmos anormales (arritmias o disritmias) y detecta el daño en el músculo cardíaco.

Ecografía renal (También llamada sonografía.) – examen no invasivo por medio del cual se pasa sobre el área del riñón un transductor que produce ondas sonoras que rebotan contra el riñón y transmiten la imagen del órgano a una pantalla de vídeo. El examen se usa para determinar el tamaño y la forma del riñón y para detectar masas, cálculos renales, quistes y otras obstrucciones o anomalías.

Radiografía de tórax – examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.

biopsia renal – procedimiento que consiste en tomar una pequeña muestra de tejido del riñón por medio de una aguja. El tejido se envía para ser analizado con el fin de determinar el tejido específico.

Tratamiento para la glomerulonefritis:

El tratamiento específico para la glomerulonefritis será determinado por el médico del niño basándose en lo siguiente:

La edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos.
La gravedad de la enfermedad.
La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
Sus expectativas para la evolución de la enfermedad.
Su opinión o preferencia.

Si la glomerulonefritis es ocasionada por una infección estreptocócica, entonces el tratamiento se focalizará en curar la infección y tratar los síntomas asociados con la infección.

Desgraciadamente, la glomerulonefritis que obedece a otra causa no puede curarse. Por lo tanto, los tratamientos se enfocan en retrasar la evolución de la enfermedad y prevenir las complicaciones.

El tratamiento para la glomerulonefritis puede incluir:

Restricción de líquidos
Una dieta reducida en proteínas
Una dieta reducida en sal y potasio
Medicamentos, como por ejemplo:
Diuréticos
Medicamentos para controlar la presión sanguínea
Fijadores de fosfato – medicamentos para disminuir la cantidad del fósforo mineral en sangre.
Medicamentos inmunodepresores
Diálisis

Es posible que se requiera diálisis para terapia a corto o a largo plazo. La diálisis es un tratamiento médico que se realiza para eliminar los desechos de la sangre y el exceso de líquidos cuando los riñones dejan de funcionar.

Si la glomerulonefritis no se corrige, es posible que a largo plazo conduzca a una insuficiencia renal.

Opinión

El Dr. Sergio Marquez Gutierrez, Nefrólogo de La Paz, Bolivia, nos comenta:

La glomerulonefritis es la inflamación de los glomérulos que son estructuras microscópicas que ayudan al buen funcionamiento de los riñones.

En el hospital por lo general se presenta muy frecuentemente glomerulonefritis en personas que tienen Lupus, que es una enfermedad reumatológica. En niños que presentan enfermedades respiratorias como la faringoamigdalitis  provocada por estreptococos y así mismo la enfermedad de Berger,  que es otro tipo de glomerulonefritis que se relaciona con resfríos frecuentes. Muy común también en nuestro medio.

Existen dos datos importantes para que nosotros podamos sospechar que un paciente tiene glomerulonefritis:  La eliminación de orina con sangre o la orina muy espumosa la cual puede deberse a la eliminación de proteínas. Para esto pedimos el examen de orina, de sangre y proteinas de manera que podamos dar un diagnóstico.

Si observa orina espumosa que no se diluye rápido o un tinte muy ligero color rojo en la orina o si presenta una infección con alteraciones en la orina debe acudir al especialista.

Prevenir la infecciones respiratorias es una buena forma de evitar una glomerulonefritis y en personas con enfermedades de base, ya se tiene un control sobre esta afección en nuestra Institución.

Dr. Sergio Marquez Gutierrez
Medicina Interna, Nefrología
Hospital Obrero (Zona Miraflores)
La Paz –  Bolivia

Fuente:
uchicagokidshospital.org
Dr. Sergio Marquez Gutierrez

Te puede interesar...

Deja un comentario