Erick Hornez Fernández

HOY RECOMENDAMOS A:

Erick Hornez Fernández

Cardiología Intervencionista

Dirección: CENTRO MÉDICO SANTA CRUZ / ISOMMED - Calle Perú Nro 53 Piso 4

Teléfono: (591)3 3322685 / 78001722

Santa Cruz, Bolivia

Ver más

Nueva “malla” para el corazón

Un nuevo “stent”, aprobado por la FDA para el tratamiento de enfermedad de las arterias, es el primero en el mercado que se disuelve con el tiempo

t2sdata44816062Desde hace un mes se está implantando en Puerto Rico el nuevo “stent” (malla) cardiaco “absorbible”, dispositivo aprobado hace tres meses por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), el primero en el mercado que se disuelve con el tiempo.

Se trata de una nueva alternativa para el tratamiento de enfermedad de las arterias coronarias, explica el cardiólogo intervencional Edwin Pérez Marrero, del Centro Cardiovascular de Puerto Rico y del Caribe (CCPRC), uno de los centros en la Isla certificado para implantar el dispositivo.

“Hay que tener una certificación especial en este tipo de tecnología. La ventaja del Centro Cardiovascular es que nosotros somos la institución que más profesionales tenemos capacitados para realizar dicho procedimiento, con unos nueve cardiólogos intervencionales -que es el especialista de la medicina que se encarga del tratamiento de las condiciones cardiovaculares que son más invasivas, como cateterismo, destapar arterias, además del manejo médico de las condiciones cardiovasculares”, señala Pérez Marrero.

El nombre corto para el nuevo dispositivo es Absorb, fabricado por Abbott Laboratories de un polímero biodegradable, parecido a los materiales que se utilizan en otros tipos de dispositivos médicos absorbibles, como las suturas.

Entre las ventajas, Pérez Marrero señala menos desarrollo de tejido cicatrizado en las arterias tratadas y reducción de complicaciones. Por ejemplo, destaca que los dispositivos metálicos más antiguos permanecen dentro del cuerpo y pueden aumentar el riesgo de coágulos de sangre o causar complicaciones a medida que el paciente envejece. También señala que con Absorb se pueden utilizar algunas modalidades diagnósticas, como el CT Scan, que con los stent metálicos no es viable.

Aunque su uso en Estados Unidos es reciente, el stent Absorb se ha estado utilizando en Europa desde hace más de cinco años, al igual que en Latinoamérica. De hecho, en Europa ya se han implantado más de 150,000, dice el cardiólogo. Mientras que en el CCPRC se habían puesto en tres pacientes al momento de la entrevista, pero están en proceso de hacerlo con otras personas afectadas con arterioesclerosis, condición que se caracteriza por la formación de placas de grasa dentro de las arterias del corazón, lo que obstruye la circulación.

“Una de las características innovadoras de este producto es que tiene un polímero que se disuelve al cabo de tres años y tiene una cobertura de liberación de medicamentos, que funciona a través de varios mecanismos”, explica Pérez Marrero, quien también es el director del laboratorio de cateterismo de CCPRC.

Entre esos mecanismos, menciona que trata la lesión inicial del paciente y si, por ejemplo, tiene un bloqueo de más de un 70%, la malla cuenta con un andamiaje que abre esa arteria y aumenta el diámetro, mejorando el flujo de sangre hacia el músculo del corazón. Luego de eso,tiene un dispositivo de liberación de droga para disminuir la inflamación que tiene la arteria durante este proceso.

Y, según el cardiólogo, a diferencia del “stent” metálico permanente, el tratamiento con este nuevo dispositivo permite al vaso sanguíneo reanudar su función y movimiento natural, lo cual podría resultar en beneficios a largo plazo para los pacientes. “Los stents que se ponían anteriormente son una combinación de metales que se quedan en el cuerpo para siempre. Mientras que con el nuevo el producto, al disolverse a los tres años, la arteria regresa a su estado natural y puede contraerse o dilatarse, cosa que no ocurre con los de metales”, señala Pérez Marrero, mientras resalta que, además, esta tecnología no limita otras posibles terapias en el futuro.

En ese sentido, dice que si el paciente en el futuro requiere algún tipo de cirugía, la utilización de otro tipo de malla o de cualquier otra tecnología “no estamos limitados de usarla”.

“Aunque la incidencia es baja, los stent metálicos tienen el riesgo de formar coágulos o tapar la vena al cabo de muchos años. Con este stent, al ser absorbible, esa posibilidad desaparece”, agrega el médico.

Sin embargo, dice que después que el “stent” se absorbe puede haber riesgo de que la vena se vuelva a tapar, “pero eso se relaciona más a los factores de riesgo del paciente, como la edad, presión alta o diabetes, entre otros factores”. “Lo que si ocurre es que al desaparecer el stent, esa arteria queda con un mayor diámetro y se restablece a su estado original”.

Evolución de la tecnología

Hace 30 años, el tratamiento que recibían los pacientes con lesiones de arterioesclerosis era hacer una angioplastía, que consiste en introducir un balón en la arteria tapada para abrirla.

Pero, según explica Pérez Marrero, uno de los problemas que se confrontaba era que hasta un 30 o 40% de los pacientes a los que se les hacía este procedimiento podían tener un cierre abrupto de la arteria, ocasionando un infarto.

Luego se comenzaron a utilizar los “stents” que, inicialmente no tenían medicamento, por lo que hasta un 30% de los pacientes a los que se les ponían podían tener una restenosis (que vuelva a ocluirse la arteria) y regresar la enfermedad en la misma área.

“La tecnología evolucionó a stents con medicamentos, lo que disminuye el riesgo de restenosis a menos de un 10%. Y ahora, el stent reabsorbible no tienen ninguno de esos problemas. Esto es una alternativa a la cirugía de bypass, pero no en todos los pacientes. Esta cirugía es un tratamiento de elección en algunos tipos de anatomía, en los casos que son más sencillos, que tienen una o dos arterias tapadas, pero que no incluyen los troncos principales de la circulación”, explica el cardiólogo intervencional, quien dice que el dispositivo está cubierto por todos los planes médicos. De la misma forma, señala que los pacientes tienen que tomar los medicamentos antiplaquetarios (para afinar la sangre), que son los mismos que se utilizan con los pacientes que tienen “stents” metálicos.

Una de las primeras pacientes a la que se le puso el “stent” en el CCPRC fue Adoración González, de 82 años, residente de Las Piedras, quien a unas tres semanas de la cirugía, afirma que se siente muy bien. “Me dio un dolor muy fuerte en el pecho y del hospital de Humacao me mandaron al Cardiovascular. Allí me dijeron que tenía la vena tapada y que me pondrían esa mallita. Ahora me siento muy bien, ya puedo caminar”, cuenta la mujer, tras resaltar lo agradecida que está del médico (Rivera Marrero), a quien considera “mi ángel guardián”.

Su hija, Nora Cruz, quien es paramédico y fue la que la transportó hasta el hospital ese día, dice que su madre estaba muy débil y decaída. “Ya tenía problemas del corazón, padecía de presión alta y le había dado un ataque isquémico transitorio (cuando el suministro de sangre a una parte del cerebro se detiene brevemente). Pero, gracias a Dios, después que le pusieron la malla, se ha sentido mucho mejor. Ya no se cansa, camina bastante, sale al patio y se ve mucho mejor. El cambio es del cielo a la tierra”, agrega aliviada.

Cabe resaltar que la enfermedad arterioesclerótica es extremadamente común en la población puertorriqueña y la principal causa de muerte, señala el doctor Pérez Marrero. Según explica, la arterioesclerosis es una formación de placas de grasas dentro de las arterias del corazón que disminuyen el diámetro de la arteria, ocasionando una disminución en el flujo de sangre hacia el músculo del corazón. Además, las áreas en donde hay placa también pueden romperse, ocasionando un coágulo de sangre que se forma en la superficie de la misma placa. Cuando el flujo sanguíneo al corazón se reduce o bloquea, podría producirse angina de pecho (dolor en el pecho) o un ataque al corazón.

El cardiólogo también señala que hay varias formas de diagnosticar la enfermedad, dependiendo de la presentación clínica. Una de ellas puede ser un infarto agudo al miocardio, que según describe, es cuando el paciente tiene un dolor de pecho, opresivo, súbito que no se alivia. También puede presentarse lo que se conoce como síndromes coronarios. Entre ellos, menciona la angina estable –que se presenta cada vez que el paciente hace actividad física y tiene molestias, ya sea fatiga o siente un dolor opresivo en el pecho que se alivia cuando está en descanso. O lo que se conoce como angina inestable, un dolor de pecho que va aumentando gradualmente o que se presenta en descanso.

“Si tienes algunos de estos síntomas debes buscar ayuda de inmediato”, exhorta el cardiólogo, tras destacar que la prevención la debe hacer toda la población. “Uno de los factores de riesgo que nosotros no controlamos es la edad, así que a mayor edad, mayor el riesgo de padecer del corazón. Pero hay unos factores de riesgo que nosotros sí podemos controlar, como es fumar, que está relacionado directamente con la enfermedad periferovascular -bloqueos en la circulación de sangre de las piernas-, al igual que infartos cerebrales e infartos al corazón”, explica Pérez Marrero, mientras señala que la herencia, la presión alta y la diabetes, también figuran con factores de riesgo importantes.

elnuevodia.com

Erick Hornez Fernández

Erick Hornez Fernández

CARDIOLOGÍA CLINICA E INTERVENCIONISTA.

DATOS DE CONTACTO:

Centro Médico Santa Cruz
Calle Perú Nro 53 Piso 4
Telf: (591)3 3322685 – (591) 78001722
Web Site: www.drhornez.com
Medired: www.medired.com.bo/erick-hornez
Santa Cruz, Bolivia

ÁREAS DE TRABAJO:

Cardiología clínica e intervencionista
Infarto
Ateroesclerosis
Hipertensión
Insuficiencia cardiaca
Dislipidemia
Angioplastía

BIOGRAFÍA

Egresado de la Universidad Mayor de San Simón en Cochabamba, Bolivia. Residencia en Cardiología Clínica en Instituto Dante Pazzanese de Cardiología de San Pablo, Brasil (1993-1995). Subespecialidad en Cardiología Intervencionista y Hemodinamia en Hospital de Beneficencia Portuguesa – Equipo de Siguemituso Arie de San Pablo, Brasil (1995-1997). Especialista en Cardiología por el Colegio Médico de Bolivia. Miembro titular de la Sociedad Boliviana de Cardiología. Miembro pleno de la Sociedad Latinoamericana de Cardiología Intervencionista (SOLACI). Jefe de la Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista en Hospital Santa Cruz de la Caja Petrolera de Salud. Cardiólogo Intervencionista de la Clínica Incor. Docente Responsable del Post grado en Cardiología Clínica en Hospital Santa Cruz de la CPS.

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *