Menopausia: Controlar el peso para evitar riesgos para la salud

menopausia-riesgo-pesoLa menopausia produce en la mujer una bajada de estrógenos que causa una redistribución de la grasa que se acumula en el abdomen. En consecuencia, una mujer puede ganar un promedio de 2 a 4 kilos. Ante la menopausia, los expertos aconsejan mejorar los hábitos de vida y controlar el peso para evitar riesgos para la salud.

Las hormonas femeninas o estrógenos influyen en la distribución de la grasa. Durante la época fértil se deposita en caderas y mamas y cuando cesa la actividad ovárica se concentra en el abdomen.

Lo explica el jefe de Endocrinología del Hospital Universitario Quirón de Madrid, Esteban Jódar, quien achaca la ganancia de peso a las consecuencias de la menopausia: alteraciones del sueño, sofocos, ansiedad, depresión… que pueden llevar a comer más. “Aunque no hay una relación casual, sí podemos afirmar que hay estudios que relacionan el cese de la función estrogénica con la ganancia de 2 a 4 kilos”, indica.

Más categórico se muestra el presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia, el ginecólogo Francisco Sánchez Borrego: “La menopausia no engorda, eso es un tabú”. Este médico explica que, incluso, “se puede producir una discreta pérdida de peso porque disminuye el volumen de masa muscular de muslos y glúteos, pero se gana masa adiposa que se deposita en el cinturón abdominal”.

Para Sánchez Borrego, “se gana peso si se come más y peor, pero igual puede ocurrir en el periodo premenstrual cuando se puede sentir la necesidad de comer productos con más valor energético. Pero no se debe a que durante la menopausia a todas las mujeres les aumente el nivel de ansiedad y eso derive en comer más, este es otro falso mito”.

La nutricionista del Instituto de Obesidad de Madrid, Marta Ruíz, explica que los cambios hormonales en la menopausia provocan una retención de líquidos, una ralentización del metabolismo y se almacena más grasa sobre todo en el abdomen. La especialista considera que la mujer puede experimentar un aumento de la ansiedad, especialmente por las tardes y noches, que conduce a comer más, sobre todo productos dulces.

Respecto a la retención de líquidos, el endocrino Esteban Jódar explica que las hormonas, tanto estrógenos como gestágenos, “modulan en cierta manera” las reservas de agua en nuestro organismo. De ahí, la hinchazón que puede sufrir la mujer en determinados momentos del ciclo.

Por autoestima y sobre todo por salud

Controlar el peso es importante para el bienestar personal y la autoestima, pero, sobre todo, para la salud. La grasa abdominal puede conllevar riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes o cáncer, en especial de mama y colon.

El ginecólogo Sánchez Borrego explica que es el momento de dejar de fumar, alimentarse con una dieta equilibrada como la mediterránea, enriquecer con calcio para prevenir la osteoporosis; hacer ejercicio regular y tomar el sol moderadamente y con protección, una buena fuente de vitamina D.

El ejercicio continuo será el mejor aliado para bajar de peso. El doctor Jódar asegura que “se pueden contrarrestar perfectamente” esos dos o cuatro kilos que se ganan cuando llega el climaterio, “lo que es más complejo es cambiarlos de sitio”.

La nutricionista Marta Ruíz considera muy efectivo caminar entre 60 y 90 minutos al día y da unas nos recomendaciones generales para la alimentación:

Alimentación variada y rica en alimentos que sean diuréticos/drenantes: piña, fresas, sandía, frutos rojos, arándanos, calabacín, calabaza, espárragos, avena o perejil.
Tomar con frecuencia infusiones a base de cola de caballo, frutos rojos, té…
Consumir productos lácteos enriquecidos en calcio para prevenir la osteporosis.
Comer alimentos ricos en hidratos de carbono complejos y fibra (verduras, cereales integrales, legumbres,…).
Evitar el abuso de productos con altos contenidos en azúcares simples y grasas (bebidas refrescantes, bollería, dulces).
Dieta baja en grasas y en sodio.
Escoger cortes magros de carnes y seleccionar preferiblemente pescados grasos.
Evitar las frituras, rebozados y empanados.
Tomar soja para disminuir los sofocos.
No merendar ni cenar productos ricos en azúcares y grasas: alteran el sueño y el descanso.
Beber unos 2 litros de agua al día, fundamental para la deshidratación de la piel.
Evitar fumar y limitar el consumo de alcohol.
Fuente: 20minutos.es

Te puede interesar...

Deja un comentario