Los fármacos en investigación contra las enfermedades del sueño y la leishmaniasis podrían cambiar su tratamiento

Los fármacos actualmente en investigación contra las enfermedades del sueño, la leishmaniasis, el mal de Chagas y el sida pediátrico “podrían cambiar de modo drástico el tratamiento de algunas de estas enfermedades olvidadas”.

enfermedadesAsí lo ha señalado el director ejecutivo de la Iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi), Bernard Pécoul, organización que este jueves recibe el premio “Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento” en la categoría de “Cooperación al Desarrollo”.

Actualmente, DNDi investigan en nuevos tratamientos orales, que son “mucho más fáciles de administrar en zonas donde los recursos son escasos”. Así, y mediante estos métodos, “ya ha mejorado el tratamiento contra estas enfermedades combinando terapias que existían previamente”.

Sin embargo, ahora ensaya además nuevos compuestos químicos, los cuales “se encuentran en distintas fases de investigación”. Ejemplo de ello es un nuevo tratamiento para VIH pediátrico, y es que, “350.000 niños cada año deberían recibir tratamiento contra este virus”.

A juicio de Pécoul, “no hay nada específico para los niños en el mundo subdesarrollado”, ya que los tratamientos actuales “no están adaptados a niños que viven en entornos complejos”. Por ello, esta iniciativa inició hace dos años un proyecto para combinar cuatro fármacos en uno, “de buen sabor y que no necesita cadena de frío”.

De cualquier forma, éste es un sólo ejemplo del trabajo de esta organización sin ánimo de lucro creada para desarrollar nuevos tratamientos para las enfermedades consideradas olvidadas. Éstas son un conjunto de 17 enfermedades “que afectan a una población muy numerosa pero demasiado pobre como para constituir un mercado atractivo para la industria farmacéutica”.

Su surgimiento es resultado de la iniciativa conjunta de Médicos sin Fronteras, Consejo Indio de Investigación Médica, Instituto de Investigación Médica de Kenya, Ministerio de Salud de Malasia, Instituto Pasteur de Francia, Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) de Brasil, y el Programa Especial para la Investigación y Entrenamiento en Enfermedades Olvidadas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

IMPLICA A INSTITUCIONES PÚBLICAS Y PRIVADAS

Para su labor, la estrategia del proyecto consiste “en implicar a instituciones públicas y privadas en la investigación, el desarrollo, la producción y la distribución de los nuevos tratamientos”. Gracias a ello, tiene sedes en Suiza, Brasil, Congo, Kenia, India, Malasia, Estados Unidos y Japón, y coordina una red de colaboradores en contacto con las instituciones implicadas.

Como prueba del desequilibrio existente en contra de estas patologías, Pécoul explica que “apenas el 3,8 por ciento de los productos aparecidos entre 2000 y 2011 eran para enfermedades olvidadas”. Además, sólo un 1,4 por ciento de los ensayos clínicos llevados a cabo en el mismo periodo han sido para enfermedades olvidadas.

No obstante, tras 10 años de trabajo, DNDi ha desarrollado seis tratamientos, siendo éstos dos antimaláricos, una terapia combinada para enfermedad del sueño avanzada, otra combinada para leishmaniasis visceral en África, un conjunto de terapias combinadas para esta patología en Asia, y una formulación pediátrica de benznidazole para el mal de Chagas.

En concreto, la de la enfermedad del sueño es “Nect”, que es “el primer producto nuevo en 25 años para la fase avanzada de esta dolencia”. Éste es “mucho más seguro” que el fármaco que se usaba mayoritariamente hasta ahora y ya está disponible en los doce países africanos donde se concentran el 99 por ciento de los casos declarados.

Además, se está investigando nuevas entidades químicas, el oxaborole SCYX-7158 y fexinidazole. En el primero están finalizando los ensayos clínicos en Fase I, mientras que en el segundo ya se han empezado en Fase II y III.

Por su parte, para la leishmaniasis visceral se está a punto de empezar un estudio en Fase II también con fexinidazole y en pacientes del este de África, y es que, el objetivo “sigue siendo un tratamiento oral”, explican.

Por último, en relación al mal de Chagas, el tratamiento de la iniciativa para niños de hasta dos años es “oral, fácil de usar y no es caro”. Éste, que está pensado para que pueda ser administrado en casa, no es el último paso dado, ya que se está ensayando en Bolivia otro fármaco oral, en este caso para adultos, el E1224.

Fuente: europapress.es

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *