Eva Agreda

HOY RECOMENDAMOS A:

Eva Agreda

Dirección: Centro Médico Integral SIRANI - Calle Independencia # 654

Teléfono: (591-3) 3375800 / 73108079

Ver más

Todo lo que hay que saber sobre un ataque cardíaco

Qué síntomas se presentan, qué hacer cuando aparecen, cómo prevenirlo.

tEl corazón es el órgano encargado de bombear sangre hacia el resto del cuerpo, funcionando las 24 horas del día, los 365 días del año sin parar. Para esto necesita de un adecuado aporte de nutrientes y oxígeno a través de las arterias llamadas “coronarias”.

Cuando estas arterias se tapan, el corazón no recibe la sangre necesaria, generando un daño irreversible en el músculo cardíaco. A esto se lo denomina ataque cardíaco o infarto agudo de miocardio.

Las consecuencias son variadas y van desde una cicatriz pequeña que altera en distintos grados el funcionamiento del corazón hasta la muerte por un paro cardíaco, como ocurre en el 50% de los pacientes.

Aunque no contamos con estadísticas precisas en la Argentina, se estima que por año ocurren aproximadamente unos 40.000 casos. De acuerdo con datos de instituciones públicas sobre la base de los certificados de defunción, las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte, siendo un tercio del total.

Si bien en algunos países de Europa se ha logrado un descenso en el número de infartos en los últimos años, lamentablemente esto no ha sido posible aún en nuestro país.

¿Qué síntomas podemos sentir?

El sintoma tipico de un infarto del corazón es el dolor en el pecho, también referido como una sensación de opresión (de ahí la analogía que muchos pacientes hacen con una pisada de un elefante), que puede extenderse hacia el brazo izquierdo. En algunos casos se acompaña de náuseas o vómitos.

Sin embargo, no siempre se presenta con estos síntomas típicos, como puede pasar en las personas mayores o en las mujeres, donde en ciertas ocasiones predominan las náuseas y los vómitos, o bien no tener una característica opresiva y ser citado por los pacientes como un dolor incaracteristico.

Estos síntomas pueden ser la primer manifestación de que existe un problema, sin embargo en algunos casos los pacientes refieren haber tenido dolores similares los días previos.

¿Por qué se “tapan” las arterias del corazón?

El ejemplo más práctico que uso para que mis pacientes entiendan el problema es el de las cañerías de las casas. En las paredes de las arterias puede depositarse paulatinamente “sarro”, generando una disminución de la luz hasta que en un momento determinado se produce una oclusión completa de esta por la formación de un tapón o coágulo, que es cuando se genera el ataque cardiaco.

¿Quienes están en riesgo?

El riesgo de tener un infarto del corazón es directamente proporcional al estilo de vida y a ciertas características propias de cada persona (como la presión alta, el sobrepeso, el colesterol elevado, la diabetes, el sedentarismo y el tabaquismo entre otros).

Más de una vez hemos escuchado a un conocido hacer referencia de un familiar que fuma, no se cuida con la sal y nunca ha tenido un problema en el corazón. A estos les respondo que todo es una cuestión de probabilidades, como cuando uno juega a la ruleta. Cuanto más factores de riesgo una persona tenga, más chances habrá de tener un infarto.

¿Qué hacer si aparecen los síntomas?

Toda persona adulta que presente dolor o sensación de opresión en el pecho y que no cede a los 5-10 minutos debe llamar a un servicio de emergencia o acudir a un centro de salud cercano a la brevedad.
La importancia de esta conducta radica en que en gran parte de los infartos los pacientes consultan en forma tardía, teniendo una repercusión negativa para el corazón.

Para los médicos el diagnóstico es relativamente sencillo, ya que en la mayoría de los casos con el relato del paciente y un electrocardiograma es suficiente para hacer el diagnóstico.

¿Cómo se trata un infarto del corazón?

Siguiendo con la analogía de las cañerías, si se tapa un caño, para que haya agua de nuevo en el baño hay que destaparlo.

Cuanto más rápido se destape la arteria, menos daño para el corazón y menos problemas a futuro.
Existen dos formas de “destapar” una arteria. Se puede hacer a través de una angioplastia, que es un método donde se llega a la obstrucción por dentro de las arterias, para colocar un stent en el lugar del problema. O bien, ante la falta de disponibilidad de una angioplastia, se puede administrar una medicación que genera la disolución del coágulo.

¿Cómo podemos prevenirlo?

Nunca mejor usada la frase “más vale prevenir que curar”. Y esto se debe a que una vez que se daña el músculo del corazón, no tiene la posibilidad de recuperarse.

Como he comentado en un artículo previo con pocos cambios en el estilo de vida se puede generar un gran impacto positivo en el corazón. (ver Los 5 puntos claves para mantener sano al corazón).

1.Tomar conciencia sobre los factores de riesgo cardiovasculares.

La presión arterial elevada, la obesidad y el sobrepeso, el colesterol alto y la diabetes son todos factores que aumentan las probabilidades de tener un ataque al corazón. Por esto es que en caso de ya presentarlas, deben están controladas en forma adecuada.

2. Elegir comidas saludables

Elevado consumo de frutas, verduras, frutos secos, semillas y legumbres
Predominio del consumo de pescado respecto a la carne
Utilización del aceite de oliva en vez de aceites vegetales, preferentemente crudo.
Utilización del ajo, cebolla, perejil, hierbas y condimentos en la cocina, con la finalidad de reemplazar a la sal.
Consumo de agua en las comidas en lugar de gaseosas

3. Dejar de fumar

Ningún grado de tabaquismo puede ser considerado “inofensivo”. Incluso las personas que fuman poca cantidad tienen más riesgo que las personas que no fuman.

El beneficio del cese es progresivo, observándose que al año de dejar de fumar el riesgo de sufrir un infarto del corazón ha disminuido a la mitad y a los 15 años el riesgo es igual al de una persona que no fuma.

4. Realizar actividad física

Se sugiere realizar 30-45 minutos de actividad física aeróbica -como puede ser caminar, trotar, bailar, nadar- 3 o 4 veces por semana.

5. Controles periódicos de salud

Una persona sana debería realizarse un control en forma anual con su médico de cabecera con la finalidad de establecer y reforzar conductas que logren prevenir la aparición de los factores de riesgo. Aquellas que ya los presenten deberán tener un seguimiento en forma individualizada.

Fuente: infobae.com

 

 

Eva Agreda

Eva Agreda

Directora Centro del Corazon

Universidad Mayor Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca. UMRPSFXCH

Especialización:

Irmandade da Santa Casa da Misericórdia, San Pablo,Brasil
Hospital das Clínicas (INCOR), San Pablo,Brasil
Hospital Gregorio Marañon, Madrid – España
Métodos Gráficos: Ergometría y Holter
Diplomada en Educación Superior. Universidad Gabriel René Moreno

 

 

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *