Monica Vera Zalles

HOY RECOMENDAMOS A:

Monica Vera Zalles

Cirugía General - Cirugía Bariátrica

Dirección: Centro Médico Foianini (CMF) Calle Chuquisaca No. 737

Teléfono: 3365027- 3328181 - 70812262

Santa Cruz, Bolivia

Ver más

¿Es la cirugía la solución para bajar de peso de manera definitiva?

La cirugía bariátrica se recomienda cada vez más para la pérdida de peso y el tratamiento de la diabetes, pero dos médicos dicen que nadie debería programar la cirugía antes de intentar probar con este tipo de dieta.

bajar-de-pesoLos obesos estadounidenses están recurriendo cada vez más a la cirugía bariátrica para ayudarle a bajar de peso y controlar la diabetes. Sin embargo, dos médicos instan a personas que están considerando la cirugía para tratar una dieta baja en carbohidratos antes de elegir ese camino.

En ‘The New York Times’, los doctores Sarah Halberg y Osama Hamdy dijeron que las dietas bajas en carbohidratos, que antes se consideraban una moda, han resistido el escrutinio de más de 40 ensayos clínicos y se ha demostrado que ayudan a los pacientes con sobrepeso y obesos a perder peso, y bajar su glucosa en la sangre niveles sin los riesgos y costos de la cirugía.

“La cirugía bariátrica, cuesta de $11.500 a $26.000, que muchos planes de seguro no va a querer pagar, y que no incluye los costos de las visitas al consultorio para mantenimiento o complicaciones del postoperatorio. Y hasta el 17 por ciento de los pacientes tendrán complicaciones, que pueden incluir deficiencias nutricionales, infecciones, y obstrucciones intestinales”, reseñaron Halberg y Hamdy,

La palabra ‘bariátrica’ viene de ‘Bari’, que significa peso o presión, en griego. Hay un puñado de diferentes procedimientos, la mayoría de los cuales implican la manipulación del estómago o intestinos para hacer que la persona coma o absorba menos comida. Ellos incluyen la gastrectomía en manga, en la que se elimina el 80 por ciento del estómago, y la banda gástrica, que ciñe el estómago, lo que permite entrar menos alimentos.

En su comentario en ‘Times’ Sunday Review’, los médicos escribieron con mucho escepticismo acerca de un nuevo “dispositivo para la obesidad”, aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos, señalando lo que otros han llamado al ‘AspireAssist’, “bulimia médicamente aceptada”.

En el tratamiento, se inserta un tubo en el estómago del paciente, que el paciente drena manualmente 20 a 30 minutos después de comer. De acuerdo con la FDA, el 30 por ciento de las calorías consumidas se eliminan.

En un ensayo clínico, los pacientes que utilizan ‘AspireAssist’ perdieron un promedio de 12 por ciento de su peso corporal, en comparación con un grupo control que recibió “terapia de estilo de vida” y perdieron un promedio de 3,6 por ciento de su peso.

Los pacientes de ‘AspireAssist’, sin embargo, sufrieron efectos secundarios que incluían “ocasional indigestión, náuseas, vómitos, estreñimiento y diarreas”, según la FDA.

La página web de la compañía dice que algunos pacientes experimentan “un dolor significativo” durante dos o tres días, después de que se instala el tubo.

Los médicos que escriben en ‘The New York Times’, tienen ambos clínicas de obesidad, en las que han tenido éxito en el tratamiento de pacientes con diabetes tipo 2, mediante la reducción de su ingesta de hidratos de carbono drásticamente. Uno de ellos, una mujer de unos 60 años, se había tratado la diabetes con medicamentos durante 12 años, pero fue capaz de dejar de usarlos después de un año, tras una dieta baja en carbohidratos. Ella también perdió 25 libras, reseñaron los médicos.

Pero su opinión fue desafiada, por primera vez, por la redactora de toda la vida del ‘Times’ sobre temas de Salud, Gina Kolata, quien señaló la dificultad de mantener las dietas bajas en carbohidratos, después de un artículo publicado en ‘The New Yorker’, en el que indicó que el 75 por ciento de las personas que se someten a cirugía bariátrica mantienen la pérdida de peso durante cinco años o más.

Las dietas de cualquier tipo son tan difíciles de seguir con eso, incluso cuando toda la comida que se proporciona a una persona es para una dieta el cumplimiento es pobre, comentó el Dr. Kevin D. Hall, del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, a Kolata.

Por otra parte, como la cirugía bariátrica, el sostener dietas bajas en carbohidratos también tiene riesgos. Un estudio mostró que las personas que consumían una gran cantidad de proteínas animales tenían cuatro veces más riesgo de morir de cáncer que las personas que consumían cantidades más bajas. (El riesgo se redujo cuando las personas consumen la mayor parte de sus proteínas de fuentes vegetales, según informó la revista ‘Forbes’).

Sin embargo, para los obesos, el mayor riesgo de todos es no hacer nada acerca de su peso.

El exceso de peso se asocia con 13 tipos de cáncer, incluyendo cáncer de mama, páncreas, hígado, colorrectal y de ovario, así como el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular. Los malos hábitos alimenticios de los estadounidenses han sustituido recientemente al tabaquismo como la causa más probable de discapacidad en la vejez.

Con cerca de tres cuartas partes de los estadounidenses con sobrepeso u obesidad, y donde la mujer promedio estadounidense ahora pesa casi lo mismo que un hombre medio estadounidense en la década de 1960, para muchas personas, drenar su cena en el inodoro usando un tubo puede parecer preferible a estar obesos durante el resto de sus vidas.

Cerca de 200.000 personas se someten a cirugía bariátrica en los EE.UU. cada año, un número que se ha mantenido estable durante algunos años. La cirugía está cubierta por Medicaid en 48 estados, según informó Rivka Galchen para ‘The New Yorker’. Sin embargo, sólo alrededor del 1 por ciento de las personas califican para conseguir la cirugía.

Eso podría estar cambiando, ya que la ‘Asociación Americana de la Diabetes’ se unió a principios de este año a 45 organizaciones de salud en todo el mundo para aprobar la cirugía bariátrica por delante de drogas como el ‘go-to’ para el tratamiento de la diabetes tipo 2, incluso para algunos pacientes que no sufren obesidad grave. Según la revista ‘Scientific American’, será posiblemente “el cambio más radical en el tratamiento de la diabetes tipo 2 durante casi un siglo”.

La diabetes tipo 1 a menudo comienza en la infancia, y no se puede prevenir. La diabetes de tipo 2, que está asociada con el estilo de vida y la genética, típicamente comienza en la mediana edad. El noventa por ciento de las personas con diabetes en todo el mundo tienen tipo 2, y su incidencia se ha cuadruplicado desde 1980, con un incremento de 108 millones a 422 millones.

Bajo las nuevas directrices de tratamientos, publicados en junio en la revista ‘Diabetes Care’, millones de esas personas serían elegibles para la cirugía, de acuerdo con ‘The Daily Mail’ de Londres.

Cualquier persona con diabetes tipo 2, y un índice de masa corporal de 40 o más, se le debe ofrecer la cirugía, independientemente de sus niveles de azúcar en la sangre. Las personas con un IMC de 30 o más, que se encuentra en los márgenes de ser considerado obeso, se les debe ofrecer la cirugía si sus niveles de glucosa siguen inestables a pesar de tomar medicamentos, informó ‘The Daily Mail’.

Fuente: vanguardia.com.mx

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *