La braquioplastia elimina las ‘alas de murciélago’

0
75

Deshacerse de la piel que cuelga en los brazos luego de un súbito descenso de peso, es algo que sólo puede hacerse en el quirófano con especialistas calificados.

En la cirugía plástica existen diversos procedimientos para estilizar la figura, cada uno se realiza en diversas partes del cuerpo y en las extremidades superiores se puede acceder a la braquioplastia, para reducir el volumen de los brazos.

Dicho procedimiento consiste en eliminar el exceso de piel que se forma luego de una drástica reducción de peso; es decir, retirar la piel que cuelga y quitar la grasa ahí acumulada.

“Es una lipectomia del brazo. Se realiza el mismo procedimiento que si fuera una lipectomia abdominal, pero en el brazo, para eliminar la flacidez y el exceso de grasa en la cara interna de dichos miembros”.

Se hace un corte de piel en el paciente y se deja la cicatriz lo más escondida posible, para que no se vea.

“En la técnica tradicional se hace un corte en línea recta desde la epitróquea (el codo) hasta la axila en la parte interna del brazo, técnica que se ha ido modificando porque los pacientes no quieren que sea visible”.

Agregó que actualmente se realiza el corte en la parte posterior del brazo, de tal manera, que dejan la cicatriz menos visible para el paciente y queda más satisfecho con el resultado.

EL PROCEDIMIENTO Y SU RECUPERACIÓN

Es un procedimiento muy accesible y sencillo con duración de alrededor de dos horas y se realiza mediante una anestesia local, más sedación. La única desventaja que tiene es la cicatriz y por ello han modificado la técnica utilizada.

“Generalmente el paciente ideal para una braquioplastia es quien se operó previamente de manga o bypass gástrico y por ello bajó mucho de peso. A esas personas se les cuelga la piel de los brazos, vienen y lo mencionan como ‘alas de murciélago’.

Esa piel sobrante no se retrae o pega al cuerpo, aunque se haga ejercicio físico y precisó que las personas que tienen un brazo delgado o ligeramente gordito, adelgazan los miembros superiores con liposucción y no necesitan braquioplastia.

La recuperación de esta cirugía es de 10 días, cuando ya están totalmente cicatrizadas las heridas e incluso que los pacientes salen del hospital con un vendaje especial, los cuidados posteriores sólo son curaciones diarias que se realizan en casa.

“La única función de la braquioplastia es que la paciente luzca ropa sin mangas y se vea estético, y pueden usar ropa normal. No es solo un corte de piel, es retirar el exceso de ella que tenemos en el brazo, así como la grasa”.

DESVENTAJAS

La única desventaja que tiene la braquioplastia son las cicatrices que quedan en los brazos.

Para los pacientes con diabetes e hipertensión, precisó, si tienen dichos padecimientos controlados, sí pueden acceder a ella.

“Habitualmente, quienes se han operado de cirugía bariátrica son pacientes diabéticos e hipertensos y tras ese procedimiento se encuentran controladas sus enfermedades, por lo que es más fácil que sean candidatos para la braquioplastia”.

Agregó que en la actualidad hay parches y cremas que son recetados a los pacientes y que si se usan de la manera establecida, obtendrán un mejor resultado en el desvanecimiento de la cicatriz, misma que va a quedar de por vida.

“Generalmente la gente que padece obesidad y que bajó mucho de peso, se hace la braquioplastia… pero después vuelven a venir porque quieren que les quitemos más piel”.

De tal manera que dicho procedimiento puede realizarse más de una vez, porque en el caso de los pacientes bariátricos pudieran bajar más de peso y se hace un retoque sobre la misma cicatriz.

“Lo ideal es hacerlo una sola vez, porque entre más se corte en el mismo sitio, podemos hacer que la cicatriz se vea más fea, y ya por sí sola, la cicatriz es una desventaja”.

Advirtió que aunque es una cirugía por medio de anestesia local con sedación, ésta se debe hacer en un hospital, así como realizada por un cirujano plástico que son quienes saben hacer dicho procedimiento.

“Hay que tener mucho cuidado con quién nos operamos, porque hay gente que se atreve a hacerlo; como por ejemplo, médicos de otras especialidades y no lo saben hacer y es entonces donde pueden quedar peor. Ya que no sólo es quitar piel y grasa, sino dejar una cicatriz lo mejor y disimuladamente posible y eso sólo los cirujanos plásticos estéticos y reconstructivos lo pueden hacer”.

Incluso al mismo tiempo que se realiza una braquioplastia, se puede hacer una toracobracoplastia. Por ejemplo, una persona que bajó 100 kilos, se le cuelga la piel desde el tórax hasta el brazo y es toda esa parte la que se retira en este último procedimiento.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.