Ivan Castillo

HOY RECOMENDAMOS A:

Ivan Castillo

Neurocirujano - Especialista en Dolor y Patologias de Columna Vertebral

Dirección: Calle Alejandro del Carpio - CLINICA SANTISIMA TRINIDAD

Teléfono: +591 75145544​⁠​

Tarija, Bolivia

Ver más

Cuando el cerebro juega un papel central en el dolor

Varias enfermedades fueron agrupadas bajo el Síndrome de Sensibilidad Central debido a que se detectó que quienes la padecen tienen una característica en común: una ampliación en la zona de recepción del dolor en el cerebro.

Dolor, cansancio, desánimo, alteraciones en el sueño, dificultad para concentrarse, todos síntomas comunes a varias enfermedades que se convierten en una pesada carga para quienes las padecen. Recientemente, la ciencia las agrupó dentro de lo que denominó Síndrome de Sensibilidad Central (SSC), en el que el cerebro juega un lugar preponderante.

“​Muchas veces la variedad e inespecificidad de los síntomas genera que los familiares y los propios médicos subestimen al paciente”

Entre otras condiciones integran el SSC la fibromialgia, la fátiga crónica, el colon irritable, el dolor miofacial, la disminorrea, la cistitis intersticial y la hipersensibilidad química múltiple. A través de estudios con neuroimágenes, Muhammmad Yunus, profesor de medicina de la sección Reumatología de la Universidad de Illinois (Estados Unidos), identificó que las personas que padecían esas afecciones tenían una característica en común: una ampliación en la zona de recepción del dolor en el cerebro.

“Estos pacientes suelen ver muy disminuida su calidad de vida, enfrentando problemas en sus actividades laborales y en sus estudios, y hasta las propias relaciones sociales y familiares. Además, generalmente deambulan por diversos consultorios antes de llegar a un diagnóstico preciso sobre su afección, ya que recién en los últimos años se las tomó como enfermedades ‘reales’ y se dejó de considerarlas como un invento de los propios pacientes”, afirmó la médica psiquiatra Andrea Márquez López Mato durante el Foro 2015 de Dolor y Sistema Nervioso Central, que reunió recientemente en Buenos Aires a destacados especialistas internacionales.

Gracias a la realización de pruebas cognitivas se estableció que casi todas las enfermedades que integran el síndrome pertenecen a lo que se denomina “neblina cognitiva”, que hace que quienes lo padecen presenten un rendimiento intelectual más lento o limitado. “Muchas veces la variedad e inespecificidad de los síntomas genera que los familiares y los propios médicos subestimen al paciente y no le den la entidad que tiene su afección”, continuó la médica que es también especialista en dolor.

El SSC puede responder a factores genéticos, a traumas físicos, trastornos del sueño, estrés o eventos adversos sufridos en edad temprana; pero en ocasiones también se manifiesta como síntoma secundario de otras enfermedades como la artritis reumatoidea, el lupus sistémico, el trauma postquirúrgico, infecciones (por HIV y otras), neuropatías o el consumo abusivo de drogas.

Las patologías agrupadas en el síndrome llegan acompañadas de depresión, generada a raíz de la activación de procesos inflamatorios que se dan en todas las enfermedades crónicas. A su vez, como en un círculo, los cuadros depresivos pueden generar dolor por la acción de las citoquinas proinflamatorias (un conjunto de proteínas que regula interacciones de las células del sistema inmune) que promueven una baja en los niveles de receptores cerebrales como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina.

En estos casos, muchas veces los analgésicos comunes no surten efecto para paliar el dolor. Según Yunus, que estuvo presente en el foro realizado en Buenos Aires, el tratamiento efectivo consiste en mitigar el estímulo periférico (la artritis, por ejemplo); indicar medicamentos que trabajan sobre el Sistema Nervioso Central, como antidepresivos y anticonvulsivos; y el acceso controlado a tratamientos como la terapia de comportamiento cognitivo.

La herramienta para detectar estas afecciones son las neuroimágenes y los profesionales más habituados a tratar este tipo de casos son los médicos clínicos, los reumatólogos, tramatólogos, anestesistas y psiquiatras.

Fuente: clarin.com

Ivan Castillo

Ivan Castillo

FORMACIÓN:

Médico del Equipo Neuroquirúrgico de Alta Complejidad de Buenos Aires, Argentina
Curso Universitario de Especialización en Clínica y Tratamiento del Dolor. Instituto Universitario, Hospital Italiano – Buenos Aires, Argentina.
Entrenamiento en Tecnicas Minimamente Invasivas de la Columna Vertebral, Oxigeno, Ozonoterapia y Terapia Intradiscal. Academia Brasilera de Neurocirugia.

ACTIVIDAD DE TRABAJO:

Médico de Planta del Hospital Alemán de Buenos Aires, Argentina
Medico de planta del Hospital San juan de Dios. Tarija, Bolivia
Jefe del servicio de Neurocirugia de la Clinica Santísima Trinidad de Tarija, Bolivia

MEMBRESIAS:

Miembro Internacional Adjunto de la Academia Brasilera de Neurocirugia
Ex Secretario General de la Sociedad Bolivia de Neurocirugia
Miembro Titular de la Sociedad Boliviana de Neurocirugia
Miembro Titular de la Sociedad Tarijeña de Neurocirugia

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *