Conoce lo que tus espinillas dicen sobre tu salud

Nuestra piel es un reflejo de lo que pasa dentro de nuestro cuerpo y una espinilla puede mandarnos un mensaje muy claro sobre nuestra salud y nuestros hábitos de higiene y alimentación. El dermatólogo Joshua Zeichner, director de investigación cosmética y clínica del departamento de dermatología del Hospital Sinaí de Nueva York, nos ayuda a descifrar estos mensajes a través de una nota para Mujer Cosmopolitan. Mantén cerca esta guía para entender el significado de tus granitos y saber cómo evitarlos. Lo que tus espinillas dicen sobre tu salud.

espinillasEspinillas en la barbilla, línea de la mandíbula o cuello: El culpable: La regla. Hormonas como la testosterona fluctúan durante tu ciclo haciendo que tus glándulas produzcan más grasa y ésta obstruya tus poros, causando espinillas.

Cómo prevenirlas: Intensifica tu tratamiento una semana antes de que te vaya a venir la regla. Si sueles utilizar un producto antiacné, que incluya ingredientes como el peróxido de benzoilo o el ácido salicílico, sustitúyelo durante estos días por una mascarilla o un tónico más fuerte, con el mismo ingrediente activo que tu tratamiento habitual. Al aplicarlo, céntrate en la barbilla, la línea de la mandíbula y el cuello; aunque tampoco debes olvidar el resto del rostro, sólo por prevención.

Sin embargo, si esta situación se repite todos los meses y de manera grave, es importante que acudas a tu dermatólogo o médico de cabecera; es posible que te receten un tratamiento hormonal para regularte.

Espinillas en la nariz o la frente: El culpable: el estrés. Según el doctor Zeichner, la respuesta de nuestro cuerpo al estrés es la causa más probable de los brotes de acné en la llamada zona T. Como consecuencia de este estrés, nuestro cuerpo libera adrenalina, lo que puede aumentar la producción de grasa y así la probabilidad de que nos salgan granitos en esta zona.

Cómo prevenirlas: Cuando sepas que vas a tener una semana muy estresante, procura comenzar con un tratamiento antiacné en todo el rostro.

Espinillas en la línea del pelo: El culpable: los productos para el pelo. Está bien utilizar productos fijadores para conseguir un look determinado, pero si abusas de ellos y después te tocas la línea del cabello, corres el riego de obstruir los poros de la piel.

Cómo prevenirlas: Asegúrate de no aplicar productos para el cabello sobre la piel de la frente y de lavarte bien las manos después de usarlos. Cuando te laves la cara, haz mayor hincapié (aunque con suavidad, puedes irritar la zona) en la frente y la línea del cabello. Si el acné persiste, puedes utilizar un tónico específico en esa zona como ayuda extra.

Espinillas en las mejillas: El culpable: tus manos o tu teléfono (si no están bien limpios). “Cualquier cosa que toque tu rostro durante un largo período de tiempo (como el teléfono mientras te pones al día con tu madre) puede transferir bacterias o suciedad que obstruyan los poros de tu piel”, asegura el doctor Zeichner.

Cómo prevenirlas: Todos los días, limpia tu teléfono con una toallita antibacteriana o utiliza el manos libres. Y en serio: no te toques más la cara con las manos, así de sencillo.

Espinillas alrededor de la boca: El culpable: tu dieta. Los restos de alimentos ácidos (piensa en el limón o en el vinagre de la ensalada) pueden irritar e inflamar esa zona. Por su parte, los alimentos grasos, con exceso de aceite (léase patatas fritas y demás delicias “prohibidas”) pueden bloquear físicamente tus poros. ¿El resultado de ambos? Granitos alrededor de los labios.

Cómo prevenirlas: Utiliza toallitas limpiadoras alrededor de la boca después de comer.

Espinillas en el pecho y la espalda: El culpable: un sujetador de deporte o una camiseta incorrecta. Tejidos como el algodón pueden absorber el sudor y mantenerlo cerca de tu piel. Y, debido a que las bacterias del acné proliferan con la humedad, el uso de ropa incorrecta en el gym puede convertir tu piel en un caldo de cultivo para las espinillas.

Cómo prevenirlas: Para hacer deporte, utiliza tejidos técnicos como poliéster-spandex y microfibra. Al mantener el sudor lejos de la piel, tendrás menos probabilidades de tener acné. (Especial El Intransigentes).

Opinión

“Existen diferentes grados de ácné, pero el más común es el Acné Comedogénico grado I o también llamado Vulgar, el cual se forma en personas que tal vez están predispuestas genéticamente o por falta del ácido linoleico.

Este ácido genera en los poros de la piel,  un aumento de tamaño por que la glándula sebácea produce una cantidad anormal de sebo y se vuelve más gruesa. La unión del sebo mas  la queratina que se encuentra en el estrato epidérmico, formará el “comedón, punto negro o lo que comúnmente llamamos espinillas”. Este comedón tiende a inflamarse e infectarse por lo que formará los típicos granitos.

Las causas en el acné Comedogénico grado I se presenta generalmente por cambios hormonales en pacientes adolescentes.Por lo general el área donde se encuentran las espinillas en estos pacientes, es en la típica T que se encuentra  la nariz, el entrecejo y el mentón. Existen también personas que tienen la piel mixta (seca y grasosa) por lo que presentarán comedones cerca de las mejillas.

A nivel general podríamos decir que existen diferentes causas para la presencia de espinillas, como el la Oclusión, que se caracteriza por el taponeo que se genera en los poros cuando colocamos un celular constantemente en la superficie de la piel, maquillajes muy gruesos, aceites, cremas muy compactas o cualquier producto inadecuado.

Los medicamentos como la vitamina B, complejo B, corticoides, y algunos que se utilizan para patologías neurológicas, etc…, el tipo de shampoo, poca higiene en la cabeza, la humedad, también forman comedónes.

A nivel perioral se da por lo general en personas que tienen tendencia a la rosácea o cuando tienen un parásito que se llama Demodex.  A este nivel se forma  la dermatitis perioral, sin embargo es muy raro que se relacione con la alimentación.

Las espinillas se presentan generalmente en personas no solo en etapa de la adolescencia sino también en cualquier etapa de la vida. Pero en las avanzadas el acné puede dejar los poros abiertos y dilatados por lo que posteriormente formará arrugas, caída de la piel, etc….

El manejo que hacemos en la consulta tiene amplia gama de procedimientos.  Primero hacemos una historia clínica en el que se realiza la anamnesis, hacemos un estudio minucioso del tipo de acné, tipo de piel, etc…. Y obviamente pedimos exámenes complementarios como el de sangre, hormonas y otros, de acuerdo a la localización, los cuales determinaran el tipo de tratamiento a seguir.

A groso modo puedo comentar que si se presenta un acné leve, realizamos limpiezas profundas, en caso de ser severo, el tratamiento es prolongado en el que poco a poco vamos eliminando las espinillas con medicamentos como los retinoides en diferentes porcentajes, limpiezas y muchos tipos de procedimientos de acuerdo al requerimiento de cada caso”.

Nos comenta la Dra. Carolina Estivariz G., Dermatóloga Clínica – Estética, Av. 6 de agosto esq. Pedro Salazar, Edif. Illimani, 1er. Nivel.

Fuentes:
elintransigente.com
Dra. Carolina Estivariz G.

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *