Javier Severiche

HOY RECOMENDAMOS A:

Javier Severiche

Traumatología - Ortopedia - Artroscopia

Dirección: Trauma Clinic - Calle Sara Nº 241

Teléfono: +591 3 3332828 - +591 76005254

Santa Cruz, Bolivia

Ver más

¿Cómo regular la altura y en qué lado utilizar las muletas?

Es bastante frecuente que por un esguince, fractura y otra lesión en el pie, rodilla, tobillo… Una persona que ha caminado con normalidad tenga que utilizar muletas durante un tiempo. Regular correctamente las muletas ayudará a favorecer la independencia en este tipo de lesiones, por lo que es vital aprender a qué altura se regulan y en qué lado hay que utilizar las muletas cuando suframos algún percance.

1. Caminar con dos muletas o bastones (fase inicial, sin apoyo de la pierna afecta)

Por ejemplo, cuando se ha sufrido una fractura o en las etapas iniciales de un esguince de tobillo, lesión de rodilla… y no se puede apoyar la pierna lesionada. Si nos indican que no podemos apoyar, parece elemental, pero hay personas que necesitan que se les deje bien claro: esto quiere decir que, bajo ningún concepto se puede apoyar, puesto que el apoyo provocará dolor y, en el peor de los casos, puede agravar la lesión y retrasar la recuperación.

La norma para regular la altura de la empuñadura de los bastones es que ésta debe quedar situada aproximadamente a la altura del trocánter mayor de la cadera. Si nos llevamos las manos a los bolsillos, tocando por los laterales de las caderas, notaremos una ‘bola’. Esa ‘bola’ es la articulación de la cadera (más concretamente, el relieve óseo conocido como trocánter mayor). Pues esa es la altura a la que debe quedar la empuñadura de la muleta.

Si la empuñadura estuviera más baja que el trocánter mayor, provocará que al andar vayamos inclinados hacia delante. Si la empuñadura estuviera más alta que el trocánter mayor, nos veremos obligados a flexionar los codos, con lo cual los brazos no estarán trabajando adecuadamente (los brazos deben permanecer completamente rectos durante la marcha con muletas o bastones). Además, los hombros estarán elevados y tensos.

muletas y alturaEn esta situación, las muletas o bastones no tienen que ayudar a realizar la marcha normal: hay que emplear una marcha modificada, donde el pie lesionado no apoyará. Por lo tanto, ese pie tiene que ir elevado del suelo. Para esto, dos consejos:

Utilizar en el pie de apoyo un calzado cómodo, firme y que no tenga suela baja. Esto favorecerá que el otro pie, al no llevar calzado -si va con yeso o férula-, quede algo más corto, con lo cual, es más fácil evitar su apoyo.
Regular la altura del bastón para que quede a nivel del trocánter mayor de la cadera o tal vez un poco más alta. Al quedar ligeramente más alta favorecerá que el cuerpo no se incline adelante, evitando así que el pie lesionado se aproxime al suelo.

2. Caminar con dos muletas o bastones (con apoyo parcial de la piena afecta)

Por ejemplo, en el caso de un esguince de tobillo o una lesión de cadera o rodilla que ya esté bastante curada y permita apoyo parcial. El uso de las muletas será para favorecer una marcha normal; es decir, ambos pies van a ir alternándose para caminar, apoyando en el suelo, solo que las muletas ayudarán a soportar el peso del cuerpo, para disminuir el peso cargado por la pierna afecta.

La marcha tiene que ser lo más parecida a lo normal, sin saltos, ‘pata coja’, inclinarse hacia adelante… Algunas personas tienen verdaderos problemas para realizar una marcha coordinada utilizando muletas. Es bueno que se dedique tiempo a practicar bien y se corrijan errores, puesto que una marcha mal realizada va a provocar dolores, molestias, sobrecargas y otras incomodidades

3. Caminar con una sola muleta o bastón.

Esto sería ya para una fase avanzada de la curación (seguimos con el ejemplo del esguince de tobillo, fractura, lesión de rodilla…). Estamos en una situación donde las dos muletas entorpecen la deambulación, pero la pierna lesionada todavía no puede soportar el peso completo del cuerpo.

Un error o descuido frecuente es que a veces no se sabe en qué mano hay que usar la muleta. Podríamos pensar, ya que vemos tanto ‘House M.D.’ que hay que usar la muleta o bastón en el mismo lado que la pierna lesionada. Así, al apoyar la pierna lesionada, apoyamos el bastón para que ayude. Bueno, pues esto no es correcto. House lo hará así bien por el dolor o bien porque sencillamente esa pierna no tiene fuerza y el bastón tiene que suplir la falta de capacidad de esa pierna para apoyar (o porque es una serie de ficción y así queda más dramática y resaltada la cojera del personaje).

En el caso de una recuperación de una lesión, no necesitamos que el bastón supla a la pierna (que la anule y actúe en lugar de ella), sino que lo que pretendemos es que el bastón ayude a la pierna lesionada a soportar el peso del cuerpo.

Por lo tanto, el lado de la muleta será el contrario de la pierna lesionada.
Si lo pensamos un momento, tiene mucho sentido: al caminar, los brazos se mueven al contrario que las piernas; por lo tanto, coinciden adelante la mano de un lado y el pie del lado contrario. De esta manera, si situamos el bastón en la mano contraria a la pierna lesionada, nos aseguramos de que, cuando la pierna esté delante, la mano del bastón estará también delante, y se repartirá el peso del cuerpo entre la pierna afecta y el brazo con bastón. Es la manera de realizar una marcha muy parecida a la normal sin realizar excesivo esfuerzo con la pierna todavía lesionada.

Fuente: recomendacionesmedicas.com

Javier Severiche

Javier Severiche

TRAUMATOLOGIA Y ORTOPEDIA

Datos de contacto:

Trauma Clinic
Calle Sara #241
Telefono : +591 3 333-2828
Horarios de Atención:
Lunes a Viernes: 9:00 – 10:00 y 17:00 – 20:00
Sabados: 9:00 – 12:00

Biografía:

Especialista en Ortopedia y Traumatología. Hospital Anchieta, San Pablo, Brasil, Enero 2004. Residencia Médica en Ortopedia y Traumatología, 2001-2004. Certificado de Especialista en Ortopedia y Traumatología, Colegio Médico de Bolivia, 2004. Médico Cirujano en Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) – Guadalajara – Jalisco, México, Julio 2000. Miembro de la Sociedad Internacional de Artroscopia, Cirugía de Rodilla, y Medicina Deportiva Ortopédica (ISAKOS)

Te puede interesar...

Deja un comentario