Monica Vera Zalles

HOY RECOMENDAMOS A:

Monica Vera Zalles

Cirugía General - Cirugía Bariátrica

Dirección: Centro Médico Foianini (CMF) Calle Chuquisaca No. 737

Teléfono: 3365027- 3328181 - 70812262

Santa Cruz, Bolivia

Ver más

Cirugías bariátricas en adolescentes

Adolescentes. “A horas de mi operación, es difícil tratar de contar o poner en palabras cuánta discriminación me tocó vivir, recibir, sufrir… Cada uno pondrá la palabra que más le guste. Tanto se habló, tanto se me juzgó sin saber cuánto la vengo luchando hace tiempo. Hablo desde el lugar de discriminada, de haberlo sufrido, de no saber dónde está el límite de la maldad de esos que juzgan, critican, se ríen… Y es mucho más extenso que sólo una maldad recibida por personas, que lo hacen detrás de una computadora, en el colegio, en la calle. La discriminación existe y lastima… Sean felices. Sin juzgar y sin ser juzgados, viviríamos todos un poquito mejor”, escribió la hija de un conductor de televisión muy conocido, la noche previa a someterse a un Bypassgástrico para bajar de peso.

adolescentes, cirugía bariatricaIndiccaciones de la cirugía en adolescentes

Si se trata de adolescentes (como esa joven que tiene 17 años) las cirugías bariátricas se indican en casos muy puntuales: cuando la obesidad trae aparejada otras enfermedades y luego de haber probado y fracasado con otros métodos para bajar de peso.

“Es una cirugía que no está exenta de complicaciones a largo plazo”.

Existen tres tipos de cirugía bariátrica: las que reducen la cantidad de comida que se puede ingerir (banda gástrica y manga gástrica) y el Bypass gástrico, que además de disminuir la ingesta produce mala absorción de nutrientes como hierro, calcio, vitaminas y otros minerales.

“Luego de esta operación el paciente debe recibir suplementos de vitaminas y minerales de por vida”

“Luego de esta operación el paciente debe recibir suplementos de vitaminas y minerales de por vida”. “Estudios estadísticos muestran que el 50 % de los pacientes no volvieron a los controles al año de la cirugía y que el 70% dejó las vitaminas seis meses después”.

“La cirugía bariátrica en adolescentes está muy controvertida, sobre todo en menores de 18 años”. En Estados Unidos, donde los problemas de obesidad severa en adolescentes son muy importantes, se realizan un gran número de cirugías en este grupo etario (de 12 en adelante).

“Son casos de extrema severidad, con muchas enfermedades asociadas (Diabetes, Hígado graso severo, colesterol muy elevado, síndrome de apnea obstructiva de sueño, etc) que disminuyen o desaparecen en los primeros años posteriores a la cirugía”.

En algunos paises sse incluye a pacientes a partir de los 18 años, con índice de masa corporal superior a 40 kg/m2 (no se tiene en cuenta el peso sino su relación con la altura) o superior a 35 kg/m2 si está asociado a enfermedades.

Los adolescentes para operarse deben tener el desarrollo puberal completo y la talla debe ser superior al 95% de la talla adulta (por edad ósea); que deben entender de que se trata la cirugía, estar motivados y querer hacerlo.

En la adolescencia, la opción de recurrir a un tratamiento quirúrgico para la obesidad severa se discute caso por caso, por un grupo multidisciplinario de expertos: psicólogos, psiquiatras, pediatra en el caso de menores de 16 años, endocrinólogo, nutricionista, cirujano.

“Tienen que tener capacidad para mantener el estilo de vida posterior a la cirugía (aunque de esto no sea posible tener certeza), deben tener madurez intelectual y una familia consciente de los riesgos y la necesidad de controles posteriores”, plantean los especialistas.

Actualmente existe un consenso mundial para que todos los pacientes que se sometan a una cirugía realicen primero una evaluación psicológica que permita un diagnostico de estructura. También para asegurarse de que el sujeto comprende las implicancias de un plan bariátrico.

“Es importante la posición del sujeto frente a la enfermedad, si hay un deseo para comenzar un proceso de salida de su obesidad y el compromiso necesario para el tratamiento pre y pos operatorio”.

Motivaciones para someterse a la operación

En general los adolescentes o jóvenes acuden con una indicación médica y luego de haber atravesado por diferentes tratamientos sin resultados satisfactorios. En muchos casos con enfermedades asociadas. “Los fracasos reiterados son los que en muchos casos perpetúan la enfermedad. Hay que poder encontrar que hay mas allá de la obesidad”.

En los adolescentes, por lo general, la motivación principal es su imagen corporal, dado que se sienten menos atractivos y suelen sentirse inhibidos para vincularse socialmente: “Se les dificulta vivenciar su sexualidad sin temores y fundamentalmente esperan no ser discriminados”.

Según sostienen las especialistas, los cambios son significativos en cuanto a la calidad de vida, la socialización y la autoestima. “Pero también hay un tiempo para aceptar la nueva imagen corporal, las marcas de alguna flacidez que en algunos casos necesitan un tiempo de recuperación de los tejidos o cirugía recuperadora”, “Los jóvenes están mas expuestos a otras dinámicas de consumos y si no hay conciencia de la realidad acerca de su cirugía y un buen equilibrio sobre el autocuidado, podrían dañar su salud”.

Sobre este punto, “No hay dudas de que un gran descenso de peso y los grandes cambios a nivel emocional que genera (como el aumento de la autoestima) que es indispensable en esta etapa de la vida, tiene una consecuencia altamente positiva en las realizaciones personales, pero existen muchas dudas sobre el sostenimiento de los cambios a largo plazo”. Advierte que existen estudios de investigación que demuestran que operarse en la adolescencia no otorga un beneficio mayor que hacerlo en la adultez temprana.

Los fracasos reiterados son los que en muchos casos perpetúan la enfermedad. Hay que poder encontrar qué hay mas allá de la obesidad”

La adherencia al tratamiento, el seguimiento por un equipo multidisciplinario y el acompañamiento familiar son fundamentales tanto en jóvenes como en adultos.

El importante rol de la familia

La familia tiene un papel central en el tratamiento: puede obturarlo o, por el contrario, posibilitarlo.

“Cuando hay un problema de obesidad en un niño o en un adolescente la familia es el principal acompañante del proceso”, y plantea que los cambios que se sugieren para “el obeso” pueden implementarse por todo el grupo familiar.

“Pueden planificar juntos los tipos de alimentos indicados por la nutricionista, reorganizar los horarios para aprender una nueva forma de vincularse con el comer, elegir y variar las colaciones”, ejemplifica, y señala que los hábitos de alimentación en una familia llevan una construcción de años y poder deconstruirlos es el camino para favorecer la adherencia al tratamiento. “Además, es fundamental que tomen conciencia acerca de la corresponsabilidad equipo tratante-familia”.

Fuente: eldia.com

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *