Javier Severiche

HOY RECOMENDAMOS A:

Javier Severiche

Traumatología - Ortopedia - Artroscopia

Dirección: Trauma Clinic - Calle Sara Nº 241

Teléfono: +591 3 3332828 - +591 76005254

Santa Cruz, Bolivia

Ver más

Beneficios y perjuicios en traumatología

El “running” aumenta las consultas de traumatología

Si algún deporte despierta una auténtica fiebre en los últimos tiempos, ese es, sin duda, el running. Las consultas de traumatología y las clínicas de ortopedia no son ajenas a este fenómeno, ya que, cada vez, tienen más pacientes que solicitan consejo y productos que les permitan realizar el deporte en las mejores condiciones. Pero, ¿por qué el running está pisando fuerte?

traumatología beneficiosLas razones que han aumentado la popularidad del running son muchas.

El contexto económico actual ha contribuido, en gran parte, a su auge, ya que muchas personas decidieron cambiar el gimnasio por una práctica deportiva económica, que se puede realizar a diario y sin horarios, en ciudad o fuera de ella. Además, es apta para todas las edades y formas físicas, ya que es el propio corredor quien se marca los límites, en función de su condición y sus posibilidades.

Es un deporte con un elevado componente de socialización, ya que se puede entrar a formar parte de clubes o asociaciones de running; aunque también hay mucha gente que sale a correr en solitario, para evadirse del estrés diario y liberar adrenalina. En muchas ocasiones, acompañados de música en los cascos. El hecho de poder observar resultados en el físico y estado de forma, con pocas sesiones de práctica, hace de este deporte algo adictivo.

Con la fiebre del running, cada vez, los corredores se profesionalizan más y acuden a clínicas de ortopedia para hacerse con zapatillas y plantillas que les permitan practicar este deporte minimizando el riesgo de padecer molestias a posteriori. Especialmente, dolor de espalda.

El sector del marketing no es ajeno a la popularidad de las carreras y, por ello, cada vez, más marcas prestan su imagen para eventos o publicidad relacionada con ellas. La fiebre del running no ha hecho más que empezar y parece que ha llegado para quedarse.

Traumatología: perjuicios que puede ocasionar correr

Perjuicios que puede ocasionar correr (según expertos en traumatología)

En los últimos años, resulta evidente la notoriedad alcanzada por el running, es decir, por correr en diversos espacios públicos. Se trata de una práctica deportiva económica y que ha reactivado el circuito de carreras populares. El personal que se apunta a estas actividades lo hace imbuido por los beneficios para la salud y sus relaciones sociales asociadas a correr, pero la falta de información está provocando numerosas consultas en las clínicas de ortopedia y los servicios de traumatología.

Entre las ventajas del running, destacan la pérdida de peso, el control de la presión sanguínea y el colesterol en sangre y el fortalecimiento muscular. Sin embargo, correr con excesiva asiduidad o intensidad puede degenerar en problemas para la salud.

De hecho, un estudio publicado en Journal of American College of Cardiology afirma que la mortalidad se revelaba como menor entre quienes corrían de forma moderada (cerca de tres horas a la semana) que entre los corredores que dedicaban más tiempo a este deporte.

Otros perjuicios han sido constatados también por los especialistas. Por ejemplo, las lesiones en las articulaciones (especialmente, en las rodillas). Asimismo, las sobrecargas son igualmente frecuentes. En ambos casos, pueden intervenir fallos en la manera de pisar al correr o el calzado que se utilice. El impacto asociado a la absorción por el cuerpo de un alto número de pisadas puede implicar, por lo tanto, fracturas y achaques (como el dolor de espalda). Aparte, un estudio del Wall Street Journal aportaba el siguiente dato: correr más de treinta millas a la semana puede aumentar las placas en las arterias del corazón. Los sobreesfuerzos, por su parte, pueden originar lesiones fibrilares (tendinitis, por ejemplo).

En definitiva, correr conlleva ventajas para la salud, siempre que se haga ejercicio de manera equilibrada con las condiciones físicas particulares y se tengan en cuenta ciertas precauciones.

Historia de la ortopedia

Los avances científicos en ortopedia y traumatología han posibilitado que muchas dolencias tratadas en clínicas de ortopedia, como pueden ser dolor crónico de espalda o problemas de rodillas, sean solventadas de manera más eficiente y rápida. La cirugía ortopédica, en este sentido, ha experimentado un gran adelanto, pero no siempre fue así.

Restos prehistóricos y de la cultura egipcia demuestran la existencia de la ortopedia como una especialidad practicada desde entonces. Incluso en la antigua Grecia ya se conocían mejor las lesiones y sus tratamientos, como se puede observar en el relato de la guerra troyana.

En la época de Hipócrates (460-335 a. C.) ya se trataban lesiones traumáticas, como la luxación congénita de cadera o la de hombro. Durante varios centenares de años, los avances en esta rama de la medicina se dieron de manera lenta. En el siglo XVI empezamos a escuchar nombres como Ambrosio Paré; en el XVII Glisson y más adelante en el XVIII Cooper y Hunter destacaron igualmente con tratados hoy día considerados clásicos.

Sin embargo, los verdaderos avances no llegarían hasta el siglo XIX gracias al desarrollo industrial, la aparición de los microscopios, los rayos X, etc. En Norteamérica también se ocuparon de la materia algunos investigadores como Albee, Taylor y Lovett. En Europa, Hoffa, Calot, Putti o Spitzy fueron los precursores de técnicas todavía vigentes.

Ya en el XX, considerado el siglo de mayor desarrollo, la especialidad progresó más notoriamente. Durante la Primera Guerra Mundial se avanzó mucho en la cirugía reconstructiva y en rehabilitación. Con el surgimiento de los antibióticos, las intervenciones, antes arriesgadas, se convirtieron en más eficaces para muchas dolencias osteoarticulares o la tuberculosis ósea.

El curso de la historia de la ortopedia ha marcado en verdad el camino hasta lo que en la actualidad constituye una especialidad de gran valor en la medicina.

Beneficios del yoga: evita el dolor de espalda

El yoga es una disciplina milenaria (cuyas raíces proceden de la India) enfocada a conseguir un domino total del cuerpo humano, en el aspecto físico y espiritual también. Esta práctica permite aunar el equilibrio entre la salud física y el bienestar emocional y mental. Este resultado se logra por medio de una sucesión de posturas, conocidas como asanas, que previenen malestares como el dolor de espalda o las lesiones relacionadas con la traumatología, y que favorecen la flexibilidad.

El conjunto de técnicas que potencia el yoga tiene como objetivo final la alineación de las extremidades, de la columna vertebral y, en general, su rehabilitación total. De este modo, puede decirse que, en su conjunto, los beneficios del yoga son múltiples:

  • Ayuda a moldear el cuerpo, tonificándolo.
  • Permite ganar en flexibilidad.
  • Favorece el aprendizaje del control del cuerpo y rebaja la tensión muscular y corporal.
  • Consigue la relajación integral.

La práctica habitual del yoga previene lesiones musculares y de las diferentes articulaciones. Actualmente, muchos especialistas recomiendan su ejercicio como método de rehabilitación para contracturas, dolores leves provocados por malas posturas, por estar sometido a periodos de estrés, problemas médicos, etc.

A través de la meditación y el trabajo más interno, el yoga consigue llevar oxígeno a aquellas partes orgánicas que están lesionadas, favoreciendo la liberación de toxinas perjudiciales para la salud. Por ejemplo, la espalda es una de las partes más dañadas por la cotidianidad. Por medio de las asanas se eliminan las contracturas surgidas en esa zona y se evita la rigidez de la espalda por los pinzamientos.

Además, el mundo de la ortopedia también se apoya en el yoga, ya que está demostrado que practicar yoga ayuda a recuperarse mejor de las cirugías.

En resumen, el yoga permite fortalecer los músculos que están débiles y relajar los que están tensos; se trata de uno de los ejercicios más completos.

Patologías de pies más comunes en traumatología

Los pies son unas de las zonas más olvidadas y sufridas de nuestro cuerpo. Por eso, acusan el paso del tiempo y la sobrecarga a la que se someten y cuidarlos es fundamental. Las patologías más comunes en traumatología y las clínicas de ortopedia son siete, de las cuales se definirán, a continuación, sus síntomas y algunos consejos para su prevención.

-Juanetes: El dedo gordo se deforma, aunque a la larga pueden extenderse a todo el pie. Pueden deberse al uso de calzado inadecuado y también a factores genéticos. Necesitan de plantillas especiales y, en casos graves, es posible operarlos. La operación consiste en realinear la articulación, cortando, si es necesario, el trozo de hueso sobrante. Se hace bajo anestesia local.

-El mal olor: Es causado por el sudor. Puede sofocarse mediante un cambio frecuente de calzado y calcetines y la aplicación de polvos, antisépticos o mentol para refrescar los pies y evitar que suden.

-Callosidades (elomas): Callos que aparecen especialmente en el dorso del dedo meñique. Crecen hacia adentro y, por eso, duelen tanto. Pueden aliviarse colocando un protector de silicona, aunque lo más eficaz es extirpar el callo con el bisturí.

-Dedos en garra o martillo: Los músculos de los dedos se deforman. Pueden colocarse plantillas o silicona para separar los dedos. En casos extremos, se opera.

-La uña encarnada: Se elimina bajo anestesia local.

-Papiloma plantar: Es una infección que se manifiesta con una verruga. Se quema mediante el frío.

-Neuroma de Morton: Lo causa el calzado demasiado estrecho. Es la inflamación de la membrana de los nervios del dedo. Se alivia con plantillas o separadores y, en último término, se extirpa la membrana.

A veces un dolor de espalda también tiene su origen en un mal de pies y debe ser tratado por la ortopedia, lo que evidencia la importancia de estas zonas del cuerpo y su cuidado.

Corrientes de la fisioterapia para tratar lesiones

El tratamiento de lesiones musculares, como el dolor de espalda o el dolor en la rodilla, constituye una de las principales áreas de la fisioterapia.

La fisioterapia clásica se basa en dar solución, mediante tratamientos no farmacológicos, a los problemas de funcionalidad, es decir, a las disfunciones relacionadas con la movilidad. En este sentido, ofrece una serie de técnicas y tratamientos científicos que el paciente seguirá de una manera pasiva, es decir, en función siempre de la intervención del doctor.

Las novedades apuntan a prótesis robóticas que permiten escalar, cerrar una cremallera, agarrar una moneda o beber agua de una botella. Los avances en la tecnología y la ciencia permiten realizar acciones cada vez más precisas y con mayor control a usuarios con daños totales o parciales en sus extremidades. Esto es posible en la actualidad gracias a prototipos como Deka –bautizado como Luke- creado por la compañía DARPA.

Este mecanismo tiene sensores inalámbricos y permite controlar de forma individual cada dedo. Se basa en la Electromiografía (EMG), una técnica que permite evaluar la actividad eléctrica procedente de los músculos esqueléticos en el punto donde robot y brazo se unen.

Aunque aún se encuentra en fase de desarrollo, este robot está próximo a su comercialización y ya ha sido probado por la FDA.

Otra de las novedades en este ámbito, aunque con una aplicación totalmente distinta, es el dispositivo robótico denominado Hocoma, que ayuda a en su recuperación a enfermos de Párkinson, pacientes que han sufrido un ictus, tienen daños medulares o traumatismos craneoencefálicos…

Los esqueletos y brazos robóticos aplicados al campo de la salud tienen un gran potencial. Ayudar a los afectados por una lesión muscular o daño cerebral a recuperar su autonomía y movilidad es su misión. Buenas noticias, además, para las personas afectadas por dolor de espalda o dolor en rodilla, que tendrán una recuperación más rápida y eficaz.

Fuente: orliman.com

Javier Severiche

Javier Severiche

TRAUMATOLOGIA Y ORTOPEDIA

Datos de contacto:

Trauma Clinic
Calle Sara #241
Telefono : +591 3 333-2828
Horarios de Atención:
Lunes a Viernes: 9:00 – 10:00 y 17:00 – 20:00
Sabados: 9:00 – 12:00

Biografía:

Especialista en Ortopedia y Traumatología. Hospital Anchieta, San Pablo, Brasil, Enero 2004. Residencia Médica en Ortopedia y Traumatología, 2001-2004. Certificado de Especialista en Ortopedia y Traumatología, Colegio Médico de Bolivia, 2004. Médico Cirujano en Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) – Guadalajara – Jalisco, México, Julio 2000. Miembro de la Sociedad Internacional de Artroscopia, Cirugía de Rodilla, y Medicina Deportiva Ortopédica (ISAKOS)

Te puede interesar...

Deja un comentario